imagotipo

Satiricosas

  • Manu Dornbierer

A Carlos Loret de Mola por su excelente noticiero del 24.3.2017 en Televisa. A los corresponsales entrevistados por él en diversos países de Europa.

  • Manu Dornbierer
  • Epítetos europeos para Trump

 

Estos son los adjetivos que le aplican en Europa a Donald Trump:

¡Está clínicamente loco!

¡Este hombre es un peligro para el mundo!

¡Es un demente!

Dijo un alto funcionario de la Unión Europea en Bruselas, según el columnista Carlos Siula, ante la patanería del presidente de EU con la primer ministro de Alemania, Angela Merkel, a quien no le quiso dar la mano como pedían los fotógrafos de la Casa Blanca y pretendió no entender el gesto mirando al suelo. Por supuesto hay más calificativos que alarman con razón a los europeos:

“El hombre que puede apretar un botón y hacer denotar cuatro mil 018 ojivas nucleares ha demostrado en apenas 58 días, continúa Siula corresponsal de OEM en París, es “inestable, ciclotímico, bipolar, psicópata narcisista, megalómano, paranoico obsesivo, desconectado de la realidad, impulsivo, hiperreactivo a la crítica, veleidoso, arbitrario, acomplejado, rencoroso, caprichoso y sujeto a frecuentes explosiones de ira”.

UN PRESIDENTE DEBE SER EVALUADO A PRIORI

Varias cancillerías europeas han encargado ahora a especialistas un diagnóstico sobre la salud mental de Trump, pues no se hizo suficiente caso del Dr. John D. Gartner de la universidad John Hopkins de Baltimore, quien inició a tiempo una campaña en Change.org que alertaba a los estadunidenses de la grave enfermedad mental del entonces candidato Trump. Como es demócrata creyeron a lo mejor que su opinión era política.

Los republicanos fueron unos irresponsables, no solo con su país sino con el planeta. El candidato que (no todos) eligieron según su médica opinión es: “un enfermo mental peligroso, temperamentalmente incapacitado para ser presidente. Sus trastornos de personalidad lo convierten en un hombre potencialmente peligroso para él mismo, para los otros y para el mundo entero”, había advertido en plena campaña electoral el especialista de la depresión y de comportamientos bipolares, Dr. Johna Gartner .

NARCISISMO MALIGNO, SEGÚN ERICH FROMM (1900-1980)

Lo dicho: “Por sus simpatías demócratas, Gartner fue acusado de haber realizado un diagnóstico subjetivo y respondió “Durante el Gobierno de George W. Bush estuve en desacuerdo con casi todas sus decisiones políticas, pero jamás evoqué su salud mental. Este caso es diferente porque se trata de un enfermo peligroso. Como médico, tengo el deber de alertar al público”, sostuvo. Y afirmó que Trump tiene una personalidad de “un narcisista maligno”, una “patología incurable” que es diferente y más peligrosa que el clásico desorden narcisista de personalidad. El “narcisismo maligno” es una grave enfermedad mental identificada en 1960 por el sicólogo estadunidense Erich Fromm, quien la definió como “la quinta esencia del mal”, una patología incurable para la cual no se conoce ninguna solución”. “Su inestabilidad mental, megalomanía, impulsividad, híper reacción a la crítica y aparente incapacidad para realizar una distinción entre fantasía y realidad indujo a otros a interrogarse sobre su capacidad para asumir las inmensas responsabilidades de su función, explica Siula en sus columnas.

(Conocí a Erich Fromm, autor del maravilloso libro “El Arte de Amar”, cuando era jovencita y estudiaba pintura con el maestro ruso Michael Baxte del que era amigo, y lo escuché decir cosas similares a propósito de Hitler).

”Judith Herman, profesora de psiquiatría de Harvard y otros dos eminentes colegas de la Universidad de California le escribieron a Barack Obama, para que promoviera “una evaluación médica y psiquiátrica del (entones) candidato”. También en esos momentos, la congresista demócrata Karen Bass firmó una petición con 36 mil firmas reclamando un examen psiquiátrico de urgencia del candidato presidencial”. Pero todos ellos eran demócratas. No cabe duda el Partido Republicano al hacer candidato a semejante zafado, carga con una gran responsabilidad frente al mundo.

“El congresista demócrata Jerrold Nadler, de Nueva York, se ilusionó pensando que -una vez instalado en la Casa Blanca- el nuevo secretario de Defensa, general James Mattis, conocido entre sus colegas militares como Mad Dog (Perro loco), sería capaz de contener los desbordes temperamentales de Trump y los excesos del director Nacional de Seguridad, general Mike Flynn, que tampoco es un modelo de equilibrio y de prudencia. Pocos días después de asumir, Flynn tuvo que renunciar -para no ser destituido- por los imprudentes contactos que mantuvo con el embajador ruso en Washington durante la campaña”, revela otra nota.

“Su comportamiento depende de su entorno, del cual espera permanente aprobación”. Como no sabe administrar sus emociones ni sus frustraciones -según el doctor Arnold Becker-, funciona sobre el modo binario amor-odio, que nutre su dependencia al elogio, y amigo-enemigo que exacerba sus tendencias agresivas y el impulso de venganza”.

Todo esto está totalmente comprobado en estos momentos y por lo que se ve en TV, en su inmediato entorno solo admite aplaudidores entusiastas.

No todas sus ideas eran tan nefastas como las que hoy enseña. En lo personal me pareció congruente que hiciera algo políticamente correcto al regresar parte de la fabricación de automóviles después de ver un documental del abandono total en que se quedó la ciudad de Detroit desde que los autos se fueron a lugares más baratos como México y sigo pensando que regresarle a grandes firmas estadunidenses como la General Motors, es una medida de justicia para sus compatriotas. Aunque a nadie se le ocurrió decirle al  propio Trump que regresara a fabricar en su patria todo lo que él hace en el extranjero por la misma razón de conveniencia económica.

Pero es obvio que el poder le voló la cabeza.

¿EL AGENTE DESTRUCTOR DEL NOM?

Corre el rumor de que es el títere-agente del Nuevo Orden Mundial (NEW Worl Order en inglés) manejado por un puñado de riquísimos cuyos nombres ni siquiera salen a la luz, pero cuyo objetivo tiene siglos de planeado. El dominio absoluto del planeta y la humanidad.

Los que nos preocupamos porque Trump pueda hacernos volar apretando un botón tras una pataleta, estamos mal, dicen los enterados. El está controlado y a las órdenes de los citados dueños del mundo. Todo es posible en estos tiempos. Pero lo que no es justo es que sea un puñado el que maneje al planeta y que sus operadores sean Donald Trump, Marine Le Pen, Teresa May y el que se llama el estado islámico… pero pudo ser inventado por los mismos.

ELECCIONES

Por fortuna , las elecciones en Holanda detuvieron a Wilders, otro más de estos, y la victoria liberal puede ayudar a que Marine Le Pen no gane las elecciones en Francia y termine con la Unión Europea de golpe y arruine más la finanzas mundiales al volver los franceses al franco. Un Frexit, como hubo un en GB, el Brexit, pero peor porque los ingleses nunca adoptaron el euro. Y quien sabe qué pasaría si los franceses volvieran al franco.

En todo caso, para los que se rían de la política –ciencia y ficción–, sepan que Trump firmó con la NASA un acuerdo según el cual deberá depositar humanos en Marte para el año 2033. El presupuesto es de 19 mil 500 millones de dólares para este año de 2017.
Manoudornbierer@gmail.con