imagotipo

Resultados y la participación de México en el G-20

  • Graciela Ortiz

  • Graciela Ortiz González

El 4 y 5 de septiembre se celebró la 11a Cumbre del G-20 en Hangzhou, China, bajo el tema “Hacia una economía mundial innovadora, fortalecida, interconectada e incluyente.”

El G-20 reúne a los líderes de los principales países desarrollados y economías emergentes del mundo, y constituye el foro más importante para tratar asuntos de economía internacional y establecer las directrices de política económica y financiera a seguir para atacar los problemas en esta materia.

Los integrantes de este grupo, representan el 86 por ciento de la economía mundial, el 77 por ciento del comercio internacional y el 64 por ciento de la población del planeta.

Este foro también es aprovechado por los jefes de Estado y de Gobierno para mantener reuniones personales, formales e informales con sus homólogos de otros países y conversar sobre asuntos de interés común y de distinta índole.

Durante los dos días de reunión, los líderes del mundo reconocieron que la desigualdad social continúa siendo un problema estructural a nivel mundial que afecta el apoyo al libre comercio, por lo que hace falta un crecimiento incluyente, que beneficie verdaderamente a más personas y no solo a unos cuantos.

Asimismo, reconocieron que actualmente existe un bajo crecimiento de la economía, caída en la capacidad de consumo y el aumento de las desigualdades desde la crisis del 2008.

En este sentido, acordaron promover la innovación como una herramienta prioritaria para impulsar el crecimiento y revitalizar la economía mundial, específicamente en las regiones en donde se ha rezagado y existe mayor desigualdad.

En el ámbito político, se acordó implementar cuanto antes el Acuerdo de París sobre cambio climático, intensificar los esfuerzos para encontrar una solución a la crisis humanitaria de los refugiados, fortalecer la asistencia humanitaria, se condenó el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones y aminorar las tensiones en diversas regiones del mundo.

El tema del conflicto armado en Siria también fue abordado, sin embargo las partes no lograron alcanzar un acuerdo para un alto el fuego por la desconfianza entre Rusia y Estados Unidos.

Al final de la Cumbre, se acordó también luchar contra el proteccionismo y eliminar los obstáculos al comercio y la inversión internacional, aumentar los esfuerzos para evitar la evasión fiscal y por un intercambio de mercancías más justo.

En la Cumbre, nuestro país compartió los resultados y avances de la política social Prospera, el combate a la pobreza y la inclusión financiera.

También fue oportunidad para que el mandatario mexicano se reuniera con sus homólogos de otros países. Con Barack Obama se ratificó la voluntad de continuar impulsando la agenda bilateral durante el resto del mandato del gobernante estadunidense.

Con el anfitrión Xi Jinping se logró formalizar el Fondo China-México para la inversión de diversos proyectos mayores a los 50 millones de dólares, además de acordar mejorar la conectividad aérea entre ambos países. Finalmente, con la primer ministro británica, Theresa May, acordaron buscar un Tratado de Libre Comercio, en razón de la salida de su país de la Unión Europea.

Para México, el G-20 constituye una plataforma estratégica a través de la cual consolidarse como un actor con responsabilidad global y con capacidad de incidir en la política internacional, especialmente para afrontar los retos de la economía mundial.

Por ello, la participación en los foros internacionales multilaterales debe ser una prioridad para nuestra política exterior, a través de la cual podamos insertar a nuestro país en el primer plano de la política y las decisiones globales.
graciela.ortiz.glez@gog.org.mx

Twitter:@GOrtizGlez

Facebook: graciela.ortizgonzalez