imagotipo

Salud con herbolaria

  • Salud con herbolaria: Juan Nieto Rivera

Plantas herbolarias para la menopausia, reglas dolorosas y el cambio hormonal

(Segunda parte y última)

En el anterior artículo, publicado el viernes 2 de diciembre del presente año, abordamos el tema plantas herbolarias para la menopausia, refiriéndonos en general a las molestias que tiene la mujer cuando llega la menopausia. Este problema de salud es muy “traumante” y conlleva muchos cambios hormonales en la mujer; el ciclo fértil terminó y es el inicio de un nuevo calvario: estrés, bochornos, depresión, dolor de cabeza, náuseas, falta de deseo sexual, sudoración, irritabilidad; la menstruación terminó y el ginecólogo recomienda la Terapia de Sustitución Hormonal (TSH) ya que la mujer no producirá estrógenos.

Esta terapia es sintética y cuando el organismo no lo reconoce como natural o propio el sistema linfático lo rechaza y surgen molestias tales como: dolor de huesos, la osteoporosis llegará, estará más expuesta a sufrir fracturas de cadera y/o piernas por la pérdida de calcio y fósforo; una densitometría nos revelará la calidad del sistema óseo en
la mujer.

Al llegar la menopausia, también es probable el aumento de colesterol e hipertensión y, por consecuencia, los infartos y embolias. En el anterior artículo mencionamos que existen inyecciones, cremas vaginales, parches cutáneos y otros que su médico puede recomendar para el tratamiento de las molestias; es cuestión de tiempo para que el organismo femenino se adapte a este nuevo cambio en su vida. La mujer deberá estar monitoreando esos cambios y realizarse estudios rutinarios; llevar periódicamente su examen de Papanicolaou y observar si hay sangrado después de la menopausia, llevar a cabo estudios de parascopía e histeroscopía que le permitirán saber si los órganos reproductores han sufrido algún cambio notorio o se encuentran bien en sus células. Lo importante es la prevención. Para más información, adquiera el artículo anterior.
ALIMENTOS RECOMENDADOS EN LA MENOPAUSIA

El calcio es importante en cualquier edad, pero se hace más vital en las mujeres menopáusicas; para evitar la osteoporosis se deben consumir alimentos con alto contenido de calcio, tales como almendras, levadura de cerveza, leche descremada, yogur de búlgaros (no comercial), quesos frescos no salados, salmón, sardinas, pescado de agua dulce; tomar con prudencia suplementos que contengan calcio, principalmente las personas con cálculos renales; nuevos hábitos serán necesarios en su alimentación; se acabaron las “comilonas”, ricas en grasas y carbohidratos, evitar cafeína y alcohol, refrescos embotellados, pastelillos, chocolates, flanes. Estos pueden ser consumidos con medida.

LA MENOPAUSIA, UN CAMBIO DE VIDA EN LA MUJER

La menopausia no es envejecimiento, vendrán cambios hormonales que le llevarán de cuatro a cinco años, se presentan entre los 45 y 50 años de edad; se caracteriza por periodos de calor intenso, sudores y es cuando la mujer “adopta” un abanico que nunca –quizá- pensó que lo usaría; las relaciones sexuales podrían ser dolorosas debido a la sequedad vaginal, por lo que deberá usar cremas vaginales para lubricar la zona.

El ejercicio es importante; practicar yoga, caminatas, ejercicio aeróbico de bajo impacto y natación ayudará a sobrellevar las molestias de esta etapa; fortalecerá los huesos, el sistema circulatorio, previene enfermedades cardiovasculares como infartos o embolias. Antes de practicar cualquier actividad física, consulte a su médico.

En cuanto a la alimentación, disminuya el consumo de proteínas, sal; abunde en cereales, frutas, verduras, alimentos altos en omegas como el pescado, atún, salmón, charales, quesos frescos y yogur.

El cambio llegó, entonces también un cambio de alimentación y actitud mental; reitero, esto no significa envejecer, al contrario, transfórmese en una mujer más positiva y más bella. ¿Usted qué opina, estimada lectora? Tómelo con optimismo y seguridad, agradezca a Dios por este cambio; si tuvo hijos ¡sembró la semilla!
PLANTAS MEDICINALES PARA LA MENOPAUSIA

Recomendamos las algas, que son plantas marinas; es importante no cocinarlas pues se pierden nutrientes importantes, como calcio, fósforo, magnesio, cromo, etc. Hay algas pardas, rojas y verdes, las cuales contienen fibras, vitaminas como omega 3 y C, así como aminoácidos muy importantes que ayudarán a los pacientes con problemas de gastritis, ya que fortalece la flora intestinal. El potasio nos ayudará al buen funcionamiento del corazón y evitará los infartos, la hipertensión y el colesterol; las algas proveen de yodo y antioxidantes, beneficiando a la tiroides para evitar la obesidad. El alga espirulina la encuentra en las tiendas naturistas.

Otros alimentos que le ayudan en esta etapa: El brócoli y la alfalfa –ricas en clorofila-; las ensaladas de apio, perejil, berros y trocitos de rábanos son excelentes, también la vitamina E de 1000 UI y el complejo B12. Beber en ayunas una “lechada” de almendras con avena integral y miel le dará mucha energía.

Bueno, estimada lectora, el espacio se terminó. Hasta la próxima, mil gracias por su preferencia y Dios las bendiga.

Correo: lasabiduriadelbuho12@gmail.com

Mayor información: 5529 7195