imagotipo

Semana Santa / Libertad bajo Palabra / Pedro de León Mojarro

  • Pedro de León Mojarro

“El hijo de José y María nació como todos los hijos de los hombres, sucio de la sangre de su madre, viscoso de sus mucosidades y sufriendo en silencio. Lloró porque lo hicieron llorar y llorará siempre por ese solo y único motivo.”

José Saramago.
Sin lugar a dudas, la Semana Santa es uno de los periodos más importantes que se celebran el Mundo Católico recordando el sacrificio de Jesús de Nazaret más alláde los registrado en los libros del viejo y nuevo testamento, no cabe duda de que Jesús hijo de María, fue un superdotado y enorme líder social, siempre al lado de los enfermos y desprotegidos, un verdadero revolucionario que se dedicó a predicar con el ejemplo, mediante una forma diferente de vivir practicando juntos con sus apóstoles la caridad, el amor, el perdón y la solidaridad.

“Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”, le diría Jesús a un grupo de personas que le llevaran a una mujer acusada de ser adultera, frase todavía vigente hasta nuestro tiempos en donde es más fácil “ver la paja en el ojo ajeno, que sentir la viga que está en el ojo propio”.

En el contexto histórico-político en que vivió el “hijo de Dios”, fue una época difícil donde el Imperio Romano tenía dominada Palestina, era un pueblo oprimido que esperaba a un Mesías que los liberara de los invasores.

Según lo registran las escrituras, el Domingo de Ramos, es el último día de la Cuaresma y el primer día de Semana Santa. Marca la fecha en que Jesús, con su entrada en Jerusalén, es proclamado como el Mesías, días antes de su pasión, muerte y resurrección.

Los seguidores de Jesús lo recibieron extendiendo sus mantos por el camino y ramas de olivo y palmas, mientras lo aclamaban Rey y gritaban ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!, ¡Hosanna en las alturas!, es de resaltar, que la palabra “hosanna” significa “vida”.

La humildad y su alianza con los pobres y desprotegidos, sin duda alguna marco el paso de Jesús por esta tierra, su mayor satisfacción, según lo registran los códigos, fue estar con los marginados de la sociedad, abrazar a los leprosos, curar  a los ancianos, y proclamar la buena nueva.

El Jueves Santo registra la última cena de Jesús con sus apóstoles, por cierto inmortalizada en una de las más grandes obras de Leonardo da Vinci, en ella les dijo todo lo que finalmente sucedió, que uno lo entregaría, que otro lo negaría tres veces, y que finalmente seria sacrificado como tristemente sucedió.

El liderazgo de Jesús ha trascendido más allá de los tiempos, su sacrificio, es el símbolo de la religión más grande del mundo, la historia que se cuenta cada año en Semana Santa, nos muestra los últimos días en la vida de un hombre, que cambio el curso de los tiempos, por su labor, su sabiduría su gran humildad, a quien más que castigar convertirían en Dios.

El ejemplo y la práctica de Jesucristo, es luz que no se apaga y que perdurará por los siglos de los siglos.
*Candidato a gobernador por Zacatecas

Facebook: Pedro de León Mojarro

twitter:@Pdeleonm

Sitio Web:www.pedrodeleon.mx