imagotipo

Recopilaciones | Carlos Durón García

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Ricardo I de Inglaterra conocido como Ricardo “Corazón de León”, fue rey de Inglaterra entre 1189 y 1199, siendo el tercer hijo del rey Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania. En su época, el trovador Bertran de Born lo apodó “Òc e non” (‘sí y no’). Durante su reinado, solo visitó Inglaterra en dos ocasiones: las correspondientes a sus dos coronaciones. En total, no llegaron a seis los meses que pisó su suelo como rey. Tomó parte en la Tercera Cruzada, con campañas en Sicilia y Chipre en el camino y, posteriormente, pasó un período arrestado por Leopoldo V, duque de Austria. Cuando Ricardo I fue coronado rey de Inglaterra, excluyó a todos los judíos y las mujeres de la ceremonia (aparentemente porque su coronación no era meramente como rey, sino también como cruzado), pero algunos líderes judíos llegaron a presentar regalos al nuevo rey. Según Ralf de Diceto, los cortesanos de Ricardo desnudaron y flagelaron a los judíos y luego los echaron de la corte. Cuando se extendió el rumor de que Ricardo había ordenado asesinar a todos los judíos, en la población de Londres comenzó una masacre. Muchos judíos fueron golpeados hasta la muerte, saqueados y quemados vivos. Sus casas fueron incendiadas y muchos de ellos fueron bautizados a la fuerza. Algunos buscaron refugio en la Torre de Londres y otros lograron escapar. Entre otros, fue asesinado Jacobo de Orleans, reconocido ampliamente como uno de los más prominentes de la época. Roger de Howeden, en su Gesta Regis Ricardi, expuso que la revuelta fue iniciada por los ciudadanos viciosos e intolerantes y que Ricardo I castigó a los perpetradores y permitió a los judíos conversos a la fuerza volver al judaísmo. El Arzobispo de Canterbury Baldo de Exeter reaccionó diciendo que “Si el Rey no es un hombre de Dios, entonces más bien es del Diablo”, refiriéndose a la supuesta sangre infernal de la línea angevina. Al darse cuenta de que los asaltos desestabilizarían su reino en vísperas de su partida a la cruzada, Ricardo.  Ordenó la ejecución de los responsables de los asesinatos y persecuciones más notables (muchos de ellos ya habían sido colgados al incendiar hogares cristianos por error durante la revuelta). Distribuyó un escrito real ordenando que se dejara en paz a los judíos. Sin embargo, el edicto no fue puesto en práctica en forma estricta y en marzo siguiente hubo más violencia. Ricardo no tuvo hijos legítimos y reconoció solo a un hijo ilegítimo, Felipe de Coñac. Como resultado, le sucedió al trono su hermano Juan como rey de Inglaterra. Sin embargo, sus territorios franceses inicialmente rechazaron a su hermano Juan como sucesor, prefiriendo a su sobrino Arturo, el hijo de su último hermano Godofredo, duque de Bretaña, cuya demanda por el poder es considerada con mejor fundamento que la de Juan según los estándares modernos. Sin duda, la falta de herederos directos de Ricardo fue el primer paso en la disolución del Imperio Angevino. Mientras los reyes de Inglaterra continuaron presionando sus demandas sobre el continente, nunca más regirían los territorios que Ricardo I heredó. El legado de Ricardo I comprende varios aspectos: Su conquista de Chipre mejoró inmensamente el valor de mantener los reinos francos en Tierra Santa viables durante otro siglo. Segundo, su ausencia de la arena política inglesa significó que el eficientísimo gobierno creado por su padre pudo seguir su curso, aunque el rey Juan posteriormente abusaría de ello hasta el punto de quiebra. Por último, legó romances y literatura. Sin considerar los hechos de su reinado, dejó una marca indeleble en el imaginario popular, que se extiende hasta el presente, debida en gran parte a sus éxitos militares. Steven Runciman dejó escrito sobre Ricardo I: “Fue mal hijo, mal esposo y mal rey, pero un valiente y espléndido soldado”. A mediados del siglo XIII cobró fuerza la leyenda de que, después de la captura de Ricardo I, su trovero Blondel viajó por Europa de castillo en castillo cantando una canción que solo era conocida por ambos al haberla compuesto mientras estaban juntos. Finalmente, llegó al lugar en que estaba retenido su señor y oyó la respuesta a su canto con el verso correspondiente, lo que le reveló dónde estaba encarcelado el rey.

PREGUNTAS:

-¿Con el asesinato de quién dio inicio la Primera Guerra Mundial?

-¿A qué archipiélago pertenece Palma de Mallorca?

 Respuestas del anterior:

-R: Federico Augusto Barholdi es el autor de la “Estatua de la Libertad”.

-R: Gioachino Rossini compuso la obra “El Barbero de Sevilla”.

carlosdurongarcia@gmail.com

/arm