imagotipo

Recopilaciones | Carlos Durón García

  • Recopilaciones: Carlos Durón García

Antes de la guerra, los países aliados occidentales estaban interesados solamente en el código utilizado por las delegaciones diplomáticas japonesas, llamado Código Púrpura, pero las fuerzas armadas japonesas tenían sus propios códigos, los que adquirieron importancia en los medios de inteligencia, a medida que las posibilidades del estallido de la guerra se hacía inminente. Debido a que en el Pacífico, antes de la guerra, los estadunidenses, británicos y holandeses tenían intereses por los que debían velar, sus servicios de inteligencia se ocuparon en descubrir los sistemas de codificación japoneses. Pero, antes del ataque a Pearl Harbor el tráfico radial de mensajes codificados era mínimo, debido a que las órdenes japonesas a la flota imperial se transmitían de manera segura mediante mensajes escritos. Sin embargo, después del 7 de diciembre de 1941, el número de mensajes se multiplicó de manera notable, pues las órdenes debían comunicarse en más cantidad y con mayor rapidez mediante emisiones radiales, ya no sólo a la flota sino también a los territorios ocupados. La Armada Imperial Japonesa desarrolló un código sumamente seguro, llamado por los expertos estadunidense “Japanese Navy 25” o simplemente JN-25. Este código, no era un sistema de cifrado que utilizaba una máquina para codificar y descodificar, como lo hacía por ejemplo la máquina alemana Enigma. El JN-25 era más bien un sistema manual que fue inventado durante la Primera Guerra Mundial. Este sistema, al igual que todos los sistemas de codificación japoneses conocidos, consistían de dos partes, un diccionario de 33 mil 333 letras, palabras y frases, las cuales tenían asignadas un número de cinco dígitos. Las palabras que no estaban incluidas en el diccionario se escribían en kana, también usando un número de cinco dígitos para cada carácter japonés. La segunda parte la componía unas tablas sumatorias numeradas, con números aleatorios alineados en líneas y columnas también identificadas con números. Por razones de seguridad, esas tablas se reemplazaban cada seis meses. Hasta hace poco, se creía que el JN-25, hasta el ataque a Pearl Harbor, había sido descifrado apenas en un 10 por ciento por los aliados, pero hoy se sabe, por documentos desclasificados, que antes del ataque a Pearl Harbor, los británicos y estadunidenses habían quebrado el código JN-25 y descifrado incluso mensajes relacionados con el ataque del 7 de diciembre de 1941 a Pearl Harbor, esos mensajes fueron conocidos por ambos aliados. Para codificar un mensaje, las palabras del texto eran reemplazadas por los números correspondientes del diccionario. Luego se seleccionaba un lugar de inicio en las tablas y se sumaban los números correspondientes con los números obtenidos del diccionario. La suma se hacía utilizando el método de suma de Fibonacci o aritmética china, es decir sin llevar el número que excede a un resultado mayor que 9. Para descodificar un mensaje, se procedía de manera inversa. Se tomaba el número correspondiente de la tabla sumatoria y se restaba del número en el mensaje. Luego se buscaba la letra, palabra o frase correspondiente al resultado, en el diccionario. Los libros con las tablas sumatorias constaban de 100 páginas, cada una con una tabla de 15 líneas y 12 columnas que identificaban la posición de 180 números de cinco dígitos en cada página, es decir, cada libro contenía 18 mil números, o sea 18 mil letras, palabras o frases en japonés. En el sistema JN-25, para definir el lugar de inicio en la tabla y el número de página correspondiente, simplemente se indicaba con un número escrito al comienzo del mensaje. Por ejemplo, el número 0657212, corresponde a la página 65, columna 72 y línea 12.

PREGUNTAS:

-¿A qué cantante se le conoció como “El Tenor Continental”?

-¿En qué continente se encuentra Libia?

Respuestas del anterior:

-R: Miguel de Cervantes Saavedra escribió “La Galatea”.

-R: Moctezuma Xocoyotzin, Cuitláhuac y Cuauhtémoc fueron los tres últimos emperadores Aztecas.

carlosdurongarcia@gmail.com

/arm