imagotipo

Recopilaciones | Carlos Durón García

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Wallis, duquesa de Windsor, registrada al nacer como Bessie Wallis Warfield y más tarde, por matrimonio, llamada Wallis Spencer y después Wallis Simpson, fue una socialité estadunidense que, después de haberse divorciado dos veces, se casó en terceras nupcias, el 3 de junio de 1937, con el príncipe Eduardo, duque de Windsor, quien antes de su matrimonio había sido Eduardo VIII rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y emperador de la India. El padre de Wallis murió poco después de su nacimiento, y Wallis, junto a su madre viuda, recibió el apoyo de algunos parientes ricos. Su primer matrimonio, con un oficial de la Marina de Estados Unidos, se caracterizó por varios períodos de separación y finalmente terminó en divorcio. En 1934, durante el transcurso de su segundo matrimonio, supuestamente se hizo amante de Eduardo, por entonces príncipe de Gales. Dos años más tarde, después de la muerte de Jorge V y el ascenso al trono de Eduardo VIII, Wallis se divorció de su segundo marido y Eduardo le propuso matrimonio. El deseo del rey de contraer nupcias con una mujer que tenía dos exmaridos vivos provocó una crisis constitucional en el Reino Unido y sus dominios, lo que finalmente condujo a que abdicara al trono en diciembre de 1936 y se casara, según sus propias palabras, con “la mujer que amo”. Después de la abdicación, el antiguo rey fue nombrado duque de Windsor por su hermano, el rey Jorge VI. Eduardo se casó con Wallis seis meses más tarde, después de lo cual ella fue conocida formalmente como la duquesa de Windsor, sin el tratamiento de “Su Alteza Real”. Antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial, muchas personas del Gobierno y de la sociedad sospechaban que el duque y la duquesa de Windsor simpatizaban con los nazis. En el transcurso de las décadas de 1950 y 1960, la pareja vivió entre Europa y Estados Unidos, disfrutando de una vida de ocio como celebridades sociales. Después de la muerte del duque en 1972, la duquesa se recluyó y rara vez volvió a ser vista en público. Su vida privada fue la fuente de múltiples especulaciones y todavía sigue siendo una figura controvertida. En diciembre de 1933, mientras Lady Furness se encontraba en Nueva York, supuestamente Wallis se convirtió en amante del príncipe. Eduardo lo negó ante su padre, a pesar de que su personal llegó a verlos juntos en la cama, así como a encontrar “evidencia física de un acto sexual”. Wallis pronto derrocó a Lady Furness y distanció al príncipe de una antigua amante y confidente, la heredera angloestadunidense de textiles Freda Dudley Ward. Para 1934, el príncipe estaba perdida e irremediablemente enamorado, encontraba atractivas sus maneras dominantes y la abrasiva irreverencia hacia su posición; en palabras de su biógrafo oficial, se convirtió en “servilmente dependiente” de ella. De acuerdo con Wallis, fue durante un crucero en 1934, en el yate privado de Walter Guinness, primer barón de Moyne, llamado Rosaura, que ella se enamoró de Eduardo.

carlosdurongarcia@gmail.com

PREGUNTAS:

-¿Quién dijo “Si tuviera parque no estuviera usted aquí”?

-¿Cuánto pesa el disco que se lanza en las olimpíadas?

Respuestas del anterior:

-R: La hembra del Jabalí se llama Jabalina.

-R: En 1960 se celebró el sesquicentenario de la Independencia de México.

/arm