imagotipo

Satiricosas

  • Manu Dornbierer

Pobre Veracruz…

Mucho debe querer o deber Peña Nieto al exgobernador de Veracruz Javier Duarte para haber ido por él a Guatemala y organizarle aquí un juicio tan endeble Cien veces hemos gritado contra esa aberración de la soberanía sobre el Poder judicial que descaradamente ostenta el Ejecutivo. Lo único que le queda para recuperar un mínimo de confianza a Peña es que los gobernadores regresen lo que se robaron. No solo este sino los que andan por el mundo disfrutando el dinero robado a los mexicanos, como el cínico Borge, de Quintana Roo, que embauca a los italianos. Porca miseria.
LOS PARTIDOS CÓMPLICES

Se pasa la vida la gente denunciando escandalizada que hoy muchos de los principales hombres de izquierda hayan abandonado al partido oficial, el PRI del que provienen, para convertirse en creadores de partidos de oposición. Cárdenas y López Obrador, “traicionaron”, dicen, al PRI. Lo que hicieron es huir del fango. Pero cuando un priísta nefasto como Miguel Ángel Yunes se va al PAN, hoy aliado del PRD-Chucho, al que le hacen ganar la gubernatura para estos partidos, nadie chista.

En su caso, los votantes veracruzanos debieron revelarse en 2015 cuando lo eligieron gobernador de Veracruz porque este hombre no es solo ladrón como la mayoría de los gobernadores y como funcionario federal robó a descaradamente las pensiones en el ISSSTE sino que es simplemente un sádico. Los sabe el país. ¿Acaso no lo saben los locales?

Y la Procuraduría a sabiendas lo dejó ir vivo no solo al corral sino ahora a una gubernatura “de oposición”. Pero lo peor no son sus robos. Miguel Ángel Yunes aunque sea un hombre muy rico es además de una crueldad abominable y ha cometido crímenes que escandalizaron al mundo en su momento, pero ni al PRI ni al PAN ni al PRD les importó para impulsarlo a altos puestos.
“EL ROSTRO DE LA REPRESIÓN

Como priista , entre otros crímenes de espanto, se le acusó en 1998 de la tortura, violación y asesinato de la activista de derechos humanos Libertad Hernández Landa, http://asociacioncivil.co/ong/fundacion-dra-libertad-hernandez-landa/, gobernadora del Club Rotario.

Y ha sido un verdugo atroz de los indígenas. Con fecha del 18 de abril de 2010, la revista Contralìnea, que dirige con gran valor y conocimiento Miguel Badillo, denunció en forma detallada a través de su reportera estrella, Ana Lilia Pérez, episodios dantescos. Miguel Ángel Yunes era  secretario de gobierno del irresponsable ¿o cómplice? gobernador Patricio Chirinos (1992 a 1998) bajo el gobierno de Carlos Salinas de Gortari  y se dice hoy gobernador “justiciero” de Veracruz.

“Yunes Linares fue más que la mano dura de Chirinos: tomó el control de la administración en sus manos, diseminando una estela de terror, abusos y tortura particularmente en contra de los indígenas y campesinos que exigían la regularización en la tenencia de sus tierras, para favorecer a los caciques. Aún hoy, a más de una década, su nombre despierta el espanto lo mismo en la región serrana del norte del estado, que en las urbes del sur como Coatzacoalcos, donde a los vendedores ambulantes se les desalojaba a toletazos.

Sus excesos le merecieron cientos de quejas y una docena de recomendaciones de las comisiones Estatal y Nacional de Derechos Humanos, entre las que destacan: CNDH/ 122/95/VER/912, CNDH/122/95/VER/3364, CNDH/122/ 95/VER/3904, CNDH/122/95/VER/4821, CNDH/122/95/ VER/7178 y CNDH/122/95/VER/I230, que se refieren a detenciones y encarcelamiento extrajudiciales, torturas, asesinatos, e incontables violaciones a los derechos humanos en más de 100 comunidades de la Huasteca, comprendida por los municipios con el más bajo Índice de Desarrollo Humano del estado.

El caso más conocido no solo por la saña sino porque escaló hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es el del asesinato y tortura de los indígenas Atanasio Hernández Hernández, de 17 años de edad, y Rolando Hernández Hernández, de 26 años, en la comunidad Plan del Encinal, en Ixhuatlán de Madero. Tras probar los agravios, desde 1998 la CIDH resolvió que el Estado mexicano debía abrir las indagatorias judiciales contra los responsables e indemnizar a los deudos. Para el presidente Felipe Calderón, la ordenanza del organismo internacional es letra muerta, en cambio conduce a Yunes a la gubernatura del estado.

La masacre del Encinal: Les cortaron la lengua, les sacaron los ojos, les mutilaron los testículos y les destrozaron los intestinos; sus brazos, los que labraban la tierra, fueron escocidos a verdugones. El 12 de septiembre de 1994, Rolando y Atanasio Hernández Hernández aparecieron con huellas de tortura tumultuaria y el tiro de gracia en los márgenes del río Chiflón, a 8 kilómetros del terruño familiar en Plan del Encinal. Sus maltrechos cuerpos bañados en sangre seca y aún hinchadas las heridas.

Noventa y seis horas antes se los llevaron con vida los 114 policías de Seguridad Pública y de la Judicial del estado que integraban el operativo ordenado por el secrde gobierno Miguel Ángel Yunes Linares, para desalojar a las familias otomíes de sus viviendas y tierras, porque el terrateniente y exalcalde municipal, Tranquilino Hernández Reyna, reclamaba que eran suyas.

Aunque en esta parte de la sierra el día comienza apenas entrada la madrugada, aquel 8 de septiembre, a las siete de la mañana, cuando los pistoleros de Tranquilino y los policías que los franqueaban tomaron el pueblo por asalto, muchas familias aún mantenían atrancada la puerta, así que los agarraron por sorpresa. Destruyeron todo lo que hallaron a su paso: las casitas de palopique, los corrales, los sembradíos de maíz. Golpearon a todos y dispararon contra Rolando y Atanasio, luego los amarraron y se los llevaron al rancho Las Tejas, propiedad de Tranquilino Hernández. Cuatro días después, aparecieron en el río, el tiro de gracia en la frente y en los ojos tatuado el espanto. El pecado de la comunidad fue pedirle al gobierno de Chirinos que les reconociera la resolución presidencial del 26 de julio de 1938 de Tata Cárdenas y les respetaran sus derechos de propiedad.

En su resolución al Caso 11.543 Rolando y Atanasio Hernández Hernández contra México, emitida el 24 de febrero de 1998, la CIDH concluyó que “el Estado es responsable de la violación del derecho a las garantías judiciales, a la protección judicial, a la vida, a la integridad personal y a la libertad personal, de conformidad con los artículos 4, 5, 7, 8 y 25 de la Convención Americana, por los hechos ocurridos el 8 de septiembre de 1994, en la comunidad de Plan del Encinal, en los cuales, agentes de la policía del estado hirieron y detuvieron arbitrariamente a Rolando y Atanasio Hernández Hernández, y luego los ejecutaron sumariamente, sin que hasta la fecha se haya realizado una investigación seria sobre el caso, identificado y sancionado a los responsables, e indemnizado suficientemente a los familiares de las víctimas”.
HOY POR HOY

Representantes de las 40 comunidades indígenas del municipio de Soledad Atzompa manifiestan que no ven respuestas favorables a sus demandas, el Hospital, por ejemplo Exigieron al gobernador Miguel Ángel Yunes que atienda las necesidades de los habitantes porque no han tenido atención real y solo son promesas vanas. Los inconformes dijeron que se sienten ofendidos por parte del gobernador Yunes porque no ha cumplido con las obras y “no vamos a descansar hasta que entregue las obras”. La suma en general de las obras oscila en los 180 millones. El día de su cumpleaños (5 de diciembre) dijo que al día siguiente iba arrancar las obras, nos sentimos ofendidos y engañados por el señor Gobernador, han pasado dos meses, por eso en este día hemos decidido que el pueblo va a exigirle cumpla con su palabra.

Ah, pero los dirigentes de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) en Veracruz, José de Jesús Mancha Alarcón y Jesús Alberto Velásquez Flores, “destaparon” al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares como precandidato de la alianza de ambos partidos a la Presidencia de México en 2018.

Para empezar, los partidos que lo hicieron gobernador deberían ser altamente penalizados y si tuviera el mínimo sentido de responsabilidad el INE de Córdoba -fue un gran hombre su padre y miren nomás al hijo-, debió impedir semejante candidatura. “Olviden mi pasado”. Dijo Yunes y ¡adelante! Y ¿saben, lectores, quién lo protegía? Pues su amiga Elba Esther Gordillo, quién hoy se va a su casa y porque está enferma y ella ya pagó su cuota a la “superciega” justicia mexicana.

Pobre Veracruz. Le regresan un gobernador ladrón, pero le dejan otro bandido cruel, con el pasado más oprobioso que imaginarse pueda.

librosdemanu@gmail.com