imagotipo

Satiricosas

  • Manu Dornbierer

  • Manu Dornbierer
  • Calexit

Muchos terrícolas están hartos de sus etiquetas y están dispuestos a mandar a la porra a sus patrias oficiales. Ya se sabe que los catalanes no quieren ser españoles, que los escoceses no quieren ser ingleses, desde los pleitos que ya tienen rato, de María Estuardo y su hermana Isabel I. A los africanos hace mucho que les chocó África desde que “de buena voluntad” los invitaron a servir de esclavos a los blancos y hoy, paupérrimos en su sobreexplotación in situ decidieron devolverles la visita a los europeos. Ni hablar de los diferentes nómadas arábigos musulmanes con ocho hijos en promedio por familia, que siguen con eso de “solo mi profeta es el verdadero” y quieren que todas las mujeres usen burka. Los refinados venecianos se declararon cansados del resto de lo italianos. Los yucatecos se dicen “la república hermana” de Estados Unidos Mexicanos, que ya no se quieren llamar así, sino simplemente México (lo único soportable que propuso el marido de La Calderona, Margarita Gómez del Campo, ABC).

Y ya se vip a la solidaria Inglaterra salirse de la Unión Europea en plena invasión musulmana mediante el ruinoso movimiento Brexit. Los “cubanos de Miami”, bastión de odio secular, aplastaron en Florida la apertura de Obama, nacido en Hawái (pero según Trump no es gringo), hacia Cuba, votando por el perpetrador de ese odio. Por cierto, se reavivaron las ansias del archipiélago de sacudirse el yugo colonial y quizás tomando en cuenta las tonterías del candidato electo, están viendo de nuevo si se zafan del imperio.

Y votaron por Adolfo Trump, el rico Mc Pato también llamado Donald, los estadunidenses de corte nazi, ignorantes totales del resto del mundo. Fueron muchos aunque no tantos como la cantidad que arrojó su vetusto y amañado sistema electoral, Y esa es la gota que derramó el vaso de los californianos que conforman la sexta economía mundial solitos.

Dentro del tsunami separatista se encuentran desde hace también tiempo los californianos que hoy salieron a las calles masivamente para demostrar que detestan al feo güero, ese del copete retrógrada con el que cree engañar al mundo sobre su calvicie. Empezaron con el movimiento “Yes, California Independence Campaign” y hoy copian el práctico nombre de Brexit y se llaman Calexit: Salida de California. Why not?

¿Por qué, dicen, tendrían que someterse al tramposo sistema electoral de USA si ellos votaron contra él con alrededor de tres millones de votos en favor de su contrincante? En 2019, siguiendo el orden electoral establecido -si no es que saltándose las trancas- podrían votar y obtener el Calexit.

En Los Ángeles, “la presidencia de Trump amenaza con desatar un choque institucional entre California y Washington en el que los proponentes del Calexit, que hace dos años fueron ignorados por los votantes, tengan por primera vez cierto momento político”. Eso sucedería en 2019, según las reglas,
EL DISCURSO DE TRUMP

En la civilizada ciudad de Boston se dio en julio 2016 una muestra de la “civilización” que promueve el que hará a “América grande de nuevo”, ese que insiste en robarse el nombre de todo el Continente. El asunto recuerda la conducta nazi tras los discursos de Hitler contra los judíos antes de subir el último peldaño del poder que llevaría al planeta a la Segunda Guerra Mundial y a uno de los mayores holocaustos de la historia.

Dos hermanos de apellido Leader, Scott y Steven, de 30 y 38 años, la emprendieron contra un homeless mexicano dormido en la calle. Se orinaron sobre él y lo golpearon con un tubo rompiéndole la nariz. Detenidos e interrogados por la policía, declararon que fueron inspirados por el discurso del magnate Donald Trump, “principal aspirante a la nominación republicana para las elecciones presidenciales” (en el momento). Fin del “sueño americano” ese 17 de julio de 2016 para un mexicano de 58 años que declaró : “Todavía siento dolor en todo mi cuerpo tras este incidente”,dijo en una declaración escrita durante la lectura de la condena de sus agresores .“No creo que mis dedos vuelvan a ser los mismos. Vine a este país hace muchos años y trabajé duro en los campos de cultivo para proveer a la gente con productos agrícolas. Me convertí en un residente permanente de este país hace algunos años, pero incluso si fuera indocumentado no hubiera merecido que me golpearan de esta manera”.

Pero en Boston los agresores trumpistas fueron juzgados y condenados. Los hermanos Leader se declararon culpables este lunes de los cargos presentados en su contra por agresión con un arma peligrosa y por causar lesiones físicas mientras se comete una violación de derechos civiles. El hermano mayor deberá pasar tres años en una prisión estatal, el hermano menor estará dos años y medio tras las rejas. A los dos también les ordenó el juez 20 horas de servicio comunitario, una clase de diversidad cultural y a cumplir tres años de libertad condicional luego de que cumplan su condena en prisión. Y hubo en la prensa local quien dijera ¿No les parece exagerada la sentencia por una paliza a un mexicano?

Hay justicia en Estados Unidos, hay que reconocerlo, pero en ciudades inteligentes como Boston y en las universidades ¿Y cuánto durará? Ya se está volviendo a ver el saludo nazi, pero con “Heil Trump”, en un discurso de Richard Spencer, presidente del National Policy Institute de Tendencia Nacionalista Blanca, en la propia capital, Washinton D.C.

El daño del discurso de Trump está hecho. Sacó a la superficie los peores instintos. Los propios alemanes repudiaron el Heil Hitler-Trump.
MANIFESTACIONES

En la ciudad natal de Trump, Nueva York (Queens), y en Los Ángeles se dieron el 14 de noviembre las protestas más impresionantes contra el electo, que ha revivido el más primitivo racismo en todo el país. no sólo el arraigado de siempre en los Estados más ignorantes del centro.

Por fortuna, el alcalde de Nueva York, Bill Blasio se enfrentó a Trump y le aseguró a él y a los neoyorquinos que New York siempre sería lo que es: la ciudad cosmopolita por excelencia. Ergo no obedecerá las loqueras del que (quién sabe) será presidente en enero.

Sin embargo, el discurso racista de Trump ha dejado de ser obsoleto y ha penetrado en las conciencias de millones de gringos, no hay duda.
ESPECIALES CARACTERÍSTICAS DE CALIFORNIA

Se dice y redice que California, el Estado más poblado del país con 38.8 millones de habitantes, en 2015 produjo 2.5 billones de dólares. Repitamos, sería la sexta economía del mundo si fuera un país. Generó más empleos que Texas y Florida combinados. Están ahí establecidas cuatro de las 10 mayores empresas del mundo, incluyendo a Apple , Google , Hollywood y Silicon Valley.

California es el Estado más mexicano de Estados Unidos: aproximadamente 4.3 millones de mexicanos habitan allá y representan el 40 por ciento de la población estatal. Muchos tienen doble nacionalidad.

El mercado hispano en USA tiene 54 millones de integrantes. Es la sociedad de mayor crecimiento demográfico en el país, y cuenta con un PIB anual que supera los 900 mil millones de dólares. Y sólo en California está 46 por ciento de ese gran mercado hispano.

La ciudad con más mexicanos en el mundo, sólo después de la Ciudad de México, es Los Ángeles, California.

El señor Adolfo Trump que odia a México porque no le permitió adueñarse de varias costas, odia a los mexicanos por su resistencia al trumpcapricho, pero además porque su ex esposa le puso los cuernos con un compatriota nuestro. No es un hombre de Estado. Políticamente hablando es un enano gritón.

Los que agredieron al homeless mexicano, los cubanos de Miami que votaron por él , los tejanos antimexicanos, los granjeros ignorantes de Arizona que empezaron la caza (como tal) de mexicanos y muchos otros, deberían entender que los genes mexicanos están muy lejos de ser deleznables.

¡Ojo USA! Se te pueden ir en cadena tus mejores Estados, inteligentes, brillantes y productivos , California  y New York, entre otros como Illinois.

manoudornierer@gmail.com

librosdemanu@gmail.com