imagotipo

Satiricosas

  • Manu Dornbierer

  • Manu Dornbierer
  • Elecciones de Francia

Mañana 23 de abril tendrán lugar en Francia unas elecciones importantísimas no solo para ese país sino para Europa y el mundo. ¿Caerá la bolita a la derecha como en Inglaterra con la ministra May y en USA con Trump, quien después de tanto escándalo no mantuvo su deseable (para la paz) amistad con Putin ? Pesó más que todo el interés de la industria militar gringa. Por lo pronto el pésimo presidente socialista francés, Hollande, se alineó rápidamente con Teresa May y Trump versus el presidente sirio para fasti-diar a Rusia defensora del presidente Asad. Por primera vez en la “V República” iniciada por el General De Gaulle después de la II Guerra Mundial, un presidente saliente de Francia no pretende la reelección. Y volvimos ¡mucho más! a temblar ante la posibilidad de otra guerra mundial.

En fin, crucemos los dedos. Parece que gringos inteligentes están logrando que no se aloque tanto Trump aunque le ha dado públicamente por la guerra que como sabemos es, con la droga, el mejor negocio de USA. Para su próximo viaje a Italia no había dado Trump ni un pasito adelante, como se acostumbra desde tiempos de Roosevelt, para tener un encuentro con el papa Francisco, guía espiritual y político, que no nos cuenten, de millones de católicos en todo el orbe . Pero por fin lo dio.

Volviendo a las elecciones de mañana en Francia, los punteros son Macron y Le Pen, extrapolados en materia de partidos y de diferente género. Otra novedad. Los candidatos a la presidencia son un montón, pero solo pesan en realidad los citados y cerca de ellos Fillon y Melanchon. Tampoco se había visto antes que los partidos en el Gobierno, el republicano y el socialista, no estuvieran hoy en primera fila.
EMMANUEL MACRON

FICHA OFICIAL

Exministerio de Economía, Finanzas e Industria de Francia. Emmanuel Macron, nació en Amiens el 21 de diciembre de 1977. Fue un alto funcionario, especialista en inversión bancaria y socio en la Banca Rothschild hasta llegar al Palacio del Elíseo como asesor económico del presidente François Hollande.

El posible presidente de Francia, de solo 39 años, audazmente creó hace un año, en abril 2016 un nuevo partido, “En Marche”, tras dejar su puesto de Ministro de Economía en la administración de Hollande. Se reunió con un grupo de familiares y amigos en su ciudad de Amiens y dicen sus incipientes biógrafos que siempre fue alguien extraordinariamente diferente de todos.

No siempre fue la política su máximo interés. Durante toda su adolescencia y juventud en vez de ver TV y de atarantarse con celulares constantemente , leía la gran lite-
ratura francesa y cuando se trató de terminar la escuela decidió escribir una novela para la que solicitó la ayuda de su profesora de literatura, Brigitte Trogneux, 24 años mayor que él, casada y con tres hijos. Y escribiendo, escribiendo, la sedujo -“venció mi resistencia” dice ella-, se enamoraron y se casaron en 2007.

Pero más allá de las historias de amor y de inteligencia ¿qué hay? Un cierto Mr. Soros que nació húngaro, pero se convirtió en estadunidense podría ser el financiero de Macron. Dice detestar a Trump, al que llamó en enero en Davos “Aprendiz de dictador”. Al parecer Soros perdió mil millones de dólares con la derrota de Hillary Clinton… ¿Estaba planeada por el Nuevo Orden Mundial?

Una coincidencia interesante: Soros dice ¡MOVE ON! Macron dice “EN MARCHE!”.
Lo mismo.
MARINE LE PEN

Puedes no coincidir con sus ideas de ultra derecha, pero hay que reconocer que es una valiente mujer que atrae a los franceses tradicionales o no que quieren un país para sí y no solo para otros, por ejemplo para todos los musulmanes habidos y por haber. Las leyes “de izquierda” del actual Gobierno francés a su respecto son tan laxas, que los de fuera comenten abusos increíbles y algunos hostiles y hasta criminales con su “nuevo país”, porque pronto se hacen ciudadanos franceses, y desatan atentados sangrientos con cientos de víctimas como los que han sacudido al mundo.

La hostilidad de los argelinos hacia los franceses es obvia. Por razones propias, (aunque para la periodista fue muy interesante) estuve las dos últimas primaveras en los países de origen de mis familias, Francia, la materna, Suiza, la paterna. Y observé ciertas conductas de evidentes musulmanes en ambos países. Como Suiza nunca fue un país colonialista no se percibe el rencor de los extranjeros de ese tipo, en cambio en Francia el de los argelinos hasta en un partido de futbol Argelia-Francia. Se permite. El manejo del problema de la inmigración so pretexto de la muy loable filosofía francesa de apertura ha sido de una torpeza infinita. La caridad empieza por casa, dice el dicho, pero con Hollande fue al revés.

Marine Le Pen no maneja la xenofobia tan mal como su padre, con el que por cierto se peleó, pero las circunstancias actuales de Francia -y de Europa- con los musulmanes exceden la paciencia de muchos. Y a veces, seamos francos, le dan la razón. Naturalmente se puede colocar en la categoría de Trump y May. Por ejemplo…

Las mujeres musulmanas, utilizadas como “provocadoras” sui géneris, por sus atuendos que ni el mismo Corán ordena, son un constante punto de disidencia y es lógico. Tomemos otro sabio refrán popular para explicarlo: Adonde fueres, haz lo que vieres. Pero no ha podido ningún Gobierno europeo prohibir la “bandera del velo”. Aún en la piscina pública de las ciudades, las musulmanas actuales siguen órdenes y se bañan con mucho trapos. “Actuales”, sí, porque hace décadas no tenían esa vestimenta ni en algunos países “árabes, ni menos aún en el extranjero. Los que tuvimos la oportunidad de viajar vimos a las muy ricas de Arabia Saudita que siempre desfilaban así fueron muchas esposas, en sus lujosos trajes típicos digamos, pero no con la cara cubierta. Hoy provocan a las mujeres libres del mundo entero con sus feos atuendos dizque “religiosos”. Las francesas en mayoría votarán en contra del velo y la esclavitud femenina que significa, lo que beneficiará a Le Pen.

Algo interesante que salta en las investigaciones es que tanto Trump como su amiga Marine Le Pen, tienen muchos seguidores en la masa obrera, y él se refiere con frecuencia a los obreros. Si fueran sinceros, bravo, pero suena más utilitario para sus fines políticos  que otra cosa.
¿LOS FINALISTAS DE LA PRIMERA VUELTA?
manoudornbierer@gmail.com