imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Hércules Poirot es un detective ficticio belga creado por Agatha Christie. Junto con Mrs Marple, es uno de los personajes más famosos creados por la escritora y es el protagonista de 33 novelas y 50 relatos cortos publicados entre 1920 y 1975. Poirot ha sido interpretado tanto en la televisión como en el cine por varios actores, como Albert Finney, David Suchet, Peter Ustinov, Ian Holm, Tony Randall y Alfred Molina.

LA INFLUENCIA DE SHERLOCK HOLMES

Su personaje se basó en otros dos detectives de ficción de la época: Hercules Popeau, de Marie Belloc Lowndes, y Monsieur Poiret, de Frank Howel Evans, un oficial de policía jubilado francés que vivía en Londres. Agatha Christie también construyó su personaje y le dio nacionalidad gracias a un grupo de refugiados belgas que se exiliaban en su país, producto de la Primera Guerra Mundial. En el capítulo El misterioso caso de Styles, de la serie Agatha Christie’s Poirot (donde el actor británico David Suchet interpreta a Poirot), se muestra al detective alojándose en pensiones, junto con otros compañeros de su misma nacionalidad, y que ostentan una apariencia similar a la suya. Una influencia más evidente sobre las primeras historias de Poirot es la de Arthur Conan Doyle. En una autobiografía, Christie admite que “yo todavía escribía en la tradición de Sherlock Holmes –el detective excéntrico, el títere ayudante, con un detective de Scotland Yard tipo Lestrade, el inspector Japp–”. Por su parte Doyle reconoció la base de Sherlock Holmes sobre el modelo del detective ficticio francés Auguste Dupin, de Edgar Allan Poe, quién en su empleo “de razonamiento” prefigura la confianza de Poirot sobre sus “pequeñas células grises”. Poirot también tiene una llamativa semejanza con el detective ficticio de A. E. W. Mason, el inspector Hanaud de la Sûreté (policía) francesa. Su primera aparición fue en la novela de 1910 At the Villa Rose, que fue escrita seis años antes que la primera novela Poirot. En el capítulo cuatro de la segunda novela del inspector Hanaud, The house of the arrow (1924), Hanaud declara sentando una cátedra moral a la heroína, Usted es sabia, Mademoiselle… Porque, después de todo, soy Hanaud. Hay solo uno”. A diferencia de los modelos mencionados, Poirot es belga. Su llegada de un país ocupado por Alemania proporciona una muy buena razón del por qué un detective tan experto estaría sin trabajo y disponible para solucionar misterios en una casa de campo inglesa, pero también en el momento de la escritura fue considerada patriótica para expresar la solidaridad con los belgas, ya que la invasión de su país había constituido casus belli británico para entrar en la Primera Guerra Mundial. La primera aparición de Hércules Poirot fue en El misterioso caso de Styles, publicado en 1920, y su última aparición fue en Telón, publicado en 1975, el año anterior a la muerte de Agatha Christie. Sobre la publicación de esta novela, Poirot es el único personaje de ficción del que se ha dado un obituario en el New York Times, el 6 de agosto de 1975: “Hércules Poirot is dead; famed belgian detective; Hércules Poirot, the detective, dies” (Hércules Poirot está muerto; afamado detective belga”; Hércules Poirot, el detective, muere”). Hacia 1930, Agatha Christie encontró a Poirot “insufrible” y, hacia 1960, sintió que era “detestable, ampuloso, pesado, egocéntrico”. Sin embargo, el público lo amaba y Christie rechazó matarlo, alegando que era su deber hacer lo que al público le gustaba, y lo que al público le gustaba era Poirot.
DE BIGOTE TIESO Y ROPA PINTORESCA

El capitán Arthur Hastings describió a Poirot: Él medía apenas más de cinco pies y cuatro pulgadas, pero se desenvolvía con una gran dignidad. Su cabeza tenía exactamente la forma de un huevo y siempre la ladeaba un poco hacia un lado. Su bigote era muy tieso y militar. Incluso si toda su cara estuviera cubierta, las puntas del bigote y la nariz rosada serían visibles. La pulcritud de su vestimenta era casi increíble; creo que una mota de polvo le habría causado más dolor que una herida de bala. Sin embargo, este hombrecito de vestimenta pintoresca había sido en su tiempo uno de los miembros más famosos de la policía belga. Es difícil sacar conclusiones concretas sobre la familia de Poirot ya que éste a menudo suministra información falsa o errónea sobre sí mismo o sus antecedentes a fin de que le ayudara en la obtención de información relevante para un caso particular. En el capítulo 21 de El asesinato de Roger Ackroyd, por ejemplo, habla de un sobrino con discapacidad mental, pero resulta ser un ardid para informarse sobre los hogares para personas no aptas mentalmente, aunque esto no significa que Poirot no tenga tal sobrino. En El testigo mudo, relata historias de su madre anciana e inválida como un pretexto para investigar a las enfermeras locales. En Los cuatro grandes, el capitán Arthur Hastings cree que conoce a Aquiles (Achille) Poirot (en una parodia evidente hacia Mycroft Holmes) que es su hermano menor.