imagotipo

Sergio Fajardo

  • José Roberto Ruíz Saldaña

José Roberto Ruiz Saldaña

El pasado 19 de junio, el político y académico colombiano Sergio Fajardo Valderrama cumplió 60 años de vida. Muchas cosas positivas se pueden destacar de quien, haciendo una pausa en la vida académica, en 1999 encabezó un movimiento cívico independiente, en su natal Medellín, a fin de incursionar en la política y ganar la Alcaldía.

En principio, destaca no solo su valor cívico de tomar parte de los asuntos públicos y dejar de quejarse o teorizar sobre los problemas, sino la forma cercana de hacer campaña -dialogando con los ciudadanos- así como la decisión sobre las características que tuvieron que cumplir los integrantes de su Gabinete: honestidad, conocimiento, pasión y una alta sensibilidad social.

La gestión de Fajardo como alcalde de 2004 a 2007 es sumamente destacable e interesante. Ello explica que, al término de su mandato haya obtenido, por ejemplo, el premio “Personaje del año en Latinoamérica”, otorgado por el “Financial Times Business”, o que haya recibido el premio “Mejor Alcalde del País”, otorgado por Colombia Líder.

En el video “Del miedo a la esperanza”, consultable en el portal Youtube, en el marco de una Conferencia que impartió en el Tec. de Monterrey en 2009, Fajardo nos ofrece su experiencia. Para él, los dos problemas que diagnosticó y que decidió enfrentar fueron la desigualdad y la violencia, ambas con “raíces muy profundas”. La tasa de homicidios en Medellín, siendo la ciudad más violenta del mundo en 1991, era de 381 por cada 100 mil habitantes. En 2007, logró disminuirla a 26.

El diagnóstico era acertado. La pregunta era cómo resolver esos dos problemas. Las decisiones fueron medidas en materia de seguridad pública alternadas con intervenciones sociales. Violencia y desigualdad se combaten simultáneamente. Fue así que, por una parte, trabajó con la Policía, generó programas de reinserción y formación individualizada así como fortaleció la cultura ciudadana mientras que, por otra parte, le apostó considerablemente a la educación. Todas esas acciones y programas fueron importantes y ayudaron a transformar su ciudad, aunque quizá la más relevante fue esta última, de ahí que el lema de su administración fuera “Medellín, la más educada. Compromiso de toda la ciudadanía”.

A lo anterior, habría que agregar un Gobierno que combatió la corrupción, administró los recursos eficientemente, impulsó la cultura del emprendimiento y realizó infraestructura, dentro de la más emblemática está el teleférico, no como símbolo turístico sino como medio masivo de transporte, así como los llamados Parques Biblioteca. Esta fórmula la aplicó Fajardo como gobernador de Antioquia de 2012 a 2015.

Felicidades a Fajardo, no solo por su pasado cumpleaños, sino por su congruencia y convicciones. Enhorabuena por quienes han continuado invitándolo a México. Sin duda hay mucho que aprenderle quienes estamos en el servicio público.

Consejero electoral del INE

@Jose_Roberto77

joseroberto.ruiz@ine.mx