imagotipo

Recopilaciones/ Carlos Durón García

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El Eurotúnel es un túnel ferroviario que cruza el canal de la Mancha, uniendo Francia con el Reino Unido. Es una importante infraestructura del transporte internacional. Fue abierto el 6 de mayo de 1994. Su travesía dura aproximadamente 35 minutos entre Calais/Coquelles (Francia) y Folkestone (Reino Unido). Es el segundo túnel más largo del mundo, solo sobrepasado por el túnel Seikan de Japón. En 2013, Eurotúnel generó un volumen de negocios de mil 090 millones de euros. El servicio ferroviario por el Eurotúnel tiene dos variantes: el Eurostar, para pasajeros, y el Shuttle, que transporta camiones, automóviles y motos. Tiene una longitud de 50.5 kilómetros, 39 de ellos submarinos, siendo así el segundo túnel submarino más largo del mundo, con una profundidad media de 40 metros, detrás del Túnel Seikan, cuya longitud es de 53 kilómetros, a 240 metros de profundidad. Está formado por tres galerías: Dos túneles de 7.6 metros de diámetro reservados para el transporte ferroviario, uno de ida y otro de vuelta (A). Una galería de servicios de 4.8 metros, preparada para la circulación de vehículos eléctricos (B). Estas tres galerías están unidas cada 375 metros por otras galerías transversales de auxilio y mantenimiento (C) y (D), que permiten que haya una corriente de aire para disminuir la presión, evitando así la propagación del humo en caso de incendio, así como la resistencia aerodinámica al paso de los trenes que circulan a 140 kilómetros por hora. El tren de alta velocidad Eurostar tarda dos horas y 20 minutos para ir de Londres a París, y una hora y 57 minutos de Londres a Bruselas. Las cargas se desplazan por un tren en vez de ser transportadas por camiones o ferris a través del Canal, sujeto a condiciones meteorológicas adversas u otros factores. Los automovilistas entran en los trenes de transbordo y pueden permanecer en sus vehículos o pasear mientras cruzan el túnel. Los camioneros meten el camión en los vagones, y un minibus les traslada al vagón club, donde tienen asientos y un servicio de catering. La máquina perforadora utilizada para excavar el túnel, fue construida por franceses y británicos. Con una forma cilíndrica, la máquina perforadora lleva varias cuchillas (“dientes”) montadas en su parte frontal. Los dientes están hechos de un metal extremadamente duro y al girar van penetrando en el terreno, haciendo espacio para que la máquina pueda seguir avanzando. Fue financiado por sociedades privadas, sin intervención estatal, a cambio de la concesión de su explotación hasta 2052. Un estudio realizado en 1984 por bancos franceses y británicos consideraba viable el proyecto. El Gobierno británico, dirigido por Margaret Thatcher, se opuso a la financiación pública del proyecto, postura acordada con el Gobierno francés en el Tratado de Canterbury. El coste fue de 16 mil millones de euros. Las dificultades de coordinación entre empresas contratadas y subcontratadas y la dificultad técnica del proyecto elevaron considerablemente los costes. Eurotúnel es una sociedad privada concesionaria del proyecto. Gestiona el transporte ferroviario, cobrando peaje a las compañías ferroviarias que utilizan el túnel y explotando con sus propios medios el tráfico de mercancías y pasajeros. La demanda ha sido menor de lo previsto debido, principalmente, a las compañías aéreas de bajo coste; sobre una previsión de 30 millones de viajeros y 15 millones de toneladas anuales de mercancías, en 2013 se transportaron 18 mil 882 millones de viajeros y 19 mil 081 millones de toneladas de mercancías, contando los trenes (10 mil 133 y mil 364, respectivamente) y las lanzaderas. Tras el cambio de la normativa de seguridad por parte de la Channel Tunnel Safety Authority (CTSA) para trenes de viajeros en el Eurotúnel, las cuales fueron discutidas (16/11/2009) con los fabricantes y operadores, ésta otorgó en junio de 2013 a la operadora alemana DB la Parte B del Certificado de Seguridad, que reconoce que se dispone de un Sistema de Gestión de Seguridad que satisface la normativa comunitaria para este tramo. Varios son los incidentes de esta naturaleza que han ocurrido en el Eurotúnel; exactamente desde su inauguración se han producido cuatro incendios.