imagotipo

Siempre hacia adelante / Cuidémonos

  • Hazael Ruíz Ortega

  • Hazael Ruiz ortega
  • Siempre hacia adelante

Finalizaron los Juegos Olímpicos 2016. Emociones encontradas: desánimo por las pocas medallas obtenidas; esperanza y alegría por la revelación de valores en disciplinas deportivas no tradicionales: salto triple, lanzamiento de bala y pentatlón ¿estaremos cambiando de genética? se pregunta uno.

Terminan las vacaciones de verano y da inicio el nuevo ciclo escolar 2016–2017. Una oportunidad de avanzar a niveles educativos competitivos que  permita consolidación y transformación. Viviremos un nuevo calendario escolar flexible, los colegios podrán decidir pasar de 200 a 185 días, con jornadas más largas y manteniendo el mismo número de horas de clase por año. ¿El mercado que elegirá?

Por su parte, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers habló de uno de los fundamentos para la estabilidad social: acotar las desigualdades sociales. Señaló la importancia de un conveniente presupuesto para la educación, el arte y la cultura en el siguiente ejercicio del año 2017.

Sin duda que un gran facilitador natural es el recurso financiero. Así, “ir para adelante” requiere de un espíritu emprendedor, contexto, recursos humanos, financieros, tecnológicos, materiales, de imagen y vigorosas redes sociales (personal-institucional) más allá del internet. Maximizar la sinergia y crecimiento donde “todos ganen”.

Recuerdo inscripción carcelaria en la pared: “No mires para atrás, no vas en esa dirección”. Por ello, la vida hay que vivirla siempre viendo hacia adelante y vislumbrando los distintos retos que habrá en el camino. Pero no hay salidas fáciles. En esta época es sabido que los recursos financieros es más complejo su obtención, asignación y reasignación. A la par, se fortalece el instrumento de la corresponsabilidad donde la participación ciudadana puede propiciar entornos y desenlaces sanos.

De los entornos sanos para sectores poblacionales (decíamos en este espacio el 27 de febrero del 2010) la sociedad acepta que la primera diferenciación en la vida tiene su origen en los genes. Luego “aparece” el entorno directo, y pareciera que un estigma social que pesa sobre la “cuna” hace la diferencia.

¿Debemos aceptar como individuos, sociedad y Estado la derrota que significa la existencia de la desigualdad que afecta profundamente el inicio del “juego de la vida”? Por supuesto que no,  debemos acotar las desigualdades en las oportunidades de acceso al bienestar, a la equidad y a la justicia, entre otros. Entonces, un pertinente presupuesto a la educación, el arte y la cultura, permitirá “ir para adelante” con políticas e instrumentos que estén a favor del bienestar y disfrute de la vida.

Por ejemplo, es urgente disminuir la creciente tasa de suicidios entre los jóvenes. Este fenómeno da luz sobre el adverso panorama que aparece ante los ojos de adolescentes y jóvenes, perciben que su vida se ha convertido en nudo difícil de desatar, problemas irresolubles, abrumándolos, llevándolos a su última decisión.

En el marco de Segunda Sesión Ordinaria del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), la propuesta denominada 25 al 25 da esperanza. Convocatoria a los distintos órdenes de gobierno y a la sociedad civil: “cuidar que todas las niñas, niños y adolescentes, sin importar quiénes sean o de dónde vengan, tengan igualdad de oportunidades”.

Una invitación: el jefe de Gobierno, doctor Miguel Ángel Mancera, convocó a los gobiernos e instituciones educativas en favor de los 150 mil jóvenes que en cada ciclo escolar se quedan sin opciones para continuar sus estudios de licenciatura.
hazael.ruiz@hotmail.com