imagotipo

Recopilaciones | Carlos Durón García

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

El Castillo de Sant’ Angelo o Castel Sant’ Angelo (también conocido como el Mausoleo de Adriano o Mole Adrianorum) es un monumento romano situado en la orilla derecha del río Tíber, en frente del pons Aelius (actual puente de Sant’ Angelo), a poca distancia de la Ciudad del Vaticano. Iniciado por el emperador Adriano en el año 135 para ser su mausoleo personal y familiar, fue terminado por Antonino Pío en el 139. El monumento, levantado con piedra de travertino, estaba engalanado por una cuadriga en bronce guiada por el emperador Adriano. Muy pronto el edificio cambió de uso y se convirtió en un edificio militar. Se integró a la Muralla Aureliana en el 403. El actual nombre del castillo proviene del 590, durante una gran epidemia de peste que golpeó la ciudad de Roma. El papa de la época, Gregorio I, vio al Arcángel San Miguel, sobre la cima del castillo que envainaba su espada significando el fin de la epidemia. Para conmemorar la aparición, una estatua de un ángel corona el edificio (primero una estatua en mármol de Raffaello da Montelupo, y desde 1753, una de bronce de Pierre van Verschaffelt sobre un dibujo de Bernini). Desde 1277, el castillo está conectado con la Ciudad del Vaticano por un corredor fortificado, llamado Passetto, de unos 800 metros de longitud. La fortaleza fue el refugio del Papa Clemente VII durante el asedio y saqueo de Roma en el año1527, que llevaron a cabo las tropas del rey Carlos I de España, emperador del Sacro Imperio Romano. Iniciado por el emperador romano Adriano (nacido en el año 76, fallecido en el 138) en el año 135 para ser su mausoleo personal y familiar, y terminado por el también emperador Antonino Pío en el 139, situado en la orilla derecha (bajando) del río Tíber, en frente del Pons Aelius Hadrianus (actual puente de Sant’ Angelo, construido en el año 133), a poca distancia de la Ciudad del Vaticano. En la construcción se depositaron las cenizas del emperador Adriano un año tras su fallecimiento en Baiae en el año 138 (por lo que se denominó originalmente al monumento “Hadrianeum”; actualmente se denomina así a otro monumento de la época de Adriano en la romana Piazza da Pietra) y a su esposa Sabina, su primer hijo adoptivo (el emperador Lucius Aelius Verus, fallecido también en el año 138), luego a su sucesor Antoninus Pius y su esposa Faustina, y también a los emperadores Marco Aurelio, Commodus, Septimius Severus y su esposa Giulia Domna y los emperadores Geta y Marcus Aurelius Antoninus Bassianus (más conocido como Caracalla, enterrado en el año 217). El arquitecto fue un tal Demetrianus. El puente romano (hoy sólo peatonal), del que las tres arcadas centrales son originales, es uno de los más bellos de Roma y cruza el río Tíber para unir el centro de la Roma antigua con la entrada de la fortaleza al otro lado del Río. Las estatuas de los apóstoles Pablo y Pedro fueron encargadas por el papa Clemente VII a mediados del siglo XVI, y Bernini, con sólo 17 años dibujó las figuras de los ángeles que sus alumnos elaboraron entre 1660 y 1667. Sólo tras la colocación de las estatuas recibió el puente su actual nombre. El monumento fue construido sobre una base cuadrada de unos 84–89 metros de lado, y unos 10–15 metros de alto (las fuentes divergen), recubierto con mármol “lunar” (como se llama al mármol blanco de Carrara) con un friso decorativo de cabezas de ganado (bucrani). Sobre tal base se construyó un cilindro ancho (64 metros de ancho, 20 metros de alto), con piedra volcánica rojiza (peperino) y opus caementicium (el típico hormigón romano), siendo recubierto con gruesos bloques de piedra blanca calcárea blanquecia (travertino de Tívoli) de la que aún se pueden apreciar algunos restos, y sobre un friso por el lado del río se grabaron los nombres de los emperadores enterrados en el lugar. Era habitual desde la época etrusca construir tumbas de forma cilíndrica y plantar jardines o árboles (cipreses) sobre el cilindro (como se hizo igualmente en el cercano mausoleo de Augusto, o en la tumba de Caecilia Metella, sita en la Via Appia Antica), y se supone que así sucedió también en el caso del Hadrianeum, donde se cree que además existían varias estatuas de mármol y adornos de bronce, y un templete circular con columnas sobre el cilindro, y sobre el templete una cuadriga de bronce dorado con el emperador Adriano en pose del dios solar Helios.

carlosdurongarcia@gmail.com

PREGUNTAS: 

-¿Quién dijo: “París bien vale una misa”?

-¿A quién le llamaban el Centauro del Norte?

Respuestas del anterior:

-R: En 1521 se consumó la conquista de México.

-R: En el Mar Caribe se ubica la isla de Barbados.

/arm