imagotipo

Resultados sin esfuerzo

  • Un abrazo al corazón: Adriana Páramo

Detrás de una historia de éxito siempre hay varios intentos previos y en ocasiones uno que otro fracaso.

A todos nos gustaría que nuestros deseos se cumplieran como por arte de magia.

Bajar de peso, tener un título, un cuerpo atlético, el trabajo ideal, una relación de pareja extraordinaria, pero pocas veces estamos dispuestos a poner de nuestra parte el trabajo que requiere tener todo esto.

Hay quienes incluso llegan a envidiar profundamente lo que hicieron otros sin tomar en cuenta que quien goza del beneficio, es una persona que sí estuvo dispuesta a pagar el precio de obtener lo que tiene a través de su empeño, que seguro tuvo un plan objetivo y se apegó a él hasta alcanzar su meta. No hay cosa tal como resultados sin esfuerzo.

Buscar atajos para alcanzar nuestros sueños probablemente se debe a que no tenemos la motivación adecuada, tenemos miedo o no sabemos cómo hacerlo, pero eso no quiere decir que no podamos aprender; para encontrar una verdadera transformación podemos preguntarnos:

¿Para qué queremos hacer esto?

¿La meta que queremos alcanzar es realista?

¿Qué se interpone entre nuestro objetivo y nosotros?

¿Qué resultados esperamos a corto, mediano y largo plazo?

¿Qué acciones hay que tomar?

¿Cuál es nuestra fecha límite?

Debemos ser honestos con nosotros mismos y confesarnos nuestros temores entre los que podemos encontrar:

Al éxito o al fracaso.

Al rechazo.

A ser diferente.

A salir de la zona de confort.

Etcétera.

También es importante cambiar todos aquellos malos hábitos que nos sabotean y nos llevan a darnos por vencidos, como podría ser:

Evitar enfrentar la responsabilidad de nuestros actos, es más fácil culpar a otros de lo que nos sucede.

No terminar lo que empezamos.

Si constantemente esperamos el momento propicio para hacer las cosas terminamos por postergar, esto nos lleva a perder oportunidades.

Pasar de un trabajo a otro, o estar cambiando de meta constantemente.

Ser perfeccionista, pensamos que siempre podemos mejorar y nos sentimos insatisfechos con lo que hacemos.

Las excusas, siempre hay un pretexto lo suficientemente “convincente” para justificar el porque no…

“Enfócate en lo que sí quieres lograr”.

Quizá al principio tengamos que obligarnos a actuar de una forma diferente, pero con la práctica, terminará por volverse parte de nuestras vidas.
¿Qué esperas para ir construir tu nueva vida?

@AdrianaParamo

www.adrianaparamo.com