imagotipo

Recopilaciones || Carlos Durón García ||

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Núremberg es una ciudad en la región de Franconia, en el Estado de Baviera, Alemania, a orillas del río Pegnitz en Franconia Central. La ciudad es conocida desde el año 1050. Se puede llegar a ella por vía fluvial, terrestre o aérea, ya que cuenta con un puerto y un aeropuerto internacional. Su casco histórico le confiere un atractivo especial, al estar rodeado por la muralla medieval construida en 1325. Esta muralla fue la tercera que se construyó, debido al crecimiento de su población al paso de los años. En el casco histórico quedan restos parciales de la primera y la segunda muralla. La ciudad de Núremberg es muy conocida, entre otras cosas, por su impresionante mercado navideño que, durante las cuatro semanas en que tiene lugar, es visitado por más de dos millones de personas de muchas partes del mundo. El nombre de Núremberg también se asocia a los juicios desarrollados contra los nacionalsocialistas al final de la Segunda Guerra Mundial. Las armas heráldicas de la ciudad (Große Wappen) se muestran en azul con un águila dorada coronada. Este escudo fue utilizado durante el asedio de la ciudad en 1220 y se erigió como el símbolo de la ciudad libre imperial (Reichsstadt). La cabeza del águila tiene forma femenina. En su forma actual estas armas fueron creadas en 1936. Más tarde, en 1963, el consejo municipal las aceptó oficialmente. Por su importancia en el Sacro Imperio Romano Germánico y por su significado histórico-cultural en el germanismo, en el siglo XX la ciudad fue elegida por Adolf Hitler como sede para los congresos del Partido Nazi (Reichsparteitag). Se consideraba a Núremberg como la “ciudad joya” o ciudad tesoro de Alemania. Hitler quiso apropiarse de la simbología especial de Núremberg en la edad media, como ciudad en la que el Emperador, después de haber sido elegido, debía celebrar su primera “Dieta Imperial”. En la ciudad residía el fanático propagandista antisemita Julius Streicher, editor del periódico “Der Stürmer”. Gran parte de la industria local en los años de la Segunda Guerra Mundial fue orientada a la producción militar. La mayoría de la población de Núremberg, a diferencia de otras ciudades en Alemania, no se identificaba con la ideología y los ideales nazis. Pero el régimen y sus representantes locales hicieron todo lo posible para presentar a Núremberg ante el mundo, como “la ciudad más alemana” de todo el país y la más leal al partido Nazi. A las concentraciones del Partido Nazi, celebradas anualmente entre 1927 y 1938, acudían cientos de miles de militantes y simpatizantes del NSDAP (Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán) de todo el país así como invitados especiales del extranjero, como activistas nazis y representantes diplomáticos. Las celebraciones realizadas en el Campo Zeppelín (así llamado porque en 1923 se realizaron pruebas aéreas en homenaje al pionero de la aviación alemana Ferdinand von Zeppelin), durante el congreso nazi de 1934 fueron rodadas por Leni Riefenstahl en su película propagandista El triunfo de la voluntad. En ese mismo año, el arquitecto del Tercer Reich, Albert Speer diseñó la tribuna, lugar desde el cual Adolfo Hitler ofrecía sus más importantes discursos para fortalecer el carácter antisemita de Alemania y el III Reich. En Núremberg, el régimen nazi construyó una réplica agrandada del Coliseo de Roma, para servir como sede de los congresos del Partido Nazi, con capacidad prevista para 50 mil personas.

/rp