imagotipo

Recordando a don Juan de Borbón

  • El mundo de la realeza: Mariana Vargas Ruiz

“Deseo que se me recuerde como un español que quiso apasionadamente a España y que dentro de sus responsabilidades contribuyó a la instauración de una monarquía moderna y reconciliadora, la monarquía de todos los españoles”.

Un hombre activo, un hombre que desde joven, cuando sus hermanos mayores abdicaron a sus derechos sucesorios, se preparó para ser el  Príncipe de
Asturias y futuro Rey.

40 años estuvo al servicio- en exilio incluso- de su patria. Muchos preguntaran ¿quién es este hombre? O ¿quién fue? Don Juan Carlos Teresa Siverio Alfonso de Borbón, tercer hijo varón de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battembergy es el padre del rey emérito Juan Carlos y de las infantas Margarita y Pilar. Su hijo Alfonso falleció en un “accidente” con armas. Esto sigue siendo la versión oficial y secreto de Estado. Don Juan se casó con su prima María de las Mercedes de Borbón, cuyas memorias recomiendo, por ser un libro discreto pero a la vez, divertido. Que si don Juan fue infiel, debemos recordar que todos los Borbones tienen “sangre caliente”. Tal vez son ciertos los rumores, pero lo que importa es su contribución a la instauración monárquica en los años 70 tras 40 años de dictadura franquista.

Ejerció de jefe de la casa real hasta 1977, cuando su hijo mayor varón, Juan Carlos, ya era rey y don Juan aceptó, tras un disgusto muy fuerte (cuando Juan Carlos aceptó ser el sucesor a título de rey en 1969 por designio del general Franco), renunciar oficialmente a sus derechos al trono, algo que seguramente fue muy difícil para el heredero de Alfonso XIII.

De su esposa recibió apoyo: “Siempre me propuse como norma de mi vida desde que me casé con Juan, compartir cualquier responsabilidad que él tuviera, en beneficio de España”. Según sus propias palabras.

Para don Juan fue España muy importante en su vida y “la monarquía no será feudo ni monopolio de ninguna clase o partido, y en lo que de ella dependa, procurará ser bandera de paz entre españoles y escudo de la verdadera dignidad nacional ante los extraños. Deseo que la historia pueda decir un día que olvidé cuanto debía olvidar, y en cambio aprendí mucho de España”.

Don Juan nació el 20 de junio de 1913 y murió el 1 de abril de 1993. Murió de cáncer de laringe. Se le sepultó en el cementerio de El Escorial, en un lugar llamado “El pudridero” o “Cripta real”.

Obviamente que los herederos de don Juan hijos y nietos han echado por la borda las ideas principales del conde de Barcelona, ya que ahora es la monarquía más desacreditada y más corrupta, al menos de la que sabemos. Don Juan se ha de estar revolviendo de coraje en su tumba por decirlo así. Y por cierto, recomiendo una biografía del conde de Barcelona llamada “Don Juan de Borbón, el rey padre” de José María Toquero.