imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide
  • El fracaso de la Gendarmería
  • O cómo el Gobierno federal equivocó el camino de la seguridad…

Dicen que hay cuatro cuarteles móviles… pero no los acreditaron en forma. Es decir, no pueden comprobar ni su existencia ni su operatividad.

Por escandaloso que parezca, esto es uno de los males menores del fracaso de la GENDARMERÍA.

Ese cuerpo policiaco anunciado por Enrique Peña Nieto desde su campaña: “Yo estoy proponiendo la creación de una… como se llame es lo de menos, pero partamos de la idea que sea una Gendarmería nacional”.

La participación, tan polémica, de los militares en temas de seguridad pública se origina, precisamente, en la incapacidad de las policías. Ahora, por la Auditoría Superior de la Nación nos enteramos que la peor de estas “policías” es la más nueva, la que más publicitó el primer mandatario.

Los números no mienten. Y vienen de esta institución, intachable, la Auditoría Superior: De la meta de 10 mil operativos solamente se hicieron 75.

¿Así o más claro?

¿Cuándo van a llamar a Miguel Ángel Osorio Chong al Congreso para explicar?

El titular, responsable de la Gendarmería, es un marino. No sé si en activo o con permiso. Capitán de Fragata, egresado de la H. Escuela Naval Militar, Benjamín Grajeda estuvo en la Secretaría Técnica del Consejo de Seguridad Nacional de la Presidencia, y en el CISEN, entre otros sitios.

Pero para el interés popular hay que agregar que fue el director de planeación de esta falta, inmensa, de operativos de la Gendarmería. Responsable de lo que no se hizo.

La Gendarmería, que estuvo bajo el mando del actual director de la Policía Federal, Manelich Castilla, comenzó en agosto del 2014.  Supuestamente con cuatro mil 546 elementos. Y digo supuestamente porque en el primer examen de confianza, al que fueron solamente el 79 por ciento de estos, reprobaron casi todos. En números exactos solamente el 16 por ciento aprobó. Desde ahí se entiende el fracaso de las policías federales.

La Auditoría Superior dice que a la Gendarmería le fueron entregados dos mil 842 millones de pesos para su operación. Y que esto, los operativos, no pueden ser evaluados porque de la meta de 10 mil solamente se hicieron 75.

O sea.

El tema no es político, ni tiene origen en Campeche de dónde es Renato Sales, o en el 2018 dirigido a Osorio Chong, es una evaluación. Es una realidad que debería provocar renuncias, de pena ajena pues. Porque Manelich Castilla, actual director de la Policía Federal lo era de la Gendarmería, y Benjamín Grajeda fue el director de Planeación, antes estuvo en el CISEN. Sabían qué pasaba en el país. Hay que insistir en ello, no hablamos de improvisados, sino de una incapacidad brutal.

¿Qué sucedió con los dos mil 842 millones de pesos?

La Auditoría Superior dice, además, que no hicieron estudios de criminalidad. O sea, que no se siguió la política presidencial de privilegiar la “Inteligencia”. No hay operativos, no hay estudios… ¿qué hicieron en la Secretaría de Gobernación con la policía federal, con la Gendarmería?

Ni siquiera tienen sus propios manuales de actuación.  Para renunciar con tantito pudor.

Cero Avance en sus objetivos contra el delito… Responsabilidad Federal al cien por ciento. La improvisación: “En su Informe anual de actividades del 2015 se registró 76 mil 566 intervenciones tácticas de la Gendarmería, sin que se acreditara documentalmente este dato ni los resultados logrados”.

O, si se prefiere, si se es mal pensado, “acciones tácticas” que solamente ocurrieron sobre el papel.

Nos quedamos, avergonzada yo por lo menos, con el diagnóstico de la ASF: “La problemática que atendería la Gendarmería –para la cual se creó en 2015 el Programa Presupuestario EO17, con dos mil 842 millones de pesos- era la débil coordinación entre los tres órdenes de Gobierno y las instituciones de seguridad para la prevención del delito, la falta de capacitación y profesionalización de los agentes, la carencia de recursos técnicos y tecnológicos para la planeación y logística de la prevención e investigación de los delitos, la presencia de la delincuencia organizada y el alto índice delictivo”.

Los resultados: 75 operativos.  Y no saber dónde están los dos mil 800 millones de pesos… Dice la ASF: “En ningún caso fue posible identificar resultados”.

O sea, para que nos quede claro que ni siquiera estos 75 operativos dieron resultados.

Así o más claro señores legisladores que van a discutir la Ley Militar… ¿Ya vieron dónde se origina el problema?
En Twitter:

@isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx

Blog: CambioQRR.com