imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Carlos Durón García

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) es una institución de educación superior pública mexicana, autónoma y descentralizada, cuya sede es la ciudad de Puebla, capital del estado del mismo nombre. El 14 de abril de 1578 el Cabildo de la ciudad de Puebla solicitó al provincial de los jesuitas la fundación de una institución educativa. El 9 de mayo del mismo año los religiosos tomaron residencia en esta ciudad. Casi con su llegada y en un edificio especialmente adaptado, comenzaron los cursos hacia 1579, con unos 20 estudiantes, y la institución recibió el nombre de San Jerónimo. Hacia 1585 ya se menciona la intención de Melchor de Covarrubias, un comerciante y militar, de fundar un nuevo colegio y dotarlo de dos mil pesos anuales de la época a 14 años. El 15 de abril de 1578 se firmó la escritura pública de fundación del Colegio del Espíritu Santo por Covarrubias y el padre Antonio de Mendoza, provincial de los jesuitas, ante el notario Melchor de Molina. La nueva institución recibió ese nombre dada la devoción de su benefactor, quien también designó que su fiesta patronal fuera el día de Santa Magdalena. Esta época es difícil de referenciar a nivel histórico, dado que una parte del acervo del archivo se perdió en el siglo XIX por un estallido de un polvorín en las cercanías. Hacia 1592, cuando falleció Covarrubias, el colegio recibió parte de su herencia, 40 mil pesos y una vajilla de plata que se usaría en el refectorio de los religiosos. Una vez fundado el colegio, se procedió a la construcción del templo del mismo, atribuido a Juan López de Arbaiz y una copia del plano de cuya construcción se conserva en la Biblioteca Nacional francesa. Este templo se desapegó del estilo de las construcciones monacales del siglo XVI hacia un estilo más español, basado en formas más rectangulares y distribuidos, en este caso, en cuatro patios diferentes. Este templo fue dedicado en 1600, y su sacristía se conserva. Debido a la alta afluencia al templo, en el siglo XVIII se planteó derribarlo y construir uno nuevo más grande, que inició H. Juan Gómez y terminó el maestro de obra José Miguel de Santamaría hacia 1767. Una época de esplendor de esta institución se vio truncada ante la expulsión de los jesuitas del Imperio Español de 1767, y fueron 61 los religiosos de la compañía expulsados de este colegio. El colegio fue dado al clero secular y encomendado a Francisco Fabián y Fuero, por entonces obispo de Puebla. En 1790 el obispo Francisco Fabián y Fuero reunió en uno solo los colegios dejados por los jesuitas. Así nació el Real Colegio Carolino, denominación que conservó hasta 1820, año en que los jesuitas regresaron a México. El primer rector fue José Mariano Lezama y Camarillo. Restablecidos los jesuitas en México, sufre otro cambio de nombre a “Real Colegio del Espíritu Santo de San Jerónimo y San Ignacio de la Compañía de Jesús”, Ignacio María Lerdo de Tejada es el rector. Pero el 22 de diciembre del mismo año son de nuevo expulsados los jesuitas. Consumada la Independencia de México, la regencia del primer imperio autoriza el restablecimiento del colegio bajo el nombre de “Imperial Colegio de San Ignacio, San Jerónimo y Espíritu Santo”, el rector es Ignacio González de la Peñuela. La caída del imperio y el gobierno provisional precipitan cambios muy importantes en la estructura del colegio. En 1825 el Congreso local otorga al gobierno la “Suprema Inspección sobre el Colegio del Espíritu Santo”. Se convierte así en Colegio del Estado. No obstante se logró la completa separación de las autoridades eclesiásticas en el Gobierno del colegio, los rectores continuaron por algunos años siendo sacerdotes. El 18 de marzo de 1834 el gobernador Cosme Furlong establece un plan de estudios para el Colegio del Estado, en cuyo artículo tercero señalaba que “la enseñanza de cualquier facultad en dicho colegio se dará pública y gratuitamente”. Para 1843 contaba con 233 alumnos, entre los que se contaban hombres de la talla de José María Lafragua, Fernando y Manuel Orozco y Berra, Manuel Carpio. En el mismo año se le conoce como Colegio Nacional. En 1855 se implanta el Plan General de Estudios, promulgado por Antonio López de Santa Anna. Durante la intervención francesa y el segundo imperio, el nuevo gobierno prometería mayor seguridad tanto al colegio como al estado entero, pero lo efímero del imperio y las dificultades económicas y políticas impidieron la modificación de las estructuras del colegio. Tras la caída de Maximiliano de Habsburgo, el colegio se transforma totalmente. Las ideas liberales triunfan en la educación.

Numerosos hombres del liberalismo se trasladaron a organizar la educación en Puebla; entre ellos, Ignacio Ramírez “el Nigromante” y Guillermo Prieto. Sin embargo, el más destacado fue Ignacio Manuel Altamirano, quien tomó posesión como rector a principios de 1881 y realizó importantes modificaciones al colegio, que perduraron hasta la transformación del colegio en universidad. A finales del siglo XIX y principios del siglo XX constituyen el apogeo del Colegio del Estado. El 14 de abril de 1937, queda legalmente instituida la Universidad de Puebla, a iniciativa del gobernador Maximino Ávila Camacho. La institución quedó a disposición de los dictados del gobierno, lo que motivaría los movimientos universitarios posteriores. El primer rector autónomo fue el Dr. Manuel Sergio Santillana Márquez.

PREGUNTAS:

RESPUESTAS DEL ANTERIOR: