imagotipo

Salud con herbolaria

  • Salud con herbolaria: Juan Nieto Rivera

  •  ¡Vacunas contra el cáncer con antígenos de la orina!
  • ¿Mito o realidad científica?

Los aztecas le atribuían a la orina diversas propiedades, la aplicaban en el uso de heridas después de las batallas; es antiséptico y hemostático (detiene las hemorragias), los curanderos hacían una mezcla de orines con tierra, formando un emplasto para tapar la herida; para golpes y moretones, reunían en un recipiente la orina, la mezclaban con árnica machacada y friccionaban con ella la parte golpeada.

Cuando había partos difíciles en las mujeres, se bebían su propia orina y ésta aumentaba las contracciones; los nativos que vivían cerca del mar la usaban para neutralizar los efectos de la urticaria provocados por la medusa o “aguamala”, orinando en la parte afectada; los mayas trataban los hongos de los pies orinándose sobre ellos y luego secándolos al calor del fogón. Los curanderos también recomendaban beber un poco de orina de niños de cuatro a cinco años de edad para la curación de golpes internos y también lo daban como remedio para la diabetes; cuando se sospechaba de esta enfermedad hacían orinar al “paciente” en un hormiguero y si las hormigas se aglomeraban en torno a ella, era signo que tenían el “mal del azúcar”.

Para la ronquera y el dolor de garganta, recomendaban orinar en un recipiente y calentar los pies con sábila asada y se paraban dentro de él, con los pies descalzos. Los nahuas, para limpiar al enfermo de “aire”, utilizaban los orines de un niño no mayor de tres años, también lo aplicaban para la caspa, tiña, heridas, infecciones de los oídos, asperezas y manchas en el rostro.

La orinoterapia ya la practicaban los chinos, griegos e indios, para sus enfermedades, para mordedura de perros y serpientes, quemaduras, heridas y cicatrices recientes. Recordando un triste episodio en la historia de México, del terremoto de 1985, se supo de personas que estuvieron atrapadas entre los escombros y para sobrevivir bebieron su propia orina, salvando su vida.

En Alemania, Francia y Japón, se están haciendo vacunas para enfermedades como el cáncer, sida, diabetes y otras; en la Universidad de Nueva York se investigó que una proteína presente en la orina de la mujer embarazada parece bloquear las enfermedades como el cáncer, sida, diabetes; recordando en el pasado al Dr. Alexander Fleming, quien descubrió la penicilina, demostró que hay una sustancia llamada lisozima, que se encuentra en la orina, lágrimas y saliva del ser humano.
¿QUIÉN FUE EL DOCTOR RUIZ CASTAÑEDA?

Fue uno de los científicos más importantes en la ciencia médica y en el mundo. En el ramo de la elaboración de vacunas con antígenos de la orina, en la Segunda Guerra Mundial, franceses, alemanes y rusos vacunaron a sus tropas con la “vacuna Castañeda”, aplicada para el tifo, brucelosis, fiebre de Malta y otras enfermedades, todo con base en los péptidos de los sedimentos de la orina humana. Tuvo gran reconocimiento por la Organización Mundial de la Salud por sus certeros estudios en microbiología; tuvo infinidad de premios y reconocimientos a nivel mundial; él realizó estudios en la Academia de Inmunología y Medicina de Nueva York e hizo estudios en patología y bacteriología en el famoso Instituto Pasteur de París; fundó el Laboratorio Experimental de Inmunología en el Hospital General, donde llevó a cabo investigaciones de uso diagnóstico, obteniendo antígenos de la orina de los pacientes; actualmente en los laboratorios de microbiología se usa el llamado “medio” Ruiz Castañeda: en una botella de plástico, esterilizada, se deposita la orina y en los sedimentos de ésta crece el microorganismo. Este científico ilustre dejó para la humanidad, al servicio de la salud, el Instituto de Alergias e Inmunidad, A.C., su famosa frase: “Con una gota de orina o de sangre, pueden saberse todos los pecados capitales que ha cometido una persona”, nos dice la gran importancia de estos estudios.
¿QUIÉN APLICA ESTAS VACUNAS EN MÉXICO?

Hemos entrevistado al doctor Bernardo González Domínguez, a cargo del Servicio de Autouroterapia en la Unidad Médica “Dr. Maximiliano Ruiz Castañeda” Jurisdicción Sanitaria Iztapalapa y miembro del Programa de Medicina Integrativa del Centro Especializado de Autouroterapia, y nos comentó que el proceso es sencillo: en un recipiente de plástico limpio y esterilizado se deposita un cuarto de alcohol de caña de 96º, se deposita la primera orina de la mañana por cinco días, después de este lapso de tiempo se acumula un sedimento en el fondo del recibiente, éste se deberá conservar en el refrigerador, tapado con una bolsa de plástico, se lleva al laboratorio, se centrífuga, se evapora, se suspende en una solución salina, se filtra, se diluye, se hacen pruebas de esterilidad  y de cultivo para saber si está libre de contaminantes, se envasa con las más estrictas medidas de asepsia y se le da al paciente, inyectándose alternativamente en ambos brazos, empezando con 10 unidades hasta llegar a 80, llevando una fecha de caducidad; ésta se aplica en pacientes con cáncer, esclerosis múltiple, lupus, artritis, reumatismo y otras enfermedades. Las vacunas las aplica en su clínica ubicada en Cecilio Robelo 163 interior 3, Colonia Jardín Balbuena, en la Delegación Venustiano Carranza.
CONFERENCIAS EN FOROS NACIONALES

El doctor Bernardo González ha dado conferencias magistrales sobre las terapias de los antígenos de la orina que se han aplicado en pacientes con cáncer, diabetes, esclerosis múltiple y otras enfermedades; por medio de estas vacunas elaboradas con la orina del paciente se crean antígenos y es sistema de defensa del cuerpo humano: creará anticuerpos y la respuesta inmunitaria se presentará, segregando anticuerpos inmunoglobinas, haciéndose inmune al virus o bacterias. Las vacunas son una esperanza para este tipo de pacientes, a pesar de que hay fuertes intereses económicos de empresas farmacéuticas transnacionales en no avalarlo y menos reconocerlo.

¿Interesante el tema? Pero como siempre, el espacio se terminó. El Sol de México y su servidor agradecemos su preferencia, estimado lector y lectora. Mil gracias y Dios los bendiga.

Información, dudas, comentarios: lasabiduriadelbuho12@gmail.com tel. 5529 7195.