imagotipo

Repunta el Mercado Interno / Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

* México con margen de maniobra para mantener el

dinamismo económico ante el entorno mundial desfavorable

Con la nueva metodología para determinar con mayor oportunidad y precisión el comportamiento de la economía del país elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se podrá conocer el crecimiento de Producto Interno Bruto (PIB) treinta días después del cierre de cada mes, lo cual nos ubica en el tercer rango de países por la oportunidad de difusión de cifras sobre la evolución de sus actividades económicas.

El indicador oportuno que hasta ahora se utilizaba para conocer el rumbo que tenían las actividades productivas era solamente el  indicador global de la actividad económica (IGAE), el cual ya ha venido indicando que la economía mostraba una recuperación respecto de la disminución en el ritmo de crecimiento que sufrió durante el segundo trimestre del año.

El mejor desempeño económico se confirma con el cálculo oportuno que con la nueva metodología ha dado a conocer el INEGI al inicio de esta semana. De tal manera, se establece que durante el tercer trimestre del año el PIB mostró un ritmo de expansión anualizado de 2.4 por ciento. Sin embargo, de acuerdo con la tendencia hasta el mes de agosto las actividades productivas se venían acelerando, por lo que de acuerdo con el IGAE de dicho mes, se estimaba un crecimiento de 2.8 por ciento.

Ante la débil recuperación de la economía norteamericana, así como ante la caída del precio de petróleo y la incertidumbre financiera que existe a nivel internacional, ha sido el mercado interno el factor que ha mostrado mayor dinamismo y se  ha convertido en el motor para que el país no haya caído en una fuerte desaceleración, como ha ocurrido con otras economías emergentes.

La transformación que se está llevando a cabo a raíz de las instrumentación de las reformas estructurales y de las acciones complementarias que ha emprendido el gobierno de Peña Nieto, ha permitido un crecimiento del empleo y del poder adquisitivo del ingreso, lo cual aunado a un mejor desempeño del sector bancario para apoyar a la producción y al consumo, han dado como resultado que el mercado interno haya permitido al país sortear los efectos de la inestabilidad económica mundial.

El próximo año continuará el reto de tener que enfrentar el entorno mundial poco favorable. De tal manera, ante las medidas de austeridad y rediseño presupuestal que permitirán mantener la solidez de las finanzas públicas y la eficiencia en el gasto, se buscará que la inversión pública y privada sostenga la tendencia de expansión económica, gracias a los nuevos mecanismos e instrumentos para apoyar proyectos de infraestructura, energéticos y de telecomunicaciones que dio a conocer la Secretaría de Hacienda en el paquete económica para 2016.

Adicionalmente, el manejo prudente de la política monetaria permitirá que el Banco de México cuente con el margen de maniobra suficiente para hacer frente a la eventual alza en las tasas de interés en Estados Unidos, y mantener la inflación dentro de los parámetros establecidos, sin tener que recurrir a medidas que contraigan la demanda y afecten la recuperación del mercado interno.

miggoib@unam.mx