imagotipo

Sigue el crecimiento / Cuentas Claras / Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete

A pesar del difícil entorno económico mundial, la economía sigue creciendo por el impulso del mercado interno, por lo que la Secretaría de Hacienda mantiene su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto entre 2 y 2.8 por ciento este año y de 2.6 y 3.6 por ciento para el 2016, porque se espera también que se estabilice la plataforma de producción de petróleo y crezca la economía de Estados Unidos en 2.6 por ciento, lo que favorecerá nuestras exportaciones.

De acuerdo con el INEGI, en el tercer trimestre de este año el PIB creció 2.6 por ciento anual, el mayor para un trimestre similar desde 2012, pero también es mayor a la cifra de 2.4 por ciento registrada en el primer semestre del año y es superior a lo que esperaba el mercado.

Además, hay que destacar que en los tres trimestres de este año, el PIB aumentó 2.5 en términos anuales, que es mayor al crecimiento registrado en el mismo periodo del año pasado de2.1% anual y al observado durante todo el año pasado.

Así, México ha logrado sobrellevar la volatilidad financiera internacional y la caída en los ingresos petroleros, con la característica de que se mantiene una baja inflación inferior al 3 por ciento anualizada y tasas de interés reducidas, además de que el consumo privado se elevó en los primeros 8 meses del año en 3.4 por ciento y la inversión fija bruta aumentó en 5 por ciento anual, las mayores tasas para un período similar desde 2012.

El  mayor dinamismo del consumo interno se debe no sólo a la baja inflación, sino también al empleo, que aumenta a tasas superiores al crecimiento económico del país, ya que en enero-septiembre la tasa nacional de desocupación fue de 4.4 por ciento de la población económicamente activa, la menor desde 2008.

Y aumenta la creación de empleos formales, pues en lo que va del año se han generado alrededor de 745 mil fuentes de trabajo, mientras que el incremento real de los salarios contractuales es de 1.3 por ciento.

Por el lado externo, la Secretaría de Turismo informó que, de enero a septiembre, el ingreso de divisas al país por visitantes internacionales ascendió a 12 mil 975 millones de dólares, lo que significó un repunte de 8.2 por ciento con respecto a igual lapso de 2014.

La dependencia que dirige Enrique de la Madrid precisó que la balanza turística registró un superávit acumulado de cinco mil 620 millones de dólares; es decir, un aumento de 10.1 por ciento con el mismo lapso del año anterior.

El comportamiento de la economía mexicana ha sido bien evaluado por el Fondo Monetario Internacional, que señala que la implementación de las reformas estructurales y el marco de políticas macroeconómicas sólidas y prudentes, servirán para que el país siga siendo atractivo para la inversión extranjera directa y de cartera, así como para mitigar el impacto de la volatilidad internacional.

El FMI cree que en este año la economía crecerá 2.25 por ciento, pero estima que la implementación de las reformes estructurales contribuirá a un mayor crecimiento económico en el mediano plazo; por lo pronto, para el 2016 se espera que se acelere a 2.5 por ciento.

Y aunque la economía sigue creciendo sostenidamente y la estabilidad financiera ha sido preservada, hay riesgos externos significativos, como un crecimiento menor a lo esperado en Estados Unidos y un resurgimiento de la volatilidad en los mercados financieros globales.

Más vale que la Secretaría de Hacienda y el Banco de México estén atentos para actuar con toda oportunidad.
caro.navarrete@yahoo.com.mx