imagotipo

Revolución Industrial 4.0 / Paradigma Económico / Jorge Sánchez Tello

  • Jorge Sánchez Tello

En el Foro Económico Mundial que se realiza en Davos, Suiza, se ha puesto en la agenda mundial la necesidad de analizar la nueva revolución industrial que el mundo industrial está viviendo. ¿En qué consiste esta nueva revolución industrial? El mundo digital empieza a unirse a la realidad a través de las tecnologías de información y la comunicación, porque están trabajando para transformar procesos industriales tradicionales y, consecuentemente, modificar las diversas áreas productivas. Es la llamada Industria 4.0, cuyo ambicioso proyecto alemán y estadunidense es impulsar la alta tecnología, es promover la automatización de la manufactura. La primera revolución industrial fue la máquina de vapor y las siguientes, la fabricación en línea y la electrónica industrial.

El mercado laboral está ante un cambio radical: las máquinas y las cosas se comunican, se conectan y se convierten en fábricas inteligentes. ¿Llegó la era del robot? Creo que sí.

La globalización ha permitido multiplicar la conectividad; la aparición de nuevas tecnologías como la computación en la nube, el internet de las cosas y el Big Data ofrecen nuevas posibilidades a las empresas.

El llamado “internet de las cosas”, ese fenómeno en auge de conexión de gente, datos y máquinas, que está siendo impulsado por la proliferación de multisensores conectados entre sí; también está llegando a la industria para revolucionar los procesos tradicionales, con el objetivo de adaptar la producción a las necesidades particulares de cada consumidor en tiempo real. Es decir, el consumidor de esta era de las fábricas sin humos demanda cada vez más productos a “la carta”, diseñados por el mismo, y además los quiere rápido en casa.

La producción industrial del futuro no tan lejano estará caracterizada por la fuerte personalización de los productos, bajo las condiciones de un sistema de producción altamente flexible y la extensa integración con clientes.

Estados Unidos impulsa una iniciativa conocida en español como Coalición del Liderazgo para Manufactura Inteligente, que trabaja para construir la base de una industria informatizada.

La realidad nos acerca a que tenemos ya robots inteligentes que trabajan de forma amigable con operarios, comunicación entre máquinas, realidad aumentada para visualizar prototipos, eso y más es lo que se denomina la revolución de la “industria 4.0” o de las fábricas “inteligentes”. Seguramente si han visto la serie película Iron Man sabrán a que me refiero aunque hay muchas más.

Se extenderá el uso del Big Data, esa tecnología de análisis de datos que reutilizados con “inteligencia” ofrecen grandes funcionalidades, y que pueden almacenarse y procesarse en tiempo real desde sistemas de computación en la “nube”.

El futuro ya está aquí, obviamente tendrá un impacto en la economía y serán los ganadores los que se adapten a este nuevo mundo y puede tener un impacto en generar desempleo en los trabajos que requieren menos capacitación. Las previsiones apuntan a que en la próxima década habrá un déficit de dos millones de profesionales especializados en este “internet de las cosas”.

Para México es una oportunidad para dar ese salto hacia un país desarrollado, porque como demuestra un estudio de la Fundef, se han creado pocas grandes empresas que son las que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), al encontrar que este tipo de empresas no necesitan tanto crédito porque se autofinancian sus proyectos de inversión. Bajo este escenario de revolución industrial 4.0 se necesitará de mayor inversión en tecnología y educación.
*Economista e investigador asociado de la Fundef
www.fundef.org.mx

jorge.sanchez@itam.mx

Twitter @jorgeteilus