imagotipo

Retroceso en la lucha contra el cambio climático

  • Aarón Irizar López

La llegada de la actual administración en Estados Unidos constituyó un parteaguas para la política internacional en muchos temas, entre ellos el de combate al cambio climático.

Es bien conocida su posición en esta materia, donde ha dudado de la existencia del cambio climático, argumentando que no se sabe realmente si existe o que fue un concepto inventado para afectar a la industria estadunidense.

Por ello, no fue sorpresa llegara para dirigir la Agencia de Protección Ambiental en Estados Unidos Scott Pruitt, un conocido escéptico del cambio climático.

Hace algunos días, la administración estadunidense emitió una orden que cambia diametralmente la política medioambiental implementada durante la administración de Barack Obama. La llamada “Orden Ejecutiva de Independencia Energética”, recorta el presupuesto para el combate al cambio climático y elimina el Plan de Acción del Clima, el cual disminuía las emisiones de contaminantes en el sector del carbón.

Estas decisiones, ponen en peligro algunos de los objetivos de la Agenda 2030, adoptada en 2015, así como el Acuerdo de París, instrumento fundamental para combatir el cambio climático y cuyo principal objetivo es limitar el calentamiento global por debajo de los 2 oC.

Uno de los principales logros del Acuerdo de París fue haber contado con la participación de casi la totalidad de los países del mundo, destacando Estados Unidos y China, los principales emisores de contaminantes a la atmósfera en el mundo con más del 40 por ciento del total en conjunto.

Los objetivos del Acuerdo de París fueron planteados de forma ambiciosa y con posibilidad de ampliarse ya que, de acuerdo con los expertos, aún con las contribuciones establecidas actualmente.

De acuerdo con la ONU, desde 1990 las emisiones de gases CO2 a la atmósfera han aumentado en casi 50 por ciento, de continuar así, se corre el riesgo de que la temperatura aumente hasta cinco o seis grados.

Es una pena que el actual Gobierno estadunidense haya dado la vuelta a una iniciativa tan importante que puede representar la única oportunidad para el futuro del planeta y la humanidad. Sin embargo, es demasiado pronto para darse por vencidos.

Independientemente de Estados Unidos, el resto del mundo continúa estando comprometido con el combate al cambio climático. China, que sigue siendo el principal emisor de GEI. Recientemente, el Gobierno chino canceló la construcción de más de 100 plantas eléctricas alimentadas con carbón, e invirtió cerca de 360 mil millones de dólares en proyectos de energías limpias.

Sin duda, el liderazgo en la materia en la región de América Latina lo tiene México, quien se comprometió a reducir en 25 por ciento su emisión de GEI al año 2030 y hasta en 50 por ciento para el año 2050.

Estados Unidos y China representan menos de la mitad de las emisiones de contaminantes en el mundo, pero el resto de los países representamos la otra mitad. Mientras permanezcamos unidos y cumplamos con nuestros compromisos aún podemos hacer frente al cambio climático.
* Senador de la República por el

Estado de Sinaloa. @AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez