imagotipo

Si y no: Hacienda / Punto de Vista / Jesús Michel Narvaez

  • Jesús Michel

Pasaron solamente cinco días desde que en el Diario Oficial de la Federación se publicara la noticia del año: bajarán los precios de las gasolinas y los consumidores pagarán menos. Los ¡hurra! se multiplicaron por dos razones de pe$o$: en 2015 no se registró ningún gasolinazo y en 2016 ya tendríamos descenso en los precios al público. Sin embargo, don Miguel Messmacher Linartas, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, hizo que el gozo se fuera al pozo en tan solo cinco días. El lunes nos dio a conocer que “tras la baja que registrarán los precios de las gasolinas y el diésel en enero de 2016, cada mes se actualizará la fórmula para su determinación, con lo cual éstos podrían subir o bajar según las referencias internacionales”.

Una decisión muy a la Chimoltrufia: como dice que sí, dice que no. El argumento ofrecido por el funcionario es simplista: “cada mes se actualizará la fórmula para su determinación, con lo cual éstos podrían subir o bajar, según las referencias internacionales”. Bajo esa óptica, uno tendría que preguntar cuál fue la razón para no aplicar esa regla en tiempos pasados. En el mercado internacional, las gasolinas y el diésel han estado más baratos que en el nacional. ¿Por qué hasta el 2016 se aplicará la nueva regla?

Pasamos de los ¡hurra! A los ¡buhhhh! Probablemente desde la visión financiera, la medida sea la adecuada. La pregunta flota: ¿entonces cuál fue la razón de decirnos que en 2016 bajarían los combustibles?

Algo para reflexionar las siguientes 48 horas.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx