imagotipo

Satiricosas

  • Manu Dornbierer

  • Manu Dornbierer
  • Viva la comunicación global

Lo que está creando el cambio de conciencia, tan prometido y no alcanzado en este mundo, son las comunicaciones tecnológicas modernas. Cuando la gente tiene en verdad la posibilidad de saber lo que ha pasado y pasa, es decir, cuando tiene información seria, real y profunda, está en mejor posibilidad de diseñar su futuro y quizás un futuro para la comunidad internacional, global. Y mientras, tiene armas para detener lo que no funciona.

Hasta ahora los famosos “Think Tanks” (tanques o fábricas de pensamiento) eran capillas cerradas a todos. Había que tener mucho dinero y poder para tener el honor de ser miembro de ellos. Eran los primeros y misteriosos diseñadores del destino de la humanidad y se juntaban en la secrecía de lujosos edificios privados y en cónclaves a las que solo ellos tenían acceso. Era información valiosa y secreta la que emergía de los brillantes cerebros de sus miembros. Y se quedaba entre ellos y se explotaba a más mejor. Las facilidades de la comunicación total, universal, la democratización de la comunicación gracias a las redes sociales los están obligando a abrirse. De hecho abren para la humanidad una fuente magnífica en la que pescar la información necesaria para lo que se desee saber e investigar. Pero, claro, hay que saber pescar.
UN VIEJO THINK TANK

Los viejos “Think Tanks” como la Brookings Institution _en la que por cierto colaboran o sirven algunos mexicanos Agustin Carstens, Francisco Gil-Diaz, Denise Dresser, se fundó en 1916, hace un siglo, para dedicarse “a la función pública a través de la investigación y la educación en las ciencias sociales, especialmente en economía , Gobierno, y política exterior”, léase espionaje e ingerencia en políticas de otros países, pero hoy ya no pueden escapar del ojo vigilante de todos. Las redes los encueran.

Brookings de Washington ha sido un centro de investigación sin fines de lucro, dicen, uno de los más antiguos y declara que su objetivo principal es “ayudar al desarrollo de políticas públicas sólidas y promover la comprensión del público en cuestiones de importancia nacional”. Pues sí, pero a puerta cerrada. Sus críticos dicen: “La organización se describe a sí misma como independiente, pero criticada por ejemplo, por dar demasiado apoyo a las posiciones de la administración Bush”.

Carlos Pascual, el antiguo embajador en México y ¡en Ucrania! – especial dueto de países – provino de la Institución Brookings de donde era vicepresidente y director del programa de Estudios de Política Exterior.

Fueron muy poderosos esos think tanks, aunque puro cuento eso de que son o eran centros de estudio de-sin-te-re-sa-do. Ganaron con la información grandes cantidades de dinero. Hace algún tiempo, el New York Times publicó una información según la cual Brookings es una de las instituciones en Washington o “think tanks” que más “decenas de millones de dólares” (sic) ha recibido de Gobiernos extranjeros en años recientes para cabildear en la capital del imperio los intereses de esos generosos Gobiernos. El periódico en cuestión publicó documentos, por ejemplo, sobre los “donativos” de Noruega, En uno de esos se hablaba de cuatro millones de dólares, plus otros que seguirían. En cuanto al pequeño Qatar, su aportación al “think tank privado” fue de mucho más. El New York Times mencionó 14.8 millones de dólares “con demandas políticas específicas”. Y a sus colaboradores les abren puertas lindas y maravillosas. En una reciente información nacional se decía que la colaboradora de Brookings, Denise Dresser, gana en México 150 mil pesos por conferencia de una hora, pagada por instituciones educativas mexicanas. ¿Eso paga el Gobierno a los recomendados de fuera? Los que reciben moche desde dentro deberían enojarse por la discriminación.
CANALES DE TV CON VERDADERA INFO

Una de las buenas cosas de la comunicación actual es naturalmente el ser universal. La primera cadena en adquirir características globales fue la CNN , pero después de su atroz exhibición en 2003 de la segunda invasión de los Bush a Iraq, ninguna persona cuerda ha podido dejar de pensar que se trata de una agencia publicitaria del Departamento de Estado gringo.

En busca de otras opciones los que aún vemos TV, encontramos hace algún tiempo el canal RT de la agencia de noticias rusa Novosti (existente y reputada desde el comunismo como bien lo demostraba mi amiga Inna Vasilkova). Fue como agua fresca, porque los rusos fueron suficientemente inteligentes para atraer a decenas de periodistas auténticos y censurados en sus países y les dieron tribuna para expresar su verdad. El canal ruso, además, produjo infinidad de reportajes muy bien hechos sobre lo que nunca había osado mostrar la TV occidental. Y no todo era llevar agua a su molino. Recuerdo haberme enterado gracias a RT, por ejemplo, de lo que sucede con lo salmones en Noruega a los que les dan de comer para engordarlos ¡comida industrial! Entre muchos otros, un reportaje inolvidable: la historia de la detestable actuación de Francia para probar bombas atómicas en las divinas e inocentes islas de la Polinesia.

A propósito de la guerra que los gringos le organizaron en estos años a Rusia desde Ucrania, surgió una enorme audiencia mundial que ya empezó a protestar por la información parcial y publicitaria que los canales occidentales ofrecen. Hoy, a propósito , Televisa y TV Azteca están sufriendo porque la gente busca en otros canales auténtica info y no la usual al servicio de Gobiernos en turno como ha sido siempre en México.
REPRESALIA CONTRA RT

Y se vino la represalia. Lesin fue ministro de Prensa de Rusia y director del gigante de la comunicación estatal, Gazprom-Media. También es famoso por haber lanzado la web de noticias en inglés de Russia Today, conocida como RT, de línea editorial afín al Gobierno ruso.

Mikhail Lesin, exministro de Prensa y Medios de Comunicación de Rusia, el ideólogo detrás de la creación de Russia Today (RT), un canal en inglés, en árabe y en español, que creció “hasta convertirse en una de las principales cadenas globales de la noticia”, dijo la BBC, fue encontrado en noviembre de 2015 muerto en un hotel de Washington durante su visita a la capital estadunidense. Se dijo que había muerto de un ataque al corazón.

Pero el Washington Post publicó posteriormente lo siguiente: “Murió a causa de un fuerte traumatismo en la cabeza, según reveló el jefe forense. “Lesiones en la cabeza efectuadas mediante un objeto contundente”, acompañadas de otras lesiones en el cuello, torso y extremidades, informó el médico. Las lesiones parecen indicar que Lesin pudo haber sido asesinado, aunque el forense no especificó la causa de la muerte y evitó afirmar si se trató de un crimen. Pero el facultativo expresó: “No estamos dispuestos a descartar nada en este momento, pero hasta hoy los detalles de su muerte han permanecido envueltos en un halo de misterio”.

La policía de Washington puso en marcha una investigación formal por la muerte de Lesin inmediatamente después de que se hallara su cuerpo, pero en ese momento, su familia informó que había fallecido de un ataque al corazón.

Lesin fue el creador de los icónicos anuncios publicitarios “Vota con tu corazón” y “Yo creo, amo, y tengo esperanza” para la campaña del expresidente ruso Boris Yeltsin, y dirigió la oficina de relaciones públicas del Kremlin entre 1996 y 1997.

Putin expresó sus condolencias a la familia de Lesin a través de los medios estatales, poco después de que fuera encontrado muerto en noviembre.”El presidente tiene una alta estima por Mikhail Lesin, por su gran contribución a la creación de medios de comunicación modernos en Rusia”, informó el servicio de prensa de Putin”.

Durante algún tiempo busqué RT en TV sin encontrarlo. Por fin volvió con algunos cambios a la TV de paga. Y me encontré con Euronews, otro canal de primera. El panorama mundial es mucho más amplio e imparcial que las amañadas cadenas occidentales. La comunicación ahora sí ES DE TODOS. Hay que defenderla a capa y espada
librosdemanu@gmail.com