imagotipo

Recopilaciones | Carlos Durón García

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Seguramente se recuerde el sombrero con flores de Mary Poppins; el clásico sombrero negro de copa alta de Abraham Lincoln; con la bandera de Estados Unidos, del Tío Sam; los coloridos, repletos de plumas, flores y frutas de Carmen Miranda; los cientos de estilos peculiares usados en las bodas reales, o el muy particular hecho de carne que usó Lady Gaga en los Video Music Awards de MTV. Pero los sombreros al igual que las gorras, boinas, viseras, gorros, cofias y tocados, entre otros no tienen sólo fines estéticos y de moda. También tienen usos funcionales: los utilizamos para protegernos del frío o del sol; los Cascos Azules de las Naciones Unidas los usan para identificarse como cuerpo de paz; los obreros de la construcción para protegerse de la caída de materiales duros; los militares los utilizan como distintivo de rango, cargo o nacionalidad; trabajadores del área de la medicina y la gastronomía lo usan por higiene, y otros los llevan por causas religiosas o como parte de uniformes. El origen del sombrero es muy antiguo y su uso y forma se han ido transformando a lo largo del tiempo. Uno de los primeros registros que se tiene de este accesorio es en las pinturas de las tumbas tebanas del siglo XVI a.C., en el que los egipcios aparecen con distintivos ornamentos en sus cabezas. Se cree que el gorro frigio muy similar al que usan los dibujos animados Los Pitufos, un sombrero utilizado en la Antigua Grecia (siglo XII a.C.) y que más adelante se utilizó como símbolo de libertad, fue uno de los primeros sombreros propiamente dichos, pero sin alas. El primer registro del sombrero con alas data en realidad del siglo V a.C. en Grecia, el cual fue usado por viajeros y cazadores para protegerse del sol y de la lluvia. En el siglo XIV el sombrero también se utilizó en Europa por una necesidad de revelar status social y cultural durante el Renacimiento. Integrantes de la monarquía lo usaban para diferenciarse de otras clases sociales. Mientras la monarquía se distinguía con sombreros grandes y vistosos, hechos de terciopelo y adornados con cintas, piedras preciosas y plumas, el pueblo usaba capuchas, caperuzas o sombreros austeros y pequeños. En el siglo XVI, el éxito del sombrero de fieltro se expandió hacia el Imperio otomano, en donde usaban el fieltro de las alfombras para hacer el conocido fez o tarbush: los sombreros masculinos sin alas que constan de un cilindro con tapa. Desde el siglo XVII, Francia comenzó a ser conocido como el centro de moda europeo. En esta época se pusieron de moda las pelucas tendencia iniciada por el rey Luis XIII de Francia y por tanto los sombreros debían ser más anchos, incluso con alas más anchas, y eran adornados con gran variedad de plumas y encajes. En el siglo XVIII, la ciudad de Milán comenzó a ser conocida como el lugar en donde se hacían los sombreros de mejor calidad para las mujeres. Las modistas de sombreros ganaron fama, no sólo por crear modelos únicos de sombreros y boinas, sino también por agregarles accesorios originales y elegantes para complementar cualquier atuendo. En Francia, los sombreros para los hombres comenzaron a ser más sencillos durante el siglo XVIII. Predominó el estilo tricornio, es decir, con ala plegada alrededor de la cabeza y formando dos puntas, más conocido como el estilo utilizado por Napoleón. La Revolución Francesa (1789) puso fin al uso de las pelucas para los hombres, aunque los sombreros, muy sencillos, se continuaron usando. Durante la primera mitad del siglo XIX, los sombreros femeninos seguían siendo ostentosos, decorados con cintas, flores, plumas y pieles. A finales del siglo, se introdujeron nuevos estilos, como las capelinas de ala ancha, y aún más pequeños, como los tocados. El sombrero masculino seguía siendo muy sobrio. Se puso de moda el sombrero de copa alta también conocido como chistera o galera, con copa recta y ala corta. A finales del siglo XIX, otro estilo se puso de moda para los hombres: el bombín, con copa redondeada y ala corta, muchas veces apenas doblada hacia arriba. Un hito que marcó la historia del sombrero fue la creación de las máquinas de coser a mediados del siglo, lo que transformó la industria del sombrero y lo convirtió en un accesorio más masivo. Las plumas hicieron furor durante este período, tanto así que las mujeres llegaron a utilizar sombreros con pájaros disecados. Pero pronto las protestas se hicieron escuchar, tanto en Estados Unidos como en Inglaterra, y este tipo de adornos dejaron de usarse. Con la llegada de la Primera Guerra Mundial en 1914, la moda se vio influenciada por los nuevos tipos de trabajos que ejercían las mujeres.

carlosdurongarcia@gmail.com

PREGUNTAS: 

-¿En qué país nace el río Amazonas?

-¿Qué representa el azul en la bandera de Francia?

Respuestas del anterior:

– R: La isla de Java es la más poblada del mundo.

– R: Los Argonautas eran héroes griegos que fueron en busca del bellocino de oro.

/arm