imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Los franceses fueron pioneros en la investigación y desarrollo de los trenes de alta velocidad. No en vano, el TGV (Train à Grande Vitesse) es uno de los trenes convencionales más veloces del mundo, operando en algunos tramos a velocidades de hasta 320 kilómetros por hora. Ostenta el récord de mayor velocidad media en un servicio de pasajeros y el de mayor velocidad en condiciones especiales de prueba, habiendo alcanzado la velocidad de 574.8 kilómetros por hora en el año 2007. El 13 de febrero de 2006, el Tren de Gran Velocidad (TGV) francés consiguió superar su récord de velocidad en el tramo de París a Estrasburgo, alcanzando los 553 kilómetros por hora. Su anterior plusmarca databa de 1990, cuando llegó a circular a 515.3 kilómetros por hora. Para obtener esta velocidad punta se empleó una configuración especialmente preparada para la ocasión, formada por tres vagones de pasajeros y dos locomotoras, si bien no ha sido reconocida oficialmente por la SNCF ni Alstom. El 3 de abril de 2007, un tren Alstom V-150 volvió a batir el récord mundial de velocidad sobre raíles al circular a 574.8 kilómetros por hora en uno de los tramos de la nueva línea de alta velocidad de París a Estrasburgo. Esta proeza técnica, preparada durante meses, fue realizada por la empresa ferroviaria francesa (SNCF), la red de líneas férreas propietaria de las vías y el constructor del tren, Alstom. La potencia del tren se aumentó para la ocasión: varios motores suplementarios fueron colocados a lo largo del vehículo, y las ruedas eran mayores que las de un TGV ordinario, para que se alcanzara una gran velocidad sin calentar en exceso la maquinaria. Al mismo tiempo, se incrementó la potencia eléctrica sobre la línea y se reforzó la catenaria que alimentaba el tren, así como el balasto, la capa de grava que se extiende sobre la explanada de los ferrocarriles para asentar y sujetar sobre ella las traviesas; todo ello con el fin de soportar las intensas vibraciones. El primer tren comercial de alta velocidad fue inaugurado en 1939 en Italia con el Elettro Treno ETR 200, alcanzando el para entonces récord mundial de 204 kilómetros por hora, cerca de Milán. Actualmente Italia tiene una de las redes más extensas de Europa, con más de mil 320 kilómetros de líneas de trenes de alta velocidad. Los trenes de alta velocidad italianos son los ETR 500. En Italia disfrutan de los 250 kilómetros por hora del Pendolino (ETR-40) desde 1976. A finales de 2009 se concluyó la línea Turín-Milán-Bolonia-Florencia-Roma-Nápoles-Salerno. El primer tramo, que se inauguró en 1976, fue Roma-Florencia. “InterCity Express”, normalmente abreviado como “ICE”, designa al sistema de trenes de alta velocidad de los ferrocarriles de Alemania que circulan por dicho país y por países vecinos. Es el servicio de mayor calidad ofrecido por la empresa Deutsche Bahn. El nombre “ICE” también es usado para nombrar a los trenes que se utilizan en el sistema alemán de alta velocidad. El tren alemán InterCity Experimental (ICE V) logró en 1988 alcanzar 406.9 kilómetros por hora (253 millas por hora). La red ICE se inauguró oficialmente el 29 de mayo de 1991, con varios vehículos convergentes en diferentes direcciones en la recién construida Estación Kassel-Wilhelmshöhe en Kassel, Alemania. En los años 1960 se comenzó en España a hacer pruebas de alta velocidad, superando los 200 kilómetros por hora con un Talgo propulsado por una locomotora de la Serie 352 de Renfe y años más tarde con el prototipo de la Serie 443 de Renfe
(el Platanito). No se empezó a estudiar como una propuesta real hasta el año 1986, cuando el Ministerio de Transporte preparó el Plan de Transporte Ferroviario (PTF). Ya en 1992 se inauguró la primera línea de alta velocidad en España con un ancho de vía de mil 435 milímetros, para la cual se adquirieron 18 trenes TGV (Tren a Gran Velocidad) fabricados por Gec Alsthom en Ateinsa (Serie 100 de Renfe), tren que puede alcanzar una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora. En la actualidad, España cuenta con una red de alta velocidad en expansión y una gran cantidad de modelos de trenes de alta velocidad, con diferentes tecnologías y soluciones de desarrollo propio, como el tren de muy alta velocidad Talgo AVRIL, o las aportadas por CAF para resolver problemas de diferentes anchos de vías o diferentes sistemas de señalización, además de llevar a la implantación comercial de velocidades cada vez más altas.

El Gobierno Español cuenta tras la inauguración a finales de 2010 de la LAV Madrid-Valencia, con la segunda mayor red de alta velocidad ferroviaria existente, llegando a los dos mil 230 kilómetros, superando a países con alta tradición en esta tecnología, como Japón o Francia, e inmediatamente por debajo de China. Los días 22 y 23 de diciembre de 2007 fueron inauguradas al público las líneas Madrid-Valladolid y Córdoba-Málaga, respectivamente. En marzo de 2008, con cierto retraso y salvando algunos problemas estructurales en la línea, también fue inaugurada oficialmente la línea Madrid-Barcelona (que ya unía Madrid con Zaragoza, Lleida y Tarragona). En junio de 2013 fue inaugurada la línea de AVE Madrid-Albacete-Alicante y, en septiembre de 2015, la línea de AVE Valladolid-Palencia-León.