imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Conocido como Big Ben, el famoso reloj de las Casas del Parlamento se ha convertido en una de las imágenes más famosas de Londres, además de uno de los principales símbolos de la ciudad. La torre, construida en 1858 junto al nuevo Palacio de Westminster, constituye un peculiar edificio de 106 metros de altura construido en un estilo gótico que alberga cuatro enormes relojes situados en sus caras. Aunque generalmente cuando hablamos del Big Ben nos referimos a la Torre del Reloj del edificio del Parlamento de Londres, esta denominación no es del todo exacta, ya que el Big Ben realmente es una enorme campana de 14 toneladas que se encuentra en el interior de la torre. El reloj de la Torre del Big Ben, compuesto por un reloj de 7 metros de diámetro en cada una de sus caras, fue puesto en marcha en mayo de 1859. Hoy en día se ha convertido en un símbolo de la nación y sus campanadas son transmitidas a diario por la cadena de radio de la BBC. Se trata de uno de los relojes más fiables que existen, ya que es capaz de soportar las inclemencias meteorológicas como la nieve o el viento, e incluso soportó los bombardeos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, manteniendo intacta su puntualidad. Aunque son pocas las ocasiones en las que el Big Ben ha sufrido incidencias en su puntualidad, los ciudadanos ingleses no podrán olvidar aquella “Noche vieja” de 1962 en la que entraron con 10 minutos de retraso en el nuevo año debido a algunos fallos técnicos producidos en el Big Ben. Big Ben es el nombre con el que se conoce mundialmente a la torre, pero oficialmente este nombre se debe a la campana principal, que pesa unas 13.8 toneladas (la primera pesaba 16 toneladas pero se rompió y fue sustituida). En resumen: La construcción del Big Ben comenzó en el año 1843, tras el gran incendio de Londres del 16 de octubre de 1834, que afectó seriamente al Palacio de Westminster. Charles Barry fue el encargado del proyecto de reconstrucción, que añadió la torre al palacio y la diseñó con un estilo gótico victoriano. Este monumento tiene una altura de 96.3 metros y está asentado sobre una base de 225 metros cuadrados. Cada esfera de los relojes del Big Ben mide 7.5 metros y las manecillas son de una gran longitud; la aguja de las horas mide 2.7 metros de largo mientras que el minutero mide 4.3 metros. Los números del reloj no se quedan atrás con sus 50 centímetros de altura. El reloj es conocido por su fiabilidad, ya que rara vez ha dejado de funcionar. Incluso después de los bombardeos que sufrió Londres durante la Segunda Guerra Mundial, el reloj no ha visto alterado ni un ápice su puntual reputación. La torre se completó en 1858 y el reloj entró en funcionamiento el 7 de septiembre de 1859. El diseño de la Torre del Reloj fue el último del arquitecto August Pugin antes de caer en la depresión y la locura. La torre no tiene ascensor, por lo que los privilegiados visitantes deben subir 334 escalones de piedra hasta la parte superior. La torre se inclina levemente hacia el noroeste. También oscila anualmente algunos milímetros al este y al oeste, debido a los efectos térmicos. Cada lateral del reloj está formado por una estructura esférica de hierro de siete metros que contiene 312 piezas de cristal opaco traslúcido. El reloj es famoso por su gran fiabilidad y precisión. Sus diseñadores fueron un abogado y horólogo aficionado y el Astrónomo Real. El mecanismo del reloj, situado en una estancia superior, pesa cinco toneladas. En la parte alta del péndulo hay un montón de peniques, que sirven para ajustar el movimiento del reloj. En la Primera Guerra Mundial las campanas fueron silenciadas y el reloj dejó de iluminarse de noche durante dos años para evitar ataques. Durante la Segunda Guerra las campanas siguieron funcionando, pero el reloj dejó de iluminarse de noche. Un retraso famoso sucedió el 31 de diciembre de 1962: el año nuevo entró con diez minutos de retraso debido a la gran cantidad de nieve acumulada entre las agujas. El reloj solo ha sufrido una avería importante, en 1976: debido al desgaste del metal, el mecanismo del repique del reloj se rompió. En 2005 las altas temperaturas hicieron que no funcionara correctamente y se tuvo que revisar, parándolo durante unas horas.