imagotipo

Semana de salud mental

  • Salud: Dr. Jonatan Escobar

  • Dr.Jonatan Escobar

La pasada semana de la salud mental en nuestro país, motivo por el cual como lo he venido haciendo en varias de las columnas que se publican semanalmente haré hincapié en la importancia que estriba en la salud mental; por desgracia los elementos esenciales de la salud mental y su importancia capital son instancias incluso desconocidas para la propia jerga médica, en hospitales generales en general se llega a experimentar cierto temor por el paciente siquiátrico ya que el médico no siquiatra a sea general o bien perteneciente a cualquier otra especialidad puede causarle gran incertidumbre y desconcierto confrontar y explorar al paciente siquiátrico, por otro lado el paciente psiquiátrico tiene que cargar con la estigma social y etiqueta de precisamente “ser un paciente psiquiátrico”, para aterrizar mejor lo anteriormente expuesto mencionaré un ejemplo: Digamos que un individuo cualquiera no tendrá ningún inconveniente en comentar a terceros que tiene que acudir a seguimiento médico en un hospital de cardiología, ginecología, neumología, etcétera, sin embargo, le generará cierto conflicto comentar abiertamente que tiene que acudir de forma regular a una institución psiquiátrica para control y seguimiento, aquel que reciba dicha información, es decir, que determinada persona acude a un hospital psiquiátrico sin duda alguna le generará incertidumbre y dudas, seguramente aparecerán preguntas como: ¿Será ésta persona agresiva? ¿Qué tan loco está? ¿Qué cosas raras hará o pensará?, ahora supongamos que un paciente psiquiátrico solicita trabajo, y dentro de sus antecedentes médicos resalta su condición psiquiátrica que requiere de cierta monitorización y tratamiento, ¿Considera usted querido lector que encontrará trabajo con la misma facilidad que algún otro paciente con seguimiento por cualquier otra área de la medicina, por ejemplo un diabético en seguimiento por el médico internista?, probablemente el paciente psiquiátrico encontrará ciertas dificultades para desenvolverse plenamente en el área laboral y en la comunidad en general, y todo lo anterior como se ha venido mencionando nace de la estigma social y desconocimiento global que se tiene con respecto a la salud mental en general, estará de más mencionar que el estigma debe de ceder paso a la tolerancia y comprensión del paciente psiquiátrico, prefiero dar paso a una serie de comentarios y argumentos válidos y científicamente avalados que se encuentran encaminados a generar conciencia, en primera instancia ha de saber querido lector que todo ser pensante requiere de análisis psíquico continuo, es decir, los diversos tipos de sicoterapia que actualmente existen deberían de estar disponibles para todas las personas como parte del paquete básico de salud, porque se sabe a sobre manera que el someterse a terapias de éste tipo mejora sustancialmente la calidad de vida y permite al individuo a acceder a patrones de conducta más adaptivos a su entorno que le conceden la habilidad de emplear a un punto máximo sus capacidades al tiempo que se hacen consientes las debilidades de la propia persona, y efectivamente, todos deberíamos de recibir psicoterapia, se habla que la duración de la psicoterapia en teoría es indefinida ya que a medida que el individuo piensa, reflexiona y experimenta se convierte en candidato para ser analizado por un terapeuta, evidentemente existen ciertas condiciones que contraindican la terapia psíquica tales como estados psicótico o bien, que simplemente el individuo en cuestión no quiera mejorar y sea renuente a recibir terapia.

Evidentemente la salud mental no se limita al análisis conductual y sicoterapia, existen diversas modalidades que abarca la salud mental para tratar y paliar casi cualquier síntoma que a la mente atañe o afecte, desde 1950 nace la era de la psicofarmacología y con ello un avance formidable en el campo de la psiquiatría ya que la misma por medio de insumos farmacológicos puede disipar y tratar sin pretender agotar la lista afecciones graves como las depresiones profundas, estados de angustia, la ansiedad, estados psicóticos, algunos problemas de conducta entre otras muchas entidades médicas siquiátricas; si bien la siquiatría en sus inicios encontró ciertas dificultades para atender a los pacientes siquiátricos, no negaré que son pacientes distintos que requieren de atención especializada en centros específicos, motivo por el cual en los siglos previos los pacientes siquiátricos no fueron atendidos correctamente por lo que la siquiatría cuenta con cierto pasado obscuro, sin embargo actualmente las ciencias de la salud se encuentran tan evolucionadas que los problemas de salud mental son susceptibles de ser abordados plenamente, para más información quedo a su disposición al correo bioplutarco01@hotmail.com o al Facebook Jonatan Escobar.