imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Carlos Durón García

La Mancomunidad de Naciones antiguamente Mancomunidad Británica de Naciones es una organización compuesta por 53 países soberanos independientes y semiindependientes que, con la excepción de Mozambique y Ruanda, comparten lazos históricos con el Reino Unido. Su principal objetivo es la cooperación internacional en el ámbito político y económico, y desde 1950 la pertenencia a ella no implica sumisión alguna a la Corona británica. Con el ingreso de Mozambique, la organización ha favorecido el término “Mancomunidad de Naciones” para subrayar su carácter internacionalista. Sin embargo, el adjetivo “británico” se sigue utilizando con frecuencia para diferenciarla de otras mancomunidades existentes a nivel internacional. La reina Isabel II del Reino Unido es la cabeza de la organización, según los principios de la Mancomunidad, “símbolo de la libre asociación de sus miembros”. La organización tiene sus orígenes en la Conferencia Imperial de 1920, cuando el Gobierno británico reconoció ciertos derechos de autodeterminación de sus colonias e inició los trabajos que culminaron con el Estatuto de Westminster en 1931, y que dieron origen a la Mancomunidad (en ese entonces consistente en un puñado de ex colonias aún leales a la monarquía). Hacia el interior es administrada por una Secretaría General con sede en la ciudad de Londres y que, en la actualidad, es ocupada por el indio KamaleshSharma. Otras organizaciones hermanas que colaboran con los esfuerzos de la Secretaría General son la Fundación de la Mancomunidad (en inglés, “Commonwealth Foundation”) y la Mancomunidad del Aprendizaje (en inglés, “Commonwealth of Learning”) con sede la primera en Londres y la última en la ciudad de Vancouver, Canadá. Similares iniciativas de unir los vínculos y lazos de cooperación entre naciones con nexos lingüísticos, culturales e históricos son la Organización de Estados Iberoamericanos respecto a las naciones bajo la influencia de España y Portugal y la ya extinta Unión Francesa respecto al Imperio francés. Aunque su estructura y dinámica difiere, tanto la Mancomunidad Británica de Naciones como la Organización de Estados Iberoamericanos se asemejan en el esfuerzo por fomentar la cooperación y amistad entre ex imperios (coloniales en el caso del británico) y sus antiguos dominios. En 1884, durante su visita a Australia, Lord Rosebery describió el cambio de Imperio Británico, ya que algunas de sus colonias se hicieron más independientes, como una “Comunidad de Naciones”. Conferencias de primeros ministros británicos y coloniales se produjeron periódicamente desde principios de 1887, dando lugar a la creación de las Conferencias Imperiales en 1911. La Mancomunidad se desarrolló a partir de las Conferencias Imperiales. Una propuesta concreta fue presentada por JanSmuts en 1917 cuando acuñó el término “la Mancomunidad Británica de Naciones”, y prevé las “relaciones y reajustes constitucionales futuras en esencia” en la importante Conferencia de Versalles de 1919 por delegados de los dominios, así como Gran Bretaña. El término primero recibió el reconocimiento imperial legal en el Tratado Anglo-Irlandés de 1921, cuando el término “British Commonwealth of Nations” fue sustituida por “Imperio Británico” en el texto del juramento tomado por los miembros del Parlamento del Estado Libre de Irlanda. Los Juegos de la Mancomunidad son un evento multideportivo que se celebra cada cuatro años y en el que participan deportistas de los países que forman la Mancomunidad de Naciones. Vienen a ser una versión reducida de unos Juegos Olímpicos, similares a otros juegos regionales que se celebran en distintas partes el mundo, como los Juegos Panamericanos, los Juegos Asiáticos, los Juegos Mediterráneos, etc. En los Juegos de la Commonwealth, además de los deportes habituales como el atletismo, la natación, la gimnasia o el ciclismo, se disputan competiciones de deportes típicos de los países miembros como el bádminton, críquet, polo, squash, rugby a siete y bowls. También se celebran pruebas para deportistas con alguna discapacidad. Como notas destacadas podemos decir que los cuatro países que forman parte del Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte) compiten en equipos separados, a diferencia de lo que ocurre por ejemplo en los Juegos Olímpicos, donde todos compiten formando parte de “Gran Bretaña e Irlanda del Norte”. También participan con delegaciones independientes algunos territorios que por razones históricas pertenecen a la corona británica pero no al Reino Unido como la Isla de Man o la
Isla de Jersey.