imagotipo

Semana Azteca presenta: Lo que James Bond no pudo averiguar / Juego de Palabras / Gilberto D Estrabau

  • Gilberto Destrabau

¿Hay espionaje político-oficial en México ? ¿Se debe a esto que se propalen sin control asuntos de grave confidencialidad ? ¿Lo que se ha supuesto telenovela es en realidad la saga de James Bond elevada a la enésima potencia y pasada por los grados del adjetivo?¿ Hemos estado papando chismes mientras los grandes secretos de la política reposaban en los cóncavos corazones de los ahuehuetes de Chapultepec ? ¿Opera en México una red de espionaje político que hace ver a la CIA como a la SEIDO?

Para responder a las anteriores preguntas acudí a mis amigos imbricados en el sistema, pero estos son o se hicieron pendejos. Entonces decidí que tenía que irme a la mera mata: a los viejos brujos de la política la mexicana, a los que vivieron, y siguen viviendo, de la leyenda de que se las saben de todas, todas, y que el día que escriban sus memorias se acaba el mundo. Y cada uno me contó una versión diferente del modo que operan los políticos mexicanos y sus grupos para enterarse, y filtrarle a los medios, los secretos de sus rivales.

He aquí algunos de los escenarios que me pusieron los pelos de punta:

1.- Los políticos, grupos y partidos mexicanos parten de la base de que todos ellos tienen el mismo propósito: la búsqueda del poder. Dada la identidad de estrategias, lo que importa son las tácticas. Estas consisten esencialmente en desinformar; al público en general y a la clase política en particular. En algunas dependencias y en la mayoría de los partidos, existe un grupo de expertos en rumorología, filtraciones y manipulación de medios, que levantan un muro entre agendas y planes de trabajo auténticos, y una realidad virtual que es la que conocemos todos.

2.- En el caso de los partidos políticos, una gran parte, si no la mayor, de las prerrogativas que reciben se invierten en pagar confidentes incrustados en el Gobierno y las dirigencias de los otros partidos. Agencias gubernamentales han penetrado al crimen organizado, pero todo indica que no lo suficiente. Se sospecha que buena parte de los casos de ejecuciones, se debe al descubrimiento de los informantes por parte de los capos.

3.- El espionaje político en México no existe, porque no se necesita. Los políticos mexicanos son los más indiscretos, chismosos y boquiflojos del mundo. Ellos mismos se encargan de publicitar abierta o disimuladamente sus intenciones, y con un repaso a una decena de columnas políticas, cualquier ciudadano está tan al día de lo que pasa y va a pasar como el propio Presidente, quien se supone es la persona mejor informada del país.

En el caso de los gobiernos extranjeros, consiguen su información en las mismas fuentes que los nacionales. Cuando quieren saber algo de algún partido hablan con los dirigentes, y estos les sueltan toda la sopa, sin que les cueste un centavo. Concretamente en los Estados Unidos, el presupuesto para conseguir información acerca de los cárteles y la delincuencia organizada, es el más alto de la administración Obama. El dedicado a enterarse de lo que pasa o puede pasar en nuestra política, el más bajo.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com/

Sitio Web: juegodepalabras.mx