imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El Tren Bala o el Shinkansen (nueva línea troncal) es la red ferroviaria de alta velocidad de Japón, operada inicialmente por la compañía Japanese National Railways JNR. Desde que en 1964 se abrió la línea Tkaid Shinkansen la red se ha ido expandiendo para conectar la mayor parte de las ciudades de las islas de Honsh y Kysh, con una longitud de tres mil 050 km (incluyendo Mini-Shinkansen) y a unas
velocidades de hasta 320 km/h.
LA CONTAMINACIÓN DISMINUYE LA VELOCIDAD

La palabra Shinkansen significa literalmente “Nueva línea troncal” y se refiere estrictamente al trazado de las vías, mientras que los trenes propiamente dichos se denominan oficialmente Súper expresos, (ch-tokky), aunque esta distinción es rara incluso en el propio Japón. Inicialmente se llamaron Súper expreso de los sueños (Yume no
ch-tokky). Al contrario de la red original, el Shinkansen utiliza el ancho de vía estándar (mil 435 mm) y se vale de túneles y viaductos para atravesar obstáculos, en vez de rodearlos. Debido a los problemas inherentes a la contaminación acústica, el aumento de la velocidad máxima está siendo cada vez más difícil, particularmente por el “efecto pistón” que aparece cuando los trenes entran en túneles a una velocidad elevada. A pesar de esto en 2015 se aumentó la velocidad de la Tkaid Shinkansen hasta los 285 km/h gracias a los trenes N700A, y hay otro aumento programado para 2020, hasta los 360 km/h, usando los trenes E5 y los futuros H5 en parte de la Thoku Shinkansen. Las últimas inauguraciones fueron las del tramo Nagano-Kanazawa en 2015 y el primer tramo de la Hokkaid Shinkansen, desde Aomori hasta Hakodate (en 2016) a través del Túnel Seikan. También se está trabajando para extender la red: la Hokkaid Shinkansen desde Hakodate hasta Sapporo en 2031, el ramal de la línea Kysh Shinkansen hasta Nagasaki en 2023, y completar la conexión entre Kanazawa y Osaka cuyo primer tramo, hasta Tsuruga, estará finalizado en 2023. El proyecto de la línea Narita Shinkansen para conectar Tokio con el Aeropuerto Internacional de Narita, iniciado en la década de 1970 pero interrumpido en 1983 después de protestas de los propietarios de los terrenos, fue oficialmente cancelado y eliminado del plan básico que delineaba la construcción del Shinkansen. Muchas de las líneas Shinkansen fueron propuestas durante el boom del inicio de los 70, aunque aún tienen que ser construidas. Se denominan Seibi Shinkansen  o Shinkansen Planeado.
EN 1964 CORRÍAN A 210 KILÓMETROS POR HORA

Una de esas líneas, la Narita Shinkansen hasta el Aeropuerto de Narita, fue cancelada oficialmente, aunque otras tantas continúan en proyecto. La extensión de la Hokuriku Shinkansen hasta Osaka está en fase de planificación, y solo la estación Fukui está en construcción. La continuación de la línea Hokkaid Shinkansen desde Shin-Hakodate hasta la estación de Sapporo (211.3 km) está en fase de planificación, estando prevista su inauguración en el año fiscal de 2030. La continuación de la línea Kysh Shinkansen, de Takeo-Onsen hasta Isahaya y Nagasaki, está en construcción, estando prevista su finalización en 2023. El tramo de enlace, entre Shin-Tosu y Takeo-Olsen se realizará por la actual línea de vía estrecha gracias a los trenes de ancho variable (GCT) que están actualmente en pruebas. Los primeros trenes Shinkansen comenzaron a circular el 1 de octubre de 1964 a una velocidad máxima de 210 km/h entre Tokio y Shin-Osaka, y tuvieron que pasar 22 años, hasta noviembre de 1986, para que aumentasen su velocidad hasta los 220 km/h. Los siguientes pasos fueron alcanzar los 240 km/h en la Thoku Shinkansen en marzo de 1985, y los 275 km/h en el Jetsu Shinkansen en marzo de 1990. Los 300 km/h fueron alcanzados por la Serie 500 en la Sany Shinkansen en marzo de 1997, llegando a unir Osaka y Hakata a 242 km/h de media en 2003, más rápido que ahora. Finalmente se alcanzaron los 320 km/h gracias a la Serie E5 en el Thoku Shinkansen el 16 de marzo de 2013. En esta misma línea, y con esos mismos trenes (y los futuros H5), está previsto alcanzar los 360 km/h en el año 2020. Por otra parte la primera línea, la Tkaid Shinkansen, tenía limitada su velocidad máxima a 270 km/h desde 1992 debido al reducido radio de sus curvas (solo dos mil 500 metros). Sin embargo, desde marzo de 2015 los trenes N700A alcanzan los 285 km/h gracias a su sistema de basculación pasiva que, además, permite pasar esas curvas a 270 km/h en vez de a 250. Igualmente las velocidades medias fueron aumentando extraordinariamente a lo largo de los años. El trayecto Tokio-Osaka comenzó en los 129 km/h en 1964 para llegar hasta los 218 km/h desde 2015. La línea con mayor velocidad media es la Sanyo, con 234 km/h entre Osaka y Hakata, aunque el trayecto más rápido es el Hiroshima-Okayama, a 241.7. Por contra, las líneas con menor velocidad media son, aparte de las Mini-Shinkansen, el Jetsu Shinkansen y el Hokuriku Shinkansen con, respectivamente, 186 y 184 km/h desde Tokio. La nueva Hokkaid Shinkansen alcanza los 204 km/h desde Tokio hasta Hakodate, y el Kyushu Shinkansen tiene una velocidad media de 198 km/h entre Hakata  y Kagoshima.