imagotipo

¿Qué significa el nuevo ajuste de la economía? / Horizonte Económico / Luis G. Álvarez Tostado Valdivia

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

El pasado miércoles se dieron a conocer las medidas de política económica que conjuntamente van a desarrollar la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, las cuales implican un ajuste económico en el país.

La semana pasada se hizo pública la primera desavenencia en el año entre el Banco de México y la Secretaría de Hacienda, y una semana después se da una conferencia de prensa conjunta entre estas instituciones; el primer significado, es que nos quieren decir que van en la misma dirección, que ya no existen diferencias y que ahora se pusieron de acuerdo, esto es muy importante en términos de percepción de los agentes económicos.

El día que se da el anuncio es el último de la gira del Papa en nuestro país, esto también significa algo, que en las primeras planas de los periódicos y medios de comunicación, esta noticia será la segunda o tercera en importancia, no hay que hacer mucho ruido a nivel nacional.

Los tres motivos para tomar las medidas económicas que se dieron a conocer son: la depreciación del tipo de cambio, los ingresos para este año están protegidos pero no para 2017 y se debe hacer un Pemex más eficiente.

Resaltaré que el peso mexicano es la segunda moneda más devaluada en 2016, con 9.5 por ciento al nueve de febrero, solo por encima está el peso argentino devaluado en 10 por ciento

Ahora pasemos al análisis de las medidas dadas a conocer, la primera señalada por el secretario de hacienda corresponde a una medida de política fiscal, definida como un ajuste presupuestal para 2016 por poco más de 132 mil millones de pesos (mmp).

Lo anterior equivaldría al 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), este ajuste se veía venir desde hace algunas semanas, lo nuevo es que lo señalan como un ajuste preventivo en dos sentidos, el primero previendo bajas adicionales del precio internacional del petróleo y el segundo como un antecedente al ajuste que sufrirá el presupuesto del 2017.

Las características de este recorte son las siguientes, el Gobierno Federal ajustará 32.3 mmp, de los cuales 60 por ciento será al gasto corriente y 40 por ciento al gasto de inversión, de este importe 2.5 mmp corresponden a la Comisión Federal de Electricidad y los otros 100 mmp saldrán de Pemex, el cual hasta la próxima semana dará a conocer las características de su recorte.

La secretaría señala como un logro que el 60 por ciento del ajuste se dé en gasto corriente, eso no se puede asegurar ya que de los 100 millones de Pemex, lo más seguro es que la mayoría salga de proyectos de inversión por que el recorte de personal no tiene un impacto inmediato ya que se tiene que liquidar al personal y eso aumenta el gasto este año aunque en los próximos lo reduzca.

Aunque se continúa argumentando que los ingresos del Gobierno están garantizados por las coberturas contratadas respecto del precio del petróleo, lo cierto es que solo entre el 25 por ciento y el 30 por ciento de la plataforma de exportación es lo que está cubierto, lo demás, implicará necesariamente una disminución de los ingresos petroleros considerados para financiar el gasto.

El gobernador del Banco de México señaló que se acordó por la junta de Gobierno, considerando la depreciación del peso y el aumento de las expectativas de inflación, incrementar en cinco puntos la tasa de interés interbancario para que se ubicara en 3.75 por ciento. Lo anterior se hace con el firme objetivo de mantener la inflación anual en la meta de 3 por ciento. Esta medida presiona el servicio de la deuda interna que es más del 60 por ciento de la deuda del total del Gobierno, es decir, se tienen que pagar más intereses a los que tengan bonos del Gobierno.

Por su parte Luis Videgaray comunicó que la comisión de cambios decidió suspender los mecanismos de venta de dólares y solo intervendrá de manera discrecional cuando así lo considere necesario, hay que recordar que hace tan solo tres semanas se había anunciado, por parte del secretario, que continuaba esta estrategia porque había resultado positiva, ahora la suspenden.

Todo parece indicar que los especuladores habían comenzado a realizar ganancias extraordinarias, como conocían que el Gobierno no dejaría ir el tipo de cambio, compraban cuando bajaba el dólar por la intervención del Banco de México y presionaban el mercado para vender caro.

Las medidas a implementarse no son tan buenas noticias para las personas de a pie que verán caer su poder adquisitivo, pueden entrar en el desempleo o mantenerse ahí, pagarán más si tienen créditos con tasa variables.

Pero por otro lado, son buenas señales para intentar bajarles la presión a los mercados financieros del país sobre todo al mercado de cambios. Pero el significado más importante de estas medidas es que implica una caída en el crecimiento económico.

Por lo que la pregunta es, ¿En cuánto se reducirá el crecimiento económico?, hay que recordar, la estimación de crecimiento es de 3.1 por ciento, algunos analistas hablan que en el mejor de los casos se llegara al 2 por ciento.

Ojalá este nuevo ajuste sea el último del año, porque si es el primero de muchos, la situación será más difícil de controlar y muy delicada para la economía nacional.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado