imagotipo

Reforma Educativa: resultados, consensos y diálogo

  • Graciela Ortiz

Desde el inicio de la actual Administración, el Gobierno de la República impulsó una profunda transformación educativa, que tiene como eje central a las escuelas y la participación de los actores que integran la comunidad escolar.

A la distancia, la Reforma Educativa avanza en el cumplimiento de su objetivo fundamental de garantizar una educación de calidad para millones de niños y adolescentes con maestros mejor preparados.

Los resultados observados revelan que se camina en sus prioridades, entre las que destacan: Colocar a la escuela en el centro para dotarlas de mayor autonomía de gestión; una estrategia integral para mejorar la infraestructura, a través de Escuelas al CIEN; el desarrollo profesional docente y fomentar la equidad y la inclusión, principalmente.

Para fortalecer la calidad de los aprendizajes de los alumnos, hoy operan 24 mil 250 Escuelas de Tiempo Completo, cifra que representa 17 mil 500 más que al inicio del sexenio, en beneficio de casi 134 mil docentes y 3.6 millones de alumnos.

La evaluación del desempeño de los docentes es un aspecto clave y representa un parte aguas en el país. Para este año, el presupuesto asignado a la formación docente es del orden de más de mil 800 millones de pesos; es decir, se ha multiplicado por nueve, respecto a 2015.

En el actual ciclo escolar, 134 mil docentes presentaron su evaluación, cifra que representa casi el 90 por ciento de la meta programada para el ciclo. Cabe destacar que más de 10 mil obtuvieron calificaciones de excelente o destacado, y gracias a su esfuerzo, ganaron un aumento directo a su sueldo base: de 35 por ciento en educación básica y de 24 por ciento en educación media superior. Éste es uno de los beneficios tangibles que la Reforma ofrece a todos los maestros.

Los resultados de la Evaluación del Desempeño para Docentes, revela que casi la mitad obtuvo niveles de bueno y destacado en Educación Básica, mientras que en educación media superior, la mitad se ubicó en los niveles bueno, destacado y excelente.

Una educación más incluyente es uno de sus ejes medulares. En este sentido, un mayor número de estudiantes acceden a la educación media superior, cuya cobertura pasó de 68 por ciento a 76 por ciento en lo que va de la actual Administración, y que en el próximo ciclo escolar alcanzará 80 por ciento; ascendiendo a 35.8 por ciento en educación superior, nivel muy próximo para cumplir con la meta de 40 por ciento del presente Gobierno.

De igual manera, se impulsa el programa más grande en infraestructura escolar en las últimas décadas, que va a permitir a un mayor número de planteles contar con condiciones de equidad y calidad. A través de Escuelas al CIEN, se invierten 50 mil millones de pesos adicionales a lo que se está haciendo anualmente, beneficiándose a más de 33 mil escuelas.

A pesar de los avances, aún existen manifestaciones e intereses que intentan detener este cambio trascendental.

Hoy, más que nunca, México requiere de la unidad y el trabajo de todos para construir un país competitivo, próspero y más incluyente. La calidad de la educación es clave para transitar a mejores niveles de progreso y bienestar social.
*  Senadora de la República por el Estado de Chihuahua, presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos del Senado, Sexagésima Tercera Legislatura.
graciela.ortiz.glez@gog.org.mx

Twitter:@GOrtizGlez

Facebook: graciela.ortizgonzalez