imagotipo

Recopilaciones

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El Tibidabo es, con 512 metros, el pico más alto de la sierra de Collserola, en el municipio de Barcelona. Es popular por sus vistas sobre la ciudad y por sus espacios naturales, que son usados con fines recreativos. La montaña del Tibidabo comenzó a ser urbanizada a finales del siglo XIX, por iniciativa del doctor Salvador Andreu. A principios del siglo XX se abrió la avenida del Tibidabo, que rápidamente se convirtió en zona de la clase alta barcelonesa, urbanizándose con bellos edificios de estilo modernista construidos por los mejores arquitectos de la época. En 1901 se construyó el Tranvía Azul, que transcurría a lo largo de la Avenida del Tibidabo hasta el pie del funicular que sube a la montaña. En la cima del Tibidabo se encuentran varios edificios, entre los que destaca el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón. Esta iglesia, debido a su diseño y su ubicación en lo alto de la montaña, y por supuesto su nombre, recuerdan a la Basílica Del Sacré Coeur del barrio parisino de Montmartre. El Parque de Atracciones del Tibidabo data de 1899 y eso lo convierte en un referente histórico de la ciudad, ya que es el primer parque de atracciones de España y el segundo más antiguo de Europa. La Torre de Collserola, una moderna antena de telecomunicaciones diseñada por Norman Foster e inaugurada en 1992 con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y que cuenta con un mirador en su cima. Tiene 268 m de altura y está situada en el turó de Vilana (Vallvidrera). El pabellón de Ràdio Barcelona, pequeña obra racionalista construida entre 1926 y 1929 por el arquitecto Nicolau Maria Rubió i Tudurí. Constituye el primer ejemplo de racionalismo arquitectónico y la primera emisora de radio que funcionó en España. El hotel Florida, de color blanco y visible por toda Barcelona, inspirado en la arquitectura americana de los años veinte. Construido en 1925 por el arquitecto Ramón Reventós, con pinturas en su interior de Joan Trujols. La Torre Pastor de Cruïlles, edificio inspirado en la arquitectura tradicional, proyectado por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1908. De color gris oscuro y una torre cuadrada en una de sus esquinas (al lado de la carretera). La Torre de les Aigües de Dos Rius, según un proyecto del arquitecto Josep Amargós i Samaranch de 1905, de inspiración renacentista. Es cilíndrica, de ladrillo y piedra natural coronado por una cúpula semiesférica que contiene el depósito de agua, de 200 metros cúbicos Su altura 53 metros. Se construyó para abastecer de agua la colonia del dr. Andreu. Está en el catálogo del Patrimonio Arquitectónico de Barcelona. El Observatorio Fabra, obra de 1902-1904 del arquitecto Josep Domènech i Estapà. Se yuxtapone un cuerpo de planta octagonal y una planta rectangular. El cuerpo octogonal está coronado por una cúpula giratoria de plancha de hierro plateado que alberga un telescopio. Una silueta que forma parte del paisaje de Barcelona. Se construyó gracias a los donativos de un mecenas, el marqués de Alella -CamilFabra i Fontanyills- que en el año 1900 pagó buena parte del presupuesto. El primer director fue José Comas y Solá (periodo 1904 a 1937) que descubrió 11 asteroides, uno de los cuales bautizó como Barcelona y otro como “Hispania”, descubierto en su casa de la Vía Augusta que todavía se conserva. El observatorio ha participado en proyectos internacionales como el seguimiento del cometa Halley. No es un edificio, pero hay que mencionar el pequeño pantano de Vallvidrera cuyo proyecto es de Elías Rogente inaugurado en 1864. Está recientemente restaurado y se encuentra cerca de la primitiva ermita románica de Santa María de Vallvidrera, (citada por primera vez el año 987). Se diseñó para abastecer de agua el barrio de Sarrià de Barcelona. También hay que mencionar Villa Joana, lugar donde murió el 10 de junio de 1902 el escritor Jacinto Verdaguer, en un paraje rodeado de bosques y situada al lado del Centro de Información del Parque de Collserola. En la falda del Tibidabo se encuentra emplazado el Museo de la Ciencia de Barcelona, antiguo asilo para ciegos Amparo de Santa Lucía, obra de Josep Domènech i Estapà. A su lado destaca el Convento de Valldonzella, de Bernardí Martorell (1910-1919), templo de estilo neogótico con influencia gaudiniana. Otros edificios destacados de la zona son: La Rotonda, de Adolfo Ruiz  Casamitjana la Casa Roviralta (conocida como “Frare Blanc”), Casa Casacuberta y Casa Fornells, de Joan Rubió; la Casa Muntadas, de Josep Puig i Cadafalch y la Casa Arnús (conocida como “El Pinar”), de Enric Sagnier i Villavecchia. El Templo Expiatorio del Sagrado Corazón es obra del arquitecto modernista Enric Sagnier i Villavecchia, acabado por su hijo Josep Maria Sagnier i Vidal. Su construcción empezó el 28 de diciembre de 1902 y acabó en 1961. Por este trabajo el papa Pío XI le dio el título de marqués a Enric Sagnier en 1923. Antes se construyó una pequeña capilla, que aún existe junto al templo, levantada en 1886 para conmemorar la visita de San Juan Bosco a Barcelona, a quien regalaron el terreno de la cumbre. Actualmente el templo pertenece a la Congregación Salesiana.