imagotipo

Se va, se va… se fue | Punto de vista | Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Negar todo lo bueno y todos los logros del Gobierno federal, y particularmente de Enrique Peña Nieto, parece ser la constante. Si baja de precio el crudo, es culpa del Presidente; si el peso se devalúa, es culpa de Peña Nieto; si se captura a “El Chapo” “es una cortina de humo” y si hace erupción el volcán del Popo, es ¡culpa de Peña Nieto!

Mezquindad absoluta. Dos temas llenaron los espacios periodísticos esta semana: la abrupta caída de las bolsas en China que arrasaron los mercados financieros y que por la globalización afectó a México y, por supuesto, la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”. En ambos casos en las redes sociales se dieron gusto los enemigos del régimen.

En torno a la economía, se le responsabiliza de la depreciación del peso, del hundimiento de los petroprecios, del freno al crecimiento del PIB. Nadie entiende o si lo hacen lo ignoran, que nada de lo que pasa es culpa de las decisiones gubernamentales. Respecto de la captura del criminal más buscado en el mundo, léase bien: en el mundo, surgieron voces discordantes, válidas en un país democrático, pero carentes de fundamento.

Hubo quienes exigieron que la misión cumplida será hasta que aparezcan vivos los 43, se aclare lo de Aguas Blancas y Acteal. Congresistas de la oposición actuaron reduccionistamente y ante la eventualidad de una extradición del capo, demandaron encarcelarlo en México.

“El Chapo”, sin embargo, hay que decirlo: se va, se va y se irá, aunque cuente con 6 amparos para no extraditarlo.

/arm