imagotipo

Satiricosas

  • Manu Dornbierer

  • Manu Dornbierer
  • Feliz Navidad… sólo para algunos

La mayoría de los mexicanos no están pasando hoy la más feliz de las navidades. Más de 60 por ciento se encuentra, según el Coneval, en una pobreza “irrecuperable” y aunque el pueblo mexicano tiene un espíritu valiente, alegre y fiestero, cuando llega el hambre, el frío, la necesidad y la violencia a los grados que se encuentran en el país, aún en esta rica CdMx, la sonrisa ya no puede brotar. Las calles están llenas de indígenas que apenas hablan español pidiendo limosna y mil otros indigentes citadinos. Dice el Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social que mide la pobreza en México y evalúa programas y políticas sociales del Gobierno Federal), que si se deja llegar a la pobreza extrema en un país a más de 40 por ciento e la población, ya es imposible revertir la situación.

Sólo una legislación inédita de urgencia podría detener esta caída de México, que afecta a ya a más de 60 por ciento de los mexicanos. Pero que se sepa, el Poder Legislativo no tiene la menor conciencia de ello.

LOS DIPUTADOS HIPERPAGADOS

Los dizque “legisladores” del PAN se embolsan olímpicamente un bono de 150 mil pesos extra, es decir más allá de prestaciones de ley. “Somos muchos”, dice el muchachito canalla, competidor de Margarita ABC, que ha vuelto a refritear el slogan del fraude electoral de Calderón de 2006 “López Obrador es un peligro para México”. Otros diputados en cambio tienen algo de vergüenza y no quieren el abusivo premio a sus “desvelos por la patria”. Los diputados de Morena están rechazando el vergonzoso bono de 150 mil pesos que les dan, además del sueldo y demás. Esta Legislatura es la más perezosa e inepta: Vea nomás lo que dicen estas Rosas:

CONGRESO, CARO E IMPRODUCTIVO; DEJAN DOS MIL 131 PENDIENTES 19/12/2016 06:48 Leticia Robles de la Rosa y Tania Rosas:

CIUDAD DE MÉXICO. Además de la polémica por sus altos ingresos de fin de año, el Congreso de la Unión terminó el periodo ordinario de sesiones con 221.9 por ciento más pendientes que el año pasado, lo que lo convierte en el menos productivo en lo que va del sexenio. Cada diputado recibió 521 mil 294.1 pesos y cada senador, 400 mil 35.4 pesos. Sin embargo, sólo aprobaron 351 asuntos, desecharon 38 y retiraron del proceso legislativo 41 más, para dejar por resolver dos mil 131 temas. De acuerdo con las estadísticas del Sistema de Información Legislativa, el mayor nivel de productividad lo registraron el Senado y la Cámara de Diputados en 2012, cuando sólo dejaron 227 pendientes. Excelsior /2016/12/19/1135132

Menos mal que hay diputados con conciencia que tienen vergüenza y rechazan el inicuo “bono” pensando quizás en los habitantes paupérrimos.

El “peligroso” presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, a través de sus cuentas de redes sociales felicitó a sus diputados por haber rechazado el “bono secreto” de 150 mil pesos. “Felicito a las diputadas y los diputados de Morena que rechazaron el bono y actúan de manera consecuente. Es su deber, pero ayudan con el ejemplo”.

En otros partidos también hubo algunos renunciantes al abuso, entre ellos la diputada panista Eloísa Talavera. A ver si no la corren del PAN por decidir rechazar “el recurso extraordinario que avaló la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados”. También merecen estima algunos del PT y los de Movimiento Ciudadano.

A la que habría que disolver es a la tal Junta de Coordinación que no piensa más que en enriquecer a diputados, no en resolver los problemas de sus supuestos representados ciudadanos.

LAS SATURNALES ANTIGUAS Y LAS ACTUALES

En la Roma de la Antigüedad, las que hoy llamamos Navidades se llamaban Saturnales y se celebraban el día de la consagración del templo de Saturno en fechas correspondientes al 17 de diciembre hasta el 23. Eran vacaciones oficiales, diríamos hoy. A veces se llamaban “Del Triunfo” cuando regresaban de las guerras las legiones y “se lavaban de la sangre derramada en campaña”. Esto lo han debido de leer mucho los gringos…. En cierto periodo fueron fiestas apreciadas por el pueblo porque en ese momento se revertían los papeles, el poderoso era el humilde y viceversa y había divertida libertad de expresión, diríamos. Se trataba de frenar al poder absoluto.

“Las Saturnales eran, si se permite la comparación, Navidad y Carnaval a un mismo tiempo y el Cristianismo victorioso de la Antigüedad tardía las deseo para acabar con la fiesta pagana”, dice Klaus Bringmann, el renombrado alemán especialista en la materia.

Tenían connotaciones políticas y religiosas, pero lo más interesante es que trataban de resolver problemas sociales. El Cristianismo les dio también un sentido político y religioso más no social. Se impuso en cambio una supuesta fecha del cumpleaños de Cristo para obligar a los fieles a apoyar la celebración. Pero -que no se esponjen los mochos nacionales por estas muy conocidas afirmaciones en otras partes- sabido es que la fecha del nacimiento de Jesús no se determinó convincentemente ni en la Biblia. Se ha dicho en algunos doctos documentos que nació el 6 de abril (Aries) pero ¿Entonces el Piscis que se le adjudica como su signo? Entendamos que en aquel entonces la astrología era la astronomía y por ella se guiaba la humanidad. Todavía no llegaba el oscurantismo medieval.

En fin, la conclusión hoy después de haber vuelto a leer los detalles de esta historia es que la Navidad se dio en un momento en que el Cristianismo debía darle un golpe de muerte al Paganismo que fue a veces muy sabio.

De manera que si las Saturnales hoy llamadas Navidades siguen en cierta medida sus designios políticos y religiosos, es hasta cierto punto lógico. Pero lo que no lo es y sí es detestable es que hoy tienen sobre todo un sentido absolutamente comercial, beneficioso, exclusivo o casi de la industria transnacional. Dinero, dinero y más dinero. A nombre de Jesús.

Todos los vicios de una sociedad de consumo se desatan en esta temporada, prácticas criminales oficialmente o no. Por ejemplo a los centros comerciales a los que acuden los capitalinos a comprar regalos de Navidad se han introducido mafias de carteristas. Se piensa sólo en la “cartera” de algún hombre, pero lo que están robando muy especialmente esas bandas son las bolsas de las mujeres. E inmediatamente el ladrón o la ladrona usan las tarjetas bancarias que tenga la cartera robada. Y las dejan vacías.

Por otra parte, restaurantes y otros centros de diversión hacen su agosto en diciembre. ¡Qué bueno que así sea! De cualquier manera Saturnales o Navidades sirven para un desfogue ciudadano y muy bien. Jesús que no era ningún mocho, estaría contento… por sus huestes o las de otros avatares. Pero desde luego sacaría a latigazos a los comerciantes del templo…

FELIZ NAVIDAD. Y cuidado con el AÑO NUEVO. Para que lo sea de verdad dejemos atrás el miedo y volvamos al nacionalismo. Consumamos productos nacionales. Después de todo, los inventores del neoliberalismo Gran Bretaña y Estados Unidos lo están haciendo y nos dejan “colgados de la brocha”.
librosdemanu@gmail.com