imagotipo

Recopilaciones | Carlos Durón García

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Marrakech es una de las ciudades más importantes de Marruecos. Cuenta con un millón 545 mil 541 habitantes y está al sur del país, al pie del Atlas, a 466 metros sobre el nivel de mar de altura. Posee numerosos monumentos Patrimonio de la Humanidad, lo que la convierten en el principal atractivo turístico del país. Es, junto a Mequinez, Fez y Rabat, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos. Fue fundada en 1062 por los almorávides y fue la capital del Imperio islámico. La ciudad posee el mercado tradicional (suq) más grande del país y una de las plazas más concurridas de África y del mundo, Djemaa el Fna. En la plaza se citan acróbatas, cuenta-cuentos, vendedores de agua, bailarines y músicos. Por la noche, la plaza se llena de puestos de comida, convirtiéndose en un gran restaurante al aire libre. Coloquialmente esta ciudad es apodada Medina Al-Ham’rá es decir, en árabe, “La Ciudad Roja” por el color de sus edificaciones y las tonalidades predominantes en el entorno. También se la denomina extraoficialmente “Perla del Sur” y “Puerta del Sur”. En cuanto al nombre Marrakesh o Marrākiš tiene una posible etimología Tamazight (Bereber) a partir de las palabras mur (n) akuch cuyo significado es Tierra de Dios. (El radical “mur” aún se usa en los lenguajes bereberes sólo en la forma de género femenino o “tamurt”). Notar que la palabra “mur/mawr” puede estar asociada con los moros y con Mauritania, pero esta posible segunda sutil etimología se considera improbable actualmente. A pesar de su árido clima, Marrakech ha sido siempre un jardín, gracias a las ingeniosas técnicas de canalización y riego llevadas a la práctica desde el siglo XI, cuando los almorávides llegaron a la región. El agua se trajo a la ciudad desde el valle de Ourika (a 60 kilómetros) mediante canales de riego de barro seco. Hoy la ciudad cuenta con varios jardines. Jardín Majorelle: Lo realizó en los años 30 el pintor francés Jacques Majorelle alrededor de su taller. En los años 60 la propiedad pasó al famoso estilista francés Yves Saint Laurent, que se hizo construir una nueva villa y abrió en el antiguo taller de Majaralle una exposición permanente de arte islámico e hizo recuperar el jardín inspirándose en un estilo sensual y lujurioso. Sus superficies de un intenso azul cobalto, el llamado blu Majorelle, cierran un universo tropical superabundante de formas y colores, entre naranjos, plataneros, palmeras enanas, cactus y otras raras plantas, hibiscus, y rosales. Además, hay diversos riachuelos y estanques llenos de nenúfares, donde viven carpas y tortugas. Un lugar que puede encantar, como una extravagante creación de alta costura con la firma de Saint Laurent. Ciertamente, está a años luz del estilo mínimal con influencias orientales que tiene cada vez más adeptos entre los decoradores y arquitectos que trabajan hoy en la ciudad. La Menara: Son los jardines más célebres de la ciudad. Se encuentran fuera del centro urbano, cerca del aeropuerto, y están dominados por un gran espejo de agua central, de forma rectangular, habitado por grandes carpas, desde donde sale el sistema de irrigación. En su entorno crecen olivos y árboles frutales. Los jardines fueron proyectados en el siglo XII, en tiempos de la dinastía almohade, pero luego cayeron en la ruina, hasta que en el siglo XIX los monarcas alauitas pusieron en marcha un proyecto de recuperación. En 1869, el sultán Mohammed V hizo construir lo que hoy caracteriza el lugar: el pabellón con el tejado de tejas verdes que se encuentra junto al estanque, reflejándose en sus aguas.

carlosdurongarcia@gmail.com

PREGUNTAS:

-¿Quién fundó el periódico Ruso “Pravda”?

-¿Cómo se llamó el templo de las musas en Grecia?

Respuestas del anterior:

-R: Agustín de Iturbide fue el primer emperador de México.

-R: Grecia es la República Helena.

/arm