imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide

Los paisanos que tuvieron que esperar, tema habitual, por la llegada del primer mandatario no estaban contentos. Venían de pasar días, incluso semanas, en la cárcel, bajo condiciones muy ingratas. Tenían prisa de llegar… para organizar su regreso. Estaban hartos, tanto que ni selfies hubo.

¿Para qué fue el presidente Peña Nieto a esperarlos?

El mensaje, como muchos referentes a la nueva geopolítica con nuestros vecinos fue totalmente fallido.

Quienes regresaban, expulsados de sus casas, de sus rutinas, de sus familias, de sus vidas, se fueron porque aquí no encontraron oportunidades de trabajo y/o progreso. Poco, muy poco ha cambiado. Poco, muy poco puede ofrecerles el Estado mexicano que en la figura presidencial acudió a darles la “bienvenida”.

Las notas informativas hicieron hincapié en el malestar de los 135 repatriados, primero por la tardanza del “evento político” en el que se vieron “atrapados”, y luego porque les urgía comenzar el proceso del “retorno”, ver a las familias en el país, juntar dinero, hablar con los hijos y la esposa que se quedaron en Estados Unidos.

Todo es cuestión de pagarle al pollero.

Venían sin dormir, los despertaron en la cárcel de El Paso a la una de la madrugada, y de muchas maneras se sintieron manipulados. Lo del “círculo” alrededor de los funcionarios, la “sorpresa” de la bienvenida oficial… para ellos, ya conocedores de la rutina, todo era cosa del boleto y a la combi…

Los deportados del año pasado fueron 217 mil 389. Esto bajo la administración de Barak Obama. Hasta el momento no ha aumentado la cifra. En enero regresaron 13 mil mexicanos. No todos lo hacen por avión, como los que recibió el presidente Peña. A la mayoría los regresan en la frontera.

El Instituto Nacional de Migración tiene instrumentado un programa llamado “Somos México”, por medio del cual se les entrega un documento de identidad nacional, lo que es importantísimo porque la mayoría son detenidos en Estados Unidos sin ninguna identificación. También les dan una tarjeta para llamar por teléfono, ya que vienen sin un centavo. Y transporte hacía sus familiares, o en su caso alojamiento.

Programa que ha sido ignorado en la asignación de presupuesto.

Toda la escenografía, acto de campaña política, parecía dirigida a los medios de comunicación extranjeros, que supuestamente tratan mucho mejor al Gobierno federal que los medios nacionales. Buena fotografía en la mentalidad del “Instagram”.

Peña Nieto les ofreció, además de los beneficios del programa de repatriación, un “apoyo” de veinticinco mil pesos para “abrir un negocio”… Obviamente sin decir ni de dónde saldrá ese dinero ni cuál será la institución responsable para su entrega, tampoco se habló de “condiciones”. En cuanto a la política exterior mexicana, el discurso fue bastante “comedido”, como ha venido siendo. Lo único que dijo Peña Nieto fue que están “redefiniendo” cómo se van a entender con las nuevas autoridades de Estados Unidos.

O sea…

La mejor definición del encuentro la expresó uno de los deportados, Mario Sánchez Piña, que declaró ante los periodistas que “estuvieron esperando”, después los “pasaron a una sala… y ahí nos dijeron que íbamos a ser los actores de la película”. Sobre la bienvenida presidencial afirmó: “La verdad ni puse atención”. El tema importante para ellos era cómo regresar, a sus casas, a sus trabajos de 23 mil pesos a la semana, a sus hijos, a su vida…

Peña les había repetido que México es “una tierra de oportunidades”.

También habló Osorio Chong, contento de la manera como su gente recibe a los repatriados. Y por tratarse de una ocasión especial les dieron, también, una bolsa con fruta.

La manipulación de una tragedia inconmensurable se cumplió. La fotografía oficial se envió a los medios. Y los mexicanos que no tuvieron otra opción que salir de su país, se fueron a sus lugares de origen para rumiar su frustración, su rabia, su desesperación hasta que encuentren como regresar a su verdadera casa, a la realidad que construyeron con el verdadero sudor de su frente…

En Twitter: @isabelarvide

Blog: EstadoMayor.mx        Blog: CambioQRR.com