imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

La Casa de Morelos, también conocida como Centro Comunitario Casa de Morelos, es un museo en el municipio de Ecatepec de Morelos, México, dedicado a José María Morelos y Pavón. El museo se encuentra albergado en un inmueble que data del año 1747. Fue construido por el Real Tribunal del Consulado a mediados del siglo XVIII, sirvió de alojamiento a los virreyes antes de su llegada a la capital de la Nueva España. Por ello se le conocía como Casa de los Virreyes. Después de la Conquista, la Ciudad de México se convirtió en la capital Novohispana y sufrió de igual manera el problema de las inundaciones. La albarrada prehispánica se convirtió en el Albarradón de San Cristóbal con la función de calzada-dique. Este recinto formó parte vital de la calzada-dique que inicia en la Casa del Real Desagüe y culmina en Venta de Carpio, con una longitud cercana a los cuatro km. Hoy en día es la continuación de la Vía Morelos y fue parte del Camino Nacional (México-Laredo) y antigua carretera México-Pachuca. Esta construcción y su entorno, incluyendo a Casa de Morelos fueron declarados como Zona de Monumentos Históricos del Albarradón de San Cristóbal mediante decreto presidencial en marzo de 2001. En Ecatepec se le conoce como Casa de Morelos porque en esa edificación pasó sus últimos momentos el siervo de la Nación. Actualmente se llama Centro Comunitario Casa de Morelos y se encuentra bajo el resguardo del INAH. Fue decretado monumento histórico en el año 1933 debido a que allí se llevó a cabo el encarcelamiento y fusilamiento del general José María Morelos, héroe de la guerra de independencia de México. El fusilamiento ocurrió el 22 de diciembre de 1815. En el año 1864 se erigió un monumento en honor a Morelos a las afueras de este museo. En 1990 abrió sus puertas al público como centro comunitario. En 1992 adquirió el estatus de museo formal. El museo conserva y difunde diversos objetos relacionados con Morelos, como la carreta que lo llevó hacía el lugar del fusilamiento, también presenta piezas arqueológicas y paleontológicas halladas en la región como la osamenta de un mamut encontrado en el municipio de Ecatepec. El mamut fue un animal que coexistió con el hombre hace más de 10 mil años, en los lagos que conformaron el valle de México. Al morir los mamut y con el paso de los miles de años, los huesos de estos animales prehistóricos quedaron sepultados en esta región. Ha sido durante la última década, con la construcción de miles de viviendas en los municipios como Coacalco Tultitlan y Ecatepec, es cuando han aflorado los enormes colmillos y huesos de mamuts. Este mamut en Casa Morelos con sus 144 piezas está expuesto en forma erguida, lo que hace apreciar lo monumental de su talla de casi seis metros de largo por tres y medio de alto, sin duda una exposición muy interesante. Ecatepec es un vocablo de origen náhuatl compuesto por dos palabras “Ehécatl”, que significa viento y “ Tépetl”, que quiere decir cerro. De esta manera, Ehecaltépetl, nombre prehispánico de Ecatepec se traduce a la etimología – “Donde está el cerro del viento”, que es una advocación o nombre alterno de Quetzalcóatl. El glifo utilizado por los antiguos Mexicas representa a Ecaltepetl, un monte alto en cuya parte superior está la imagen del Viento-Ehécatl. Quetzalcóatl simbolizado por la cabeza estilizada de un ave. Ehecaltépetl, palabra de la lengua Náhuatl, se conforma de “Ehécatl” deidad del viento y “Tépetl” cerro. Ehecaltépetl significa “el cerro donde se consagra a Quetzalcóatl, Dios del viento”; este vocablo dio origen a lo que hoy conocemos con el nombre de Ecatepec. El Dios Ehécatl se identifica por su máscara bucal, Náhuatl o disfraz de animal en forma de pico de ave en rojo carmín, copete en azul agua y el joyel del viento o collar llamado Ehecacozcatl. Estos elementos descansan sobre un cerro de color verde seco con base en amarillo y rojo. Ecatepec aparece dentro de la tira de la peregrinación (documento prehispánico que muestra el recorrido que tuvieron los primeros pobladores de la gran Tenochtitlán) donde se destaca un asentamiento humano del cual podemos encontrar vestigios en el cerro del Ehecatl.
La historia de Ecatepec, anterior a la llegada de los españoles, tiene que ver con su situación geográfica, ya que estando a la entrada del Valle de México constituyó desde entonces un punto clave para el control de las rutas comerciales del norte, por eso siempre los grupos dominantes en las distintas etapas de la historia precolonial lucharon por dominar su espacio y asentar parte de sus pobladores en el territorio ecatepense.