imagotipo

Recopilaciones | Carlos Durón García

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El secreto bancario es aquella facultad que posee una entidad financiera, frente las administraciones públicas, de no revelar los datos bancarios e información privada de sus clientes. El secreto bancario consiste en la protección que los bancos e instituciones financieras deben otorgar a la información relativa a los depósitos y captaciones de cualquier naturaleza, que reciban de sus clientes. Se entiende que esta información es parte de la privacidad de los clientes del sistema financiero. Si no existiera esta norma, cualquier persona podría solicitar en un banco, por ejemplo, información sobre los movimientos de las cuentas de otra persona. Algunos gobiernos consideran el secreto bancario como uno de los instrumentos principales del mercado negro y del crimen organizado. Por contra, otros gobiernos lo equiparan al secreto médico, e instan al Estado a respetar absolutamente esa esfera privada. Consiste en la protección que los bancos e instituciones financieras deben otorgar a la información relativa a los depósitos y captaciones de cualquier naturaleza, que reciban de sus clientes. Se entiende que esta información es parte de la privacidad de los clientes del sistema financiero. Si no existiera esta norma, cualquier persona podría solicitar en un banco, por ejemplo, información sobre los movimientos de las cuentas de otra persona. Algunos gobiernos consideran el secreto bancario como uno de los instrumentos principales del mercado negro y del crimen organizado. Por contra, otros gobiernos lo equiparan al secreto médico, e instan al Estado a respetar absolutamente esa esfera privada. La banca suiza se caracteriza por su estabilidad, privacidad y protección de los activos e información de sus clientes. La tradición de secreto bancario del país, que data de tiempos medievales, fue codificada por primera vez en una ley en 1934. Todos los bancos en Suiza están regulados por la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo, que ejerce su autoridad por medio de una serie de leyes federales. Suiza es un país muy próspero con un Producto Interno Bruto superior al de muchas naciones de la Europa occidental. Además, el valor del franco suizose ha mantenido relativamente estable comparado con el de otras monedas. En 2003, el sector financiero constituyó un 14 por ciento estimado del PIB de Suiza y empleó a alrededor de 180 mil personas (110 mil de los cuales trabajan en el sector bancario), lo que representa cerca de un 5.6 por ciento del total de la fuerza laboral de Suiza. La neutralidad suiza y la soberanía nacional, ampliamente reconocidas por naciones extranjeras, han fomentado un ambiente estable en el sector bancario suizo capaz de desarrollarse y prosperar. Suiza ha mantenido su neutralidad durante las dos guerras mundiales. No es miembro de la Unión Europea y tampoco lo fue de Naciones Unidas hasta 2002. Actualmente se estima que un tercio de todos los fondos depositados fuera del país de origen se guardan en Suiza. En 2001 los bancos suizos manejaban 2.6 billones de dólares. Al año siguiente manejaron 0.4 billones menos, lo que ha sido atribuido tanto a un mercado en baja como a regulaciones más estrictas sobre la banca suiza. En 2007, esta cifra había aumentado a cerca de 6.7 billones de francos suizos (5.7 billones de dólares estadunidenses). El Banco de Pagos Internacionales (BPI), una organización que facilita la cooperación entre los bancos centrales del mundo, tiene sus oficinas principales en la ciudad de Basilea. Fundado en 1930, el BPI decidió establecerse en Suiza por la neutralidad del país, lo que era importante para una organización creada por países que habían estado en ambos bandos de la Primera Guerra Mundial. Los bancos extranjeros que funcionan en Suiza gestionaron 0.87 billones de francos suizos por valor de activos en 2006. El secreto bancario suizo no protege la información de la banca privada. La protección otorgada por la legislación suiza es similar a la protección de confidencialidad entre los médicos y sus pacientes o entre los abogados y sus clientes. El Gobierno suizo considera el derecho a la privacidad como un principio fundamental que debe ser protegido por todos los países democráticos. Aunque está protegido el secreto bancario, en la práctica todas las cuentas bancarias están vinculadas a un individuo identificado, y un fiscal o un juez puede emitir una “orden de exclusión” a fin de permitir el acceso y aplicación de la ley a la información pertinente a una investigación penal.

PREGUNTAS:

-¿Cómo se llamaba la esposa de Shakespeare?

-¿Cuántas islas hay en el Lago de Pátzcuaro?

Respuestas del anterior:

-R: En Estambul, Turquía se encuentra el “Gran Bazar”.

-R: Sevilla es la capital de Andalucía.

carlosdurongarcia@gmail.com

/arm