imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Las Potencias del Eje, durante la Segunda Guerra Mundial, eran el bando beligerante que luchaba contra los Aliados, estando integrado y liderado por Alemania, el Imperio de Japón y el Reino de Italia, además de la ayuda de otros países. Dichas naciones formaron un Pacto Tripartito que posteriormente derivó en lo que se llamó el Bloque Berlín-Roma-Tokio. Este nuevo bloque logró su establecimiento debido a las coincidencias que existían entre sus sistemas de Gobierno, económico e ideológico de los tres países. De igual forma, compartían tres coincidencias de connotación negativa: fueron los países menos beneficiados por el Tratado de Versalles. El término “Eje Roma-Berlín” fue utilizado por primera vez por Benito Mussolini en noviembre de 1936, cuando refiriéndose al tratado de amistad firmado el 25 de octubre de 1936 entre el Reino de Italia y la Alemania nazi, dice que los dos países formarían un Eje alrededor del cual girarían los otros Estados de Europa. Este pacto de amistad se forjó a iniciativa de Italia, que se estaba enfrentando a una fuerte oposición en la Sociedad de Naciones con motivo de sus guerras de ocupación en Somalia y Abisinia (Etiopía), consiguiendo con ello el apoyo de Alemania que ya había abandonado la Sociedad de Naciones en 1933. Posteriormente, en mayo de 1939, esta relación devendría en la alianza denominada Pacto de Acero y finalmente integraría también a Japón tras la firma del Pacto Tripartito el 27 de septiembre de 1940. Además de las tres grandes potencias que dan nombre al pacto, se adhirieron al mismo: Reino de Hungría, Reino de Rumanía, Reino de Bulgaria y Eslovaquia, ya separada del resto de Checoslovaquia, en virtud de los acuerdos de Múnich de 1938. Otro país, considerado por los aliados como parte del Eje fue Finlandia, aunque nunca firmó el tratado. En su relación con los nazis, Finlandia se consideraba como cobeligerante, un término que englobaba a países regidos por Gobiernos títeres de los nazis como Croacia, el Gobierno de Salvación Nacional de Serbia, el Estado Independiente de Montenegro o la Francia de Vichy. Siam fue otro Estado cobeligerante, que apoyó al Imperio de Japón, quien tenía a su vez una serie de Gobiernos títeres tales como Manchukuo (el Gobierno establecido por el Imperio de Japón en Manchuria), Mengjiang, la China nacionalista de Nanking, la Segunda República Filipina, la Birmania de Ba Maw o el Gobierno Provisional de la India Libre. El Reino de Italia tenía a Albania y Abisinia como Estados títeres. En 1927 Mussolini había llegado a proponer la formación de un llamado “Bloque Latino” que agrupara a Italia, Francia, España, y Portugal y que constituiría una alianza basada en la civilización latina y la cultura común entre estas naciones. Aunque la propuesta fue discutida públicamente entre los Gobiernos de Italia, España y la Francia de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial nunca llegó a formalizarse ninguna alianza de este tipo. El término nazi es una forma abreviada de Nacionalsocialismo en alemán. Esta ideología fue institucionalizada en el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, también conocido como Partido Nazi. El Tercer Reich es el período y se utiliza como sinónimo para la Alemania nazi. El término fue introducido por la propaganda nazi, que contaba al Sacro Imperio Romano Germánico como el Primer Reich o Imperio, al Imperio alemán (1871-1918) como el segundo y a su propio régimen como el tercero. Esto fue hecho para sugerir una vuelta gloriosa de la Alemania anterior tras la República de Weimar instaurada en 1919 y que, sin embargo, nunca fue disuelta oficialmente por el nuevo régimen. El Partido Nazi procuró combinar símbolos tradicionales de Alemania con símbolos del Partido Nazi, siendo un símbolo único, la esvástica el más representativo del régimen, en un esfuerzo por reforzar la idea de unidad entre sus ideales y Alemania. El Imperio de Japón comúnmente se refiere a Japón desde la Restauración Meiji hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial.