imagotipo

Red social vs. suicidio / Cuidémonos

  • Hazael Ruíz Ortega

  • Hazael Ruiz Ortega

Desde una óptica racional se podría observar que la vida nunca nos plantea problemas o desafíos mayores a nuestras capacidades o cualidades. Una base sería: “no, nos han de dominar los problemas, no les permitamos crecer y que nos aplasten”. Acotar el pensamiento “no hay ruta de solución”, evitar toma de decisión desesperada y fatal.

Reflexionamos esto porque hoy, sábado 10 de septiembre, es el Día Mundial para la Prevención del Suicidio y según expertos se manifiesta tendencia ascendente en la tasa de suicidios a nivel mundial y nacional. En contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve eventos y puntualiza sobre el suicidio que es “un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en pleno conocimiento o expectativa de su desenlace fatal”… obstáculo que se puede prevenir.

El espectro suicida es complejo, multifactorial, de consecuencias fatales, con presencia en todas las edades y niveles de la sociedad. Sin embargo, se reitera, también existen en el camino oportunidades para la prevención: la reflexión social es vital para idear perfiles y rutas de soluciones, con una sola intención, destacar y sensibilizarnos que sí se puede y debe prevenirse el suicidio.

Así, un instrumento urgente a construir y fortalecer es una efectiva red social, familiar e institucional que permita cuidar, proteger, cobijar, acompañar, sanar a las personas de todas las edades, especialmente niños y jóvenes que se encuentran atrapadas en tan oscuro dilema de sus vidas. Es necesario que la conciencia se exprese de manera eficaz y enfocada en influir a una cultura de la vida, de la salud, la cultura y el deporte. Un vigoroso colectivo social con las mejores prácticas enfocadas al derecho a la vida y elimine accesos a puertas falsas.

Para ello es necesaria la información, algunos perfiles desde los expertos:

– Las estadísticas dicen que de 10 que se suicidan 8 han avisado a su red social del primer círculo e incluso por internet. La generalidad está indecisa sobre si vivir o suicidarse y aportan información de su pensamiento desesperado. Algunos no lo expresan de manera directa, otros, manifiestan directamente sus intenciones en lenguaje hablado o corporal.

– Se realizan hasta 20 intentos frustrados con consecuencias severas en hospitalizaciones, lesiones físicas y traumas emocionales.

Rutas de solución. Se puede participar de manera activa, no solo este día de Prevención del Suicido, sino continuamente en donde vea una vulnerabilidad latente. Pudiera circularse el siguiente ejemplo de 13 reactivos, público en internet. Se pide, analizar cada uno, y responder “verdadero” o “falso”.

1. Me cuido pertinentemente para vivir; 2. Creo encontrar soluciones a mis retos y a futuro seré más feliz; 3. Me quedan muchas cosas por hacer en la vida; 4. Tengo valor para enfrentar la vida; 5. Me gusta vivir; 6. Tengo curiosidad de qué me sucederá en el futuro; 7. Puedo aprender, adaptarme o enfrentarme a mis retos; 8. Creo que suicidándome no conseguiría ni resolvería nada; 9. Crearía daño a mi familia y no quiero que sufran; 10. Mi familia depende de mí y me necesita; 11. Tengo miedo que mi plan de suicidio fracase; 12. Tengo miedo a la muerte; 13. Tengo miedo de lo que otros pensarán de mí.

Sin duda, en las respuestas, se puede encontrar “motivos para vivir”.

Concluyendo, dos reflexiones: “Por muy prolongada que sea la tormenta, el Sol siempre vuelve a brillar entre las nubes” (Khalil Gibran) y “Si no te gusta lo que sucede, cámbialo, tú no eres un árbol” (Jim Rohn)… busque Usted otras, escríbalas en un papel, regálelas, tal vez salven una vida.
hazael.ruiz@hotmail.com