imagotipo

René Arce Islas

  • René Arce

Ya entendimos que no entendieron

El título del artículo es una frase que empleó Juan Pardinas, Director General del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), cuando explicó en un artículo suyo la importancia de la iniciativa ciudadana #Ley3de3. La capacidad que tuvieron organizaciones de la sociedad civil para encauzar el enojo del pueblo mexicano ante los actos de corrupción que han salido a la luz, fue uno de los mayores avances en la historia social de nuestro país.

En lugar de generar un movimiento social en las calles, la forma de protesta fue por las vías institucionales al promover una iniciativa ciudadana de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, eso quiso decir que más de 630 mil firmantes de la iniciativa fue poner a prueba a nuestro sistema de partidos. La ruta más fácil, desde una visión lógica, era que los partidos asumieran la iniciativa mandando el mensaje que estaban reaccionando ante el clamor de todos aquellos que participaron con su firma para combatir la corrupción.

Sin embargo, en estos momentos, es explícito que “ya entendimos que no entendieron”. La respuesta de los partidos PRI y Verde ante el llamado popular de contar con mecanismos legales que generarán sistemas menos corruptos fue tomar la propuesta y meterla hasta el fondo de un cajón. En cambio, están proponiendo un Sistema Nacional Anticorrupción que no modifique en nada el sistema corrupto que tenemos.

El mensaje del PRI-Verde es claro: “no queremos que toquen nuestras formas sistemáticas de hacer política, porque el modificarlas significa cambiar nuestros métodos de ejercer el poder”. Está claro que el atentar contra las formas institucionalizadas de hacer corrupción iba a generar problemas para los priístas, se estaba confrontando su capacidad de entendimiento de la situación social versus su forma de hacer política, y la respuesta fue contundente, pelear por mantener sus usos y costumbres.

Considero que la parte institucional para la queja y modificación del andamiaje del sistema se debe de mantener en el Senado, pero es tiempo de que los más de 630 mil mexicanos que firmamos la iniciativa y aquellos que se sumen, manifestarnos de forma más organizada para presionar a los senadores que quieren tirar la iniciativa.

La participación social debe generar un resultado específico en los senadores: elevar el costo político de sus acciones. Para lograr ese fin, es necesario exponer a los senadores que intentan ir en contra de un sistema que castigue los actos de corrupción y a los personajes involucrados, eso se logra mediante la socialización de la información, así como ir pasando el mensaje de lo que se está intentando llevar a cabo en el Senado.

Muchas veces los abusos de poder se dan por el poco interés de la ciudadanía hacia ciertos temas, así como por la información que no es dada a conocer. Por lo tanto para que hechos como el tirar la iniciativa 3de3 no pase, es necesario involucrar a la mayor cantidad de personas. A los legisladores se les va a doblegar si ven que su costo político en su carrera es tan grande que acaba por no ser redituable su postura ante el Sistema Nacional Anticorrupción.

Se está dando una de las batallas más importantes para el futuro del país que implica romper un sistema que tiende a la corrupción, hago un llamado a no dejar solos a los miembros de las organizaciones civiles que están dando ésta lucha. Que el respaldo de más de 600 mil mexicanos se vea reflejado en el acompañamiento de las discusiones técnicas del Sistema Nacional Anticorrupción. Organizándonos como sociedad, se podrá doblegar el intento del régimen autoritario de seguir con su corrupción sistemática.

Mail: renearcecirigo@gmail.com

FB: René Arce

Web: renearce.com

Tw: @renearcemx