imagotipo

Seguirá la incertidumbre / Paradigma Económico / Jorge Sánchez Tello

  • Jorge Sánchez Tello

El 2016 es un año de incertidumbre financiera porque los mercados están reaccionando ante la posibilidad de que China tenga en los siguientes años menos crecimiento y ante el inicio del ciclo de un aumento en las tasas de interés.

¿Cómo llegamos a esta situación? El primer paso de la incertidumbre actual fue la crisis en Estados Unidos, el segundo fue la crisis de deuda en Europa. Posteriormente comenzó la recesión en los mercados emergentes, que afecta, entre otros, a Rusia, Venezuela, Argentina, Brasil. Hace un par de años escribí en este espacio que esta crisis en los mercados emergentes, terminará con una importante depreciación en las monedas de estos países y es lo que estamos viviendo en estos momentos.

Ante los problemas en el mercado de divisas, los países pueden poner en práctica una estrategia de incrementar sus tasas de interés. Pero esta estrategia podría frenar aún más el crecimiento económico si no se hace en el momento adecuado.

China seguirá poniendo en una situación de incertidumbre a muchos países de América Latina. Según la cifra del centro estadunidense Global Development and Environment Institute, créditos que los bancos chinos concedieron a los países de América Latina llegaron a un monto de casi 90 millones de dólares invertidos en infraestructura de transporte, telecomunicaciones, minería y energía en los últimos 4 años. Los deudores más importantes de China son Venezuela, Brasil, Argentina y Ecuador.

La mayoría de los países emergentes acumularon reservas por la gran cantidad de dinero que recibieron, fue el reflejo de un exceso de ahorro. Lo que pasa ahora es que se están revirtiendo los dos principales factores que llevaron a la baja de las tasas de interés en la última década y por eso la mayoría de las monedas se están depreciando frente al dólar.

México necesita diferenciarse de los países emergentes porque hay que reconocer que el manejo macroeconómico que está teniendo es envidiable. El único detalle para mi gusto es lo que pasa con Pemex y la deuda nacional que si bien, no se encuentra en niveles de crisis ha crecido de manera importante para ubicare en casi el 48 por ciento del PIB.

Las burbujas financieras son identificadas de la mejor manera por excesos en el crédito, y no hay ningún exceso crediticio mayor que el de China. China podría haber propiciado la mayor burbuja crediticia jamás creada en la historia de la humanidad y tarde o temprano le dara un buen susto a los mercados.

Otro de los aspectos que considero se deben impulsar más en México es el de incrementar el ahorro interno porque es motor para formentar inversiones y le da más estabilidad al país. Se ha hecho mención que no se le ha dado el impulso al ahorro voluntario para el retiro y es necesario tener este ahorro para mejorar nuestros ingresos al momento del retiro.

México debe continuar por el camino de la ortodoxia económica, aterrizar las reformas que se han realizado, implementar un verdadero Estado de Derecho, respetar la estabilidad macroeconómica y estoy seguro que este año de incertidumbre no será tan complicado como se cree. En especial porque con la depreciación del peso hay mercados que se ven beneficiados como el turismo, exportaciones y remesas.

México no es Brasil, Argentina ni Venezuela y ante la tormenta financiera que está viviendo el mundo nuestro país se ve bien. No debe de espantarnos la depreciación del peso porque a diferencia del pasado, se debe a factores netamente externos, la inflación para el 2016 seguirá probablemente en un rango de entre el 3 y 4 por ciento, si lo comparamos con el 141 por ciento de Venezuela, hay diferencias notables.

*Economista e investigador asociado de la Fundef

www.fundef.org.mx

Jorge.sanchez@itam.mx

Twitter: @jorgeteilus