imagotipo

Recopilaciones / Carlos Durón García

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

A lo largo del virreinato, San Francisco fue el convento de conventos (Madero 7 centro histórico de la Ciudad de México). Su presencia fue símbolo de victoria: con su orden se selló el triunfo y fue el inverso de la Noche Triste. Sus intrépidos monjes lograron fundirse entre los indígenas, evangelizarlos, latinizarlos e incluso recopilar la historia de sus costumbres. Por ello, desde muy temprano, el clero secular rivalizó con la orden, al grado de que hacia 1570 les fue recortado todo suministro para educar a los indígenas que gobernarían sus propios pueblos. Con donativos de Hernán Cortés, fray Pedro de Gante fundó en 1525 la primera iglesia franciscana, San José de los Naturales, en terrenos antes ocupados por una de las casas de animales de Moctezuma. En dicha iglesia se celebraron el Primer Concilio Mexicano, el primer Auto de fe del Santo Oficio, las primeras confirmaciones y los funerales de Carlos V. Una vez construida la iglesia principal, San José fue renombrada Capilla de los Servitas y, no obstante que Felipe II le concedió el rango de iglesia catedral, acompañó a las otras cuatro capillas que rodeaban al templo principal. La superficie y misiones del convento rebasaban cualquier expectativa. En contra de las opiniones del clero secular, los hermanos terceros de la Orden de San Francisco construyeron un hospital, un cementerio y un panteón en el que atendía no sólo a sus cofrades, sino también a los indigentes. Oponiéndose a objeciones arzobispales, obtuvieron el permiso para acoger a los pobres en 1750, así como la bendición de la iglesia añadida al hospital. La secularización y las envidias comenzaron a tomar forma hacia mediados del siglo XIX. En 1856 se anunció que en el atrio del convento se tramaba una conspiración, por lo que el presidente Comonfort hizo un doble anuncio en septiembre: que se abriría una calle desde el Callejón de Dolores hasta San Juan de Letrán y que el convento quedaría suprimido. Así comenzó la demolición de la enfermería, las celdas, la huerta y el monasterio, hasta que cuatro años después, en diciembre, las Leyes de Reforma suprimieron las órdenes conventuales y aquella magna obra barroca quedó convertida en ruinas. Se abrió la calle de Gante y el atrio fue ocupado por un circo y caballerizas, en tanto que el templo fue dejado para el culto protestante. De los treinta mil metros cuadrados que ocupó, sólo quedaron pistas: el templo mayor con la capilla de Balvanera (dieciochesca)—, hoy día abiertos al culto católico—, la arcada del claustro principal dentro del templo metodista; los restos de las capillas de San Antonio y del Calvario y los restos del atrio y el muro de la biblioteca.” . El Atrio de San Francisco, es un espacio renovado para que miles de personas lo visiten, recibe las esculturas de la artista Leonora Carrington. Leonora Carrington y sus animales fantásticos está conformada por 13 piezas provenientes del Taller Fundición Artística Velasco, representan una visión vigente en la memoria colectiva de la artista. En el atrio de la iglesia de San Francisco se encuentra el espacio más relajante del Centro HIstórico; al menos así será hasta el 15 de junio. Este jardín japonés, creado por Sadayoshi Kogiso Watanabe, es un homenaje a la armonía, paz y arte de los jardines orientales. Es apenas un fragmento de los casi tres mil metros que ocupaba el Convento de San Francisco antes de que se demoliera en el siglo XIX. Ahora hay un plan de rescate que pretende darle salida a este pequeño corredor hacia eje central. Es un lugar que se presta para el descanso y las actividades artísticas, sobre todo las que tienen que ver con la escultura. Se presentan trabajos de Sebastián o Juan Soriano y es agradable tener esas piezas accesibles en la calle y al público. Al inicio del corredor de Madero en el Centro (o al final, a espaldas de la Torre Latino se topa con un jardín que lleva por nombre Atrio de San Francisco, “patio” de la iglesia del mismo nombre. El lugar ha sido acondicionado para albergar exposiciones y galerías donde ya ha desfilado “Leonora Carrington y sus animales fantásticos” y el “Jardín Japonés” que organizó una ceremonia del té en junio de 2013.

Preguntas

-¿Cuál fue el primer metal descubierto por el hombre?

-¿Cuántos libros incluye el Nuevo Testamento?

Respuestas anteriores

-R: Aldrin, Armstrong y Collins realizaron la primera misión a la luna.

-R: José Vasconcelos escribió el “Ulises Criollo”.

carlosdurongarcia@gmail.com