imagotipo

Satiricosas

  • Manu Dornbierer

  • Manu Dornbierer
  • La corrupción nos mata

En un estudio llamado “Anatomía de la Corrupción”, auspiciado por el Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), María Amparo Casar expresó el problema en una frase perfecta: “Estamos frente a un problema enquistado como norma social. Acabar con la corrupción no es tema de ética pública, sino de sobrevivencia nacional. Es más rentable acabar con la corrupción que seguir tolerándola”. Como vemos, todo mundo habla de corrupción y de combatir esa “divisa” muy mexicana que algunos creen ingeniosa “El que no transa, no avanza”. Y… seguimos en las mismas en México. ¿Qué hacemos para combatir la corrupción cada quien dentro de sus posibilidades? No es por decreto que se alivia semejante costumbre que ahoga al país y, por lo que estamos viendo, a muchos otros que uno creería “mejorcitos”. Por lo visto hoy es mundial la corrupción, pero seamos francos, hay gente “doctorada” en la materia en este país, sobre todo entre los funcionarios.

FUNCIONARIOS CORRUPTOS

Pero también muchos mexicanos estamos en desacuerdo con el dicho del presidente López Portillo (1976-1982). “La solución somos todos”, tergiversado a “La corrupción somos todos”, así él haya sido el primero en cambiar una por otra la “divisa” cuando le permitió a sus hermanas, Alicia y Margarita LP., embolsarse millones de dólares sobre los barcos petroleros Abkatun y Cantarell, sobrevaluados a costillas de Pemex, como bien lo señaló en su momento la Lloyd’s de Londres. Ese asunto, que mandó por cinco años a la cárcel a su amigo y benefactor, Jorge Díaz Serrano, director de Pemex (1976-1981) es el mayor caso de corrupción gubernamental que me consta y duele por la injusticia. Hubo muchos más en el curso de los sexenios, pero ese fue el que conocí a fondo y estando todos los protagonistas en el otro mundo, he pensado que Díaz Serrano debió decirle al Jolopo: Si haces eso, te renuncio. Hubiera perdido el puesto y México no hubiera tenido sus luces para desarrollar su riqueza petrolera, que gracias a Salinas ha ido a dar a los gringos. Sí, JDS hubiera perdido esa ocasión histórica, pero con gran honor y no como sucedió después. Era además de ingeniero, historiador y ya sería hora que sus colegas con título rinbombante de “Historiadores” (aunque los periodistas lo hacemos mejor) trabajaran en algo más reciente que la independencia y la revolución… Pero vayamos al tema de la corrupción hoy, hoy , hoy:

Salió a colación López Portillo y su gran corrupción, pero -de tal suegro, tal yerno- recupero esta info de Proceso del 25 de febrero de 2015, que se refiere al que fuera marido de la hija de JLP:

“Durante el primer año de la administración de Enrique Peña Nieto, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) no solo ocultó gran parte de su dinero en un fondo opaco, tampoco “fue posible verificar que sus actividades contribuyeran al desarrollo cultural en las diferentes regiones” del país, concluyó la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Así, en los últimos 10 años, la tasa media de crecimiento anual de los asistentes a eventos artísticos y culturales apenas alcanzó el 0.2 por ciento, ya que si bien en 2003 los eventos culturales atrajeron poco más de 23 millones 88 mil personas, en 2013 registraron una cifra casi similar: 23 millones 545 mil asistentes. Dos años antes, en su auditoría de la Cuenta Pública 2011, la ASF revisó al Conaculta en su desempeño de la promoción cultural, y observó que el organismo patrocinó 92 mil eventos, los cuales beneficiaron a solo 36 mil 459 personas. En 2013, el Conaculta reportó la realización de siete mil 63 actividades de “promoción cultural”, cuando en realidad solamente dos mil 836 de ellas entraron en este rubro, ya que las demás consistieron en “acciones de difusión”. Dos años antes, en 2011, la ASF determinó que el Conaculta había realizado cuatro mil 161 actividades de promoción de la cultura. En 2013, por cada evento realizado por la Coordinación Nacional de Patrimonio Cultural y Turismo –instancia que desarrolla proyectos culturales y turísticos en sitios patrimoniales–, el Conaculta gastó 292 pesos, cuando en cambio desembolsó apenas 3.78 pesos por cada asistente a los eventos de la Coordinación Nacional de Desarrollo Cultural Infantil.

“FONDO OPACO: La ASF subrayó que a raíz de un contrato de mandato firmado en 1989 con Banamex, el Conaculta creó el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, una figura jurídica independiente y ajena al Gobierno federal. A través de este fondo, el Conaculta se otorgó la capacidad de usar a su discreción el dinero aportado por la Secretaría de Educación Pública –la ASF evoca incluso la existencia de un “gasto paralelo a su presupuesto autorizado”–, lo anterior al margen de “los esquemas de control, transparencia y rendición de cuentas”. Tras verse impedida de revisar el buen uso de la totalidad de los 848 millones de pesos de dinero público que ingresó el Conaculta en 2013, la ASF exigió la “extinción” del contrato de mandato, el cual sí entregó más de cinco millones de pesos a Banamex por “servicios bancarios”. Y eso porque la ASF detectó un mal manejo de fondos por parte del órgano cultural: no pudo presentar los expedientes de tres beneficiarios de los programas que financió –de los cuales solo uno había sido autorizado en el marco del mandato–, y tampoco reportó 258 millones provenientes de donativos recibidos, 275 millones de pesos de “gastos atendidos con recursos del patrimonio del mandato” y 40 millones en “reembolsos de los beneficiarios o becarios”.

Traté de hablar por teléfono con Tovar y de Teresa , secretario de cultura, al parecer, pero obviamente no en la realidad, para ponerlo al corriente del aniversario No 70 de las relaciones diplomáticas entre México y Suiza, países de los que tengo el honor de ostentar ambas nacionalidades. Pero siempre estuvo ocupado en algo más importante, y mire que no solo para un tema internacional, sino como escritora mexicana autora de 27 libros, _uno por cierto en el que unos reporteros describen la falta de honradez de Tovar y de Teresa en el grotesco Bicentenario que organizó Calderón en 2010 _ debería tener la cortés obligación de escucharme.

Traté de informar lo siguiente: El pintor, Francisco Eppens (1913-1990), del que los mexicanos vemos a diario y varias veces al día una de sus obras, nada menos que el Escudo Nacional de México, también tuvo ambas nacionalidades , porque aunque en su tiempo no se aceptaba la doble nacionalidad ,la suiza que se obtiene por vía paterna o materna, es irrenunciable. Francisco Eppens, amigo de Siqueiros, tiene obras famosas en todo México , entre otras en el mural de la Facultad de Medicina de la UNAM que fue retirado para restaurarlo (y no sé si repuesto en su lugar). A mi familia pertenecieron cuatro murales: mi padre suizo, se los encargó a su paisano pintor y uno de ellos representa un escudo con la famosa cruz rojiblanca, reverso de la Cruz Roja , inventada por otro suizo, Henri Dunant (1828 -1910). Ese mural se requiere hoy como símbolo de unidad de los dos países para fines de este octubre de 2016. Adornará el chalet que la Embajada de Suiza montará en el Paseo de la Reforma en CdMx para la celebración de los 70 años de relaciones. El mural fue donado por mi hijo, el ingeniero Enrique Ugarte Dornbierer y yo misma a la Universidad Autónoma del Estado de México, UAEM, y restaurado con los otros tres por esa casa de estudios. Con la debida elegancia, la UAEM está de acuerdo en exponer el de la “amistad suizo- mexicana” en el chalet de Reforma.
SISTEMA NACIONAL ANTICORRUPCIÓN

Hoy, en 2016, todos los que tenemos en cierta manera que tratar negocios con gente del Gobierno, sea la que sea, damos la bienvenida al Sistema Nacional Anticorrupción que crearon la Secretaría de la Función Pública (SFP) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE). A través de este sistema y de la prensa (abierto estará mi espacio par uds. cuando lo necesiten, lectores) los funcionarios nos van a escuchar. Y por su casa empiezo, como ven. Pero, antes confieso que lo que “espina” es que en la Secretaría de la Función Pública es titular de “Política de Transparencia y Cooperación Internacional”, Teresa Gómez del Campo Gurza , hermana de Mariana, hoy senadora, antes presidenta del PAN capitalino, parientes ambas y muchos otros Campos, colocados en el Gobierno de México en tiempos de Felipe Calderón, que por lo visto sobreviven con el PRIAN de Peña Nieto. Son como se ha dicho, primos y primas de Margarita ABC, que ahora va por la presidencia para sí misma. A esta Teresa Gómez del Campo Gurza, La Jornada, Contralínea y Sin Embargo, le han publicado como a toda la camada de primos y sobrinos de Margarita ABC (salvo uno) cosas verdaderamente “penosas” que ya pondré en mi blog para su sustento. Y…
PARA LUEGO ES TARDE.

Por lo pronto aprovecho esta primera denuncia para preguntar lo siguiente: Si tienes una cámara hiperbárica, como es mi caso, y le estás dando un servicio de oxigenación profunda muy útil a la población de Acapulco _tratamiento urgentísimo en el caso del “pie diabético” que los hospitales del Seguro Social y otros nosocomios no se paran en pintas para amputar_ y el Gobierno a cargo de la salud de la población no te paga, tienes no solo el derecho sino la obligación de decirlo, para empezar a los pacientes que te reprochan que suspendas su tratamiento. ¿O no? Y otro caso: Si sabes que los jefes de salud prefieren medicar químicamente a la población y a veces hasta tirar a la basura medicinas pagadas para comprar más y tener más moches, porque la industria farmacéutica mundial es buena compradora de conciencias médicas, y te dan pruebas de esa aberración, tienes el absoluto deber de informarlo a quien sea pertinente y al público. Y si eres como en mi caso usufructuaria de espacios periodísticos, si no lo haces te conviertes en detestable cómplice de esa corrupción que odias y que pretendes combatir en otros. ¿O no?.
librosdemanu@gmail.com