imagotipo

Requisito innecesario / José Roberto Ruiz Saldaña

  • José Roberto Ruíz Saldaña

Dentro de las varias cuestiones que resolvió recientemente la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con motivo de las impugnaciones presentadas por ciudadanos aspirantes a integrar la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, una muy buena noticia es que ese Tribunal haya considerado innecesario presentar copia legible de la credencial de elector de todos los ciudadanos que manifiesten el apoyo a quienes aspiran ser candidatos independientes.

En efecto, el INE en su momento estableció en la Convocatoria que la o el aspirante a candidato independiente debía reunir cuando menos la firma de respaldo de 73 mil 792 ciudadanas y ciudadanos, equivalentes al 1 por ciento de la lista nominal de electores correspondientes al entonces Distrito Federal. A las solicitudes de registro los ciudadanos debían acompañar, entre otros documentos, copia simple legible del anverso y reverso de la credencial para votar de todos y cada uno de los ciudadanos que suscribieran la cédula de respaldo. Esas copias podían entregarse en medio físico o electrónico.

Afortunadamente, el Tribunal fue sensible con los ciudadanos que acudieron a impugnar ese requisito y sostuvo que si éste no se encontraba expresamente establecido en el Decreto de Reforma Constitucional, no era factible que el INE lo introdujera, en tanto que “se trata de una exigencia que no abona a la plena eficacia del derecho a ser votado, además de que existen otros mecanismos para verificar el respaldo ciudadano”. Es más, para el Tribunal Electoral la lógica y finalidad del proceso electivo constituyente es conformar un órgano en que “se busca la mayor representación ciudadana, a través de facilitar el registro de candidaturas independientes”.

Para la Sala Superior del Tribunal Electoral, además, hay que considerar que obtener las copias de los respaldos obtenidos representa un costo para el aspirante; que aún cuando exista la opción de la vía digital, “el interesado tendrá que obtener las copias para después escanearlas”, así como que el INE hace la compulsa de las cédulas, no contra las copias de las credenciales, sino “contra las listas nominales que obran en los archivos del Registro Federal de Electores”.

Este precedente, que potencia los derechos políticoelectorales a ser votado, podrá ser de utilidad para futuros aspirantes a candidatos independientes, quienes podrán insistir en que solicitar copia de la credencial para votar de los ciudadanos que los respalden resulta innecesario y desproporcional. Hay que persistir, como lo reconoce la propia Sala Superior del Tribunal Electoral, que si bien los Congresos locales cuentan con amplio margen para hacer sus leyes, esa libertad no es absoluta, y no puede atentar el núcleo fundamental del derecho en cuestión. Una vez más, vale decir que el derecho electoral es como lo queremos, lo pensamos y lo proyectamos.

Consejero electoral del INE

@Jose_Roberto77

joseroberto.ruiz@ine.mx